¿Cuáles son los diferentes tipos de eccema?

El eccema generalmente hace que áreas de la piel de una persona se inflamen, piquen y enrojezcan. Hay varios tipos diferentes de eccema, incluido el eccema atópico, la dermatitis de contacto y el eccema discoide.

El eccema es una afección cutánea común que afecta a más de 30 millones de personas en los Estados Unidos. En general, el eccema puede afectar la piel provocando:

  • parches de color oscuro
  • parches ásperos, escamosos o correosos
  • hinchazón
  • formación de costras y supuración

El eccema no es contagioso, lo que significa que una persona no puede contraerlo ni transmitirlo a otra persona.

En este artículo, analizamos seis tipos diferentes de eccema, sus síntomas y sus causas. También cubrimos el diagnóstico, el tratamiento y cómo prevenir los brotes.

1. Dermatitis atópica


La dermatitis atópica es la forma más común de eccema.

La dermatitis atópica o eccema atópico es el tipo más común de eccema.

Los síntomas suelen presentarse en la infancia y pueden variar de leves a graves. Un niño tiene más probabilidades de desarrollar dermatitis atópica si uno de sus padres la ha tenido.

Los niños con dermatitis atópica tienen un mayor riesgo de sensibilidad a los alimentos. También son más propensos a desarrollar asma y fiebre del heno.

Algunos niños pueden superar la dermatitis atópica.

La dermatitis atópica tiende a causar parches de piel seca que pueden causar picazón, enrojecimiento e inflamación. Estos parches suelen aparecer en los pliegues de los codos y las rodillas y en la cara, el cuello y las muñecas.

Rascarse los parches puede empeorar la picazón y hacer que la piel rezume un líquido transparente. Con el tiempo, rascarse o frotarse repetidamente puede hacer que la zona de la piel se vuelva más gruesa. Esto se conoce como liquen simple crónico (LSC).

Las personas con dermatitis atópica suelen experimentar brotes, en los que el eccema empeora durante un tiempo. Los desencadenantes de los brotes incluyen:

  • baja humedad, clima frío y cambios extremos de temperatura
  • irritantes, como detergentes, jabones, perfumes y fragancias
  • ácaros del polvo
  • pelo y saliva de animales
  • infecciones de la piel, incluida la sarna
  • ciertos tejidos, como lana y sintéticos
  • cambios hormonales, a menudo antes de los períodos o durante el embarazo
  • alergias a los alimentos

2. Dermatitis de contacto


La dermatitis de contacto es una reacción de la piel a determinadas sustancias.
Crédito de la imagen: Digitalgadget, 2007
.

Algunas personas experimentan una reacción cutánea cuando entran en contacto con determinadas sustancias. Esto se conoce como dermatitis de contacto.

Los síntomas de la dermatitis de contacto pueden incluir:

  • piel seca, enrojecida y con picazón que puede sentirse como si estuviera ardiendo
  • abrasador
  • urticaria, un tipo de erupción que consiste en pequeñas protuberancias rojas

Una persona con dermatitis atópica tiene un mayor riesgo de dermatitis de contacto.

Hay dos tipos de dermatitis de contacto:

Dermatitis de contacto irritante

La dermatitis de contacto irritante puede resultar de la exposición repetida a una sustancia que irrita la piel, como:

  • ácidos y álcalis
  • suavizantes de telas
  • detergentes fuertes
  • solventes
  • tintes para el cabello
  • herbicidas
  • cemento
  • algunos champús

Las personas que usan o trabajan regularmente con estas sustancias tienen un mayor riesgo de desarrollar dermatitis de contacto.

Dermatitis alérgica de contacto.

La dermatitis de contacto alérgica ocurre cuando el sistema inmunológico de una persona reacciona a una sustancia en particular, conocida como alérgeno.

Es posible que una persona no reaccione a un alérgeno la primera vez que entre en contacto con él. Sin embargo, una vez que desarrollan una alergia, generalmente la tendrán de por vida.

Los posibles alérgenos incluyen:

  • colas y adhesivos
  • látex y caucho
  • algunos medicamentos, como antibióticos tópicos y orales
  • telas y tintes para ropa
  • algunas plantas, como la hiedra venenosa, el roble venenoso y el zumaque
  • ingredientes en algunos maquillajes, esmaltes de uñas, cremas, tintes para el cabello y otros cosméticos
  • ciertos metales, como níquel y cobalto

3. Eccema dishidrótico


El eccema dishidrótico puede causar pequeñas ampollas.

El eccema dishidrótico, o eccema pompholyx, suele aparecer en adultos menores de 40 años. Suele presentarse en las manos y los pies y tiene síntomas característicos, que incluyen un intenso picor y la aparición de pequeñas ampollas.

En algunos casos, las ampollas pueden volverse grandes y acuosas. Las ampollas también pueden infectarse, lo que puede provocar dolor e hinchazón. También pueden supurar pus.

Las ampollas suelen desaparecer en unas pocas semanas. Después de esto, la piel a menudo se seca y se agrieta, lo que puede provocar fisuras cutáneas dolorosas.

No está claro qué causa el eccema dishidrótico. Sin embargo, es más común en personas que tienen:

  • fiebre del heno
  • dermatitis atópica o antecedentes familiares de dermatitis atópica
  • infecciones de la piel por hongos

Las personas que trabajan con ciertos productos químicos o tienen las manos sumergidas en agua durante todo el día también tienen un mayor riesgo de desarrollar eccema dishidrótico.

Otros desencadenantes incluyen estrés emocional y cambios en el clima.

El eccema dishidrótico puede ser una forma de dermatitis de contacto. Las personas con eccema dishidrótico también tienden a experimentar brotes de vez en cuando.

4. Eccema discoide


El eccema discoide causa parches característicos en forma de disco.

El eccema discoide, o eccema numular, es reconocible debido a los parches en forma de disco de piel con picazón, enrojecimiento, agrietamiento e inflamación que causa.

Los discos suelen aparecer en la parte inferior de las piernas, el torso y los antebrazos. A veces, el centro del disco se aclara, dejando un anillo de piel roja.

El eccema discoide puede ocurrir en personas de cualquier edad, incluidos los niños.

Al igual que con otros tipos de eccema, las causas del eccema discoide no se comprenden completamente. Sin embargo, los factores desencadenantes y de riesgo conocidos incluyen:

  • piel seca
  • lesiones cutáneas, como fricción o quemaduras
  • picaduras de insectos
  • flujo sanguíneo deficiente
  • Clima frío
  • infecciones bacterianas de la piel
  • ciertos medicamentos
  • sensibilidad a los metales y al formaldehído
  • dermatitis atópica

5. Eccema varicoso


El eccema varicoso a menudo ocurre junto con las venas varicosas.

El eccema varicoso también se conoce como eccema venoso, gravitacional o de estasis. Es común en adultos mayores con venas varicosas.

Envejecer y ser menos activo puede debilitar las venas de las piernas de una persona. Esto puede provocar venas varicosas y eccema varicoso.

El eccema varicoso generalmente afecta la parte inferior de las piernas y los síntomas pueden incluir:

  • manchas o ampollas calientes que pican
  • piel seca y escamosa
  • parches llorosos y crujientes
  • piel agrietada

La piel de la parte inferior de la pierna puede volverse frágil, por lo que es importante evitar rascarse y pellizcarse las manchas y las ampollas.

6. Eccema asteatótico

El eccema asteatótico, también llamado eccema xerótico y eccema craquelé, generalmente solo afecta a personas mayores de 60 años. Esto puede deberse a que la piel se vuelve más seca a medida que la persona envejece.

El eccema asteatótico generalmente ocurre en la parte inferior de las piernas, pero también puede aparecer en otras partes del cuerpo. Los síntomas incluyen:

  • piel agrietada y seca con un aspecto característico que la gente describe como pavimento loco
  • grietas o ranuras rosadas o rojas
  • escalada
  • picazón y dolor

Al igual que con otros tipos de eccema, se desconocen las causas del eccema asteatótico, pero los desencadenantes pueden incluir:

  • clima seco y frío
  • baños calientes
  • jabones y otros detergentes
  • limpieza excesiva o restregado de la piel
  • secado con toalla áspera

Diagnóstico y cuando ver a un médico

Las personas que experimentan síntomas de eccema deben consultar a un médico o dermatólogo. El eccema puede indicar una nueva alergia, por lo que es importante determinar qué está causando la reacción.

El eccema también puede aumentar la probabilidad de infecciones por estafilococos y tener un efecto severo en la salud mental de una persona. Un médico puede recomendar un plan de tratamiento para controlar los síntomas y los brotes.

No existe una prueba específica para diagnosticar la mayoría de los tipos de eccema. El médico querrá conocer el historial médico personal y familiar del individuo. También preguntarán sobre exposiciones recientes a posibles alérgenos e irritantes. Es fundamental que las personas le informen al médico si tienen fiebre del heno o asma.

El médico también puede preguntar sobre:

  • patrones de sueño
  • factores de estrés
  • cualquier tratamiento previo para afecciones de la piel
  • cualquier uso de esteroides

Un examen físico de la erupción ayudará al médico a diagnosticar qué tipo de eccema es.

El médico también puede realizar una prueba de parche, que consiste en pinchar la piel de una persona con una aguja que contiene irritantes y alérgenos potenciales. Una prueba de parche puede determinar si alguien tiene dermatitis de contacto o no.

Tratamiento

No existe cura para el eccema, por lo que el tratamiento implica controlar los síntomas y tratar de prevenir nuevos brotes.

Algunas opciones de tratamiento para el eccema incluyen:

  • humectantes o emolientes para mantener la piel hidratada y reducir la picazón y el agrietamiento
  • cremas y ungüentos con esteroides para reducir la hinchazón, el enrojecimiento y el dolor
  • antihistamínicos para reducir la picazón, especialmente por la noche
  • inhibidores tópicos de la calcineurina para ayudar a reducir la inflamación
  • Fototerapia, que utiliza luz ultravioleta (UV) para combatir la inflamación.
  • antibióticos para tratar infecciones bacterianas de la piel

Previniendo los brotes

Algunos consejos generales que pueden ayudar a prevenir los brotes de eccema incluyen:

  • usando jabones y detergentes suaves
  • evitando fragancias o perfumes
  • usar agua más fría para duchas y baños
  • secar o secar la piel con una toalla después del lavado
  • evitando rascarse o frotarse las zonas de eccema, ya que dañar la piel puede empeorar el eccema y aumentar las posibilidades de infección
  • humectando a fondo y con regularidad con productos suaves ricos en aceite
  • aplicar humectantes no cosméticos después de las duchas y baños para mantener la piel hidratada
  • usar ropa hecha de fibras naturales y evitar la ropa ajustada

Las personas con eccema también se beneficiarán de trabajar con su médico o dermatólogo para identificar qué desencadena o empeora sus síntomas. Evitar desencadenantes o alérgenos específicos puede ayudar a prevenir o minimizar los brotes.

Lea el artículo en español.

none:  control de la natalidad - anticoncepción dolor de cabeza - migraña salud mental