¿Qué causa la fatiga y cómo puedo tratarla?

La fatiga es más que cansancio. La fatiga puede dificultar el levantarse de la cama por la mañana e impedir que una persona realice sus tareas diarias.

La fatiga física y mental son diferentes, pero a menudo ocurren juntas. El agotamiento físico repetido puede provocar fatiga mental con el tiempo.

La falta de sueño, especialmente cuando ocurre durante mucho tiempo, también puede provocar fatiga. Las autoridades recomiendan que los adultos duerman de 7 a 8 horas cada noche. Sin embargo, según algunas investigaciones, alrededor de 1 de cada 3 personas en los Estados Unidos dice que no duerme lo suficiente.

Llevar una dieta saludable y realizar actividad física con regularidad puede ayudar a reducir la fatiga en muchas personas. También es útil tratar la causa subyacente de la fatiga, ya sea que se duerma mal o se trate de un problema de salud.

Cuando la fatiga afecta la seguridad, se convierte en un problema de salud pública. Las personas con fatiga severa pueden actuar de manera similar a las que están intoxicadas.

Este artículo analizará los tipos de fatiga, algunas causas y las opciones de tratamiento disponibles.

Tipos

Varias condiciones pueden causar fatiga.

Hay dos tipos principales de fatiga: física y mental.

Una persona con fatiga física puede tener dificultades físicas para hacer las cosas que suele hacer, como subir escaleras. Los síntomas incluyen debilidad muscular y el diagnóstico puede implicar la realización de una prueba de fuerza.

Con la fatiga mental, a una persona le puede resultar más difícil concentrarse en las cosas y mantenerse enfocado. Pueden sentirse somnolientos o tener dificultad para mantenerse despiertos mientras trabajan.

¿Es somnolencia o fatiga?

La somnolencia puede ocurrir cuando una persona no duerme lo suficiente o cuando tiene falta de estimulación. También puede ser un síntoma de una condición de salud que interfiere con el sueño, como la apnea del sueño o el síndrome de piernas inquietas.

Es más probable que la somnolencia sea a corto plazo que la fatiga. Por lo general, se puede tratar con un sueño regular y constante.

Sin embargo, la fatiga, especialmente cuando es crónica, a menudo se asocia con una condición o problema de salud. También puede ser su propia afección crónica, llamada síndrome de fatiga crónica o encefalomielitis miálgica.

Causas

La fatiga está asociada con muchas condiciones de salud y factores de estilo de vida. Las secciones a continuación los describirán con más detalle.

Problemas de salud mental

La fatiga es un síntoma común de la depresión clínica, ya sea por la propia depresión o por problemas asociados, como el insomnio.

La fatiga también puede resultar de los siguientes problemas de salud mental:

  • estrés
  • duelo y dolor
  • trastornos de la alimentación
  • ansiedad
  • aburrimiento
  • agotamiento emocional o agotamiento
  • eventos de la vida, como mudarse de casa o divorciarse

Razones endocrinas y metabólicas

Las condiciones de salud y otros factores que afectan las hormonas pueden causar fatiga. Éstos incluyen:

  • Síndrome de Cushing
  • enfermedad del riñon
  • problemas de electrolitos
  • diabetes
  • condiciones de la tiroides
  • el embarazo
  • anticoncepción hormonal, incluidas las píldoras anticonceptivas y el implante

Drogas y medicamentos

Ciertos fármacos y medicamentos pueden causar fatiga. Éstos incluyen:

  • algunos antidepresivos
  • medicamentos para la ansiedad
  • antihipertensivos
  • estatinas
  • esteroides
  • antihistamínicos
  • sedantes

La abstinencia de medicamentos también puede causar fatiga hasta que el cuerpo se adapte. Los cambios en la dosis también pueden ser una causa.

Afecciones cardíacas y pulmonares

Las afecciones cardíacas y pulmonares pueden afectar el flujo sanguíneo en el cuerpo o causar inflamación y pueden provocar fatiga. Éstos incluyen:

  • neumonía
  • arritmias
  • asma
  • enfermedad pulmonar obstructiva crónica
  • enfermedad cardíaca valvular
  • enfermedad coronaria
  • insuficiencia cardíaca congestiva

Problemas para dormir

Los siguientes factores del sueño también pueden provocar fatiga:

  • trabajando tarde
  • turnos de trabajo
  • descompensación horaria
  • apnea del sueño
  • narcolepsia
  • insomnio
  • esofagitis por reflujo

Sustancias y productos químicos

Las deficiencias de vitaminas, minerales y envenenamientos pueden afectar el sueño y causar fatiga.

El consumo de bebidas alcohólicas o con cafeína también puede interrumpir el sueño normal, especialmente cerca de la hora de acostarse. El uso de productos que contienen nicotina también puede alterar el sueño.

Condiciones médicas

Varias condiciones médicas pueden causar fatiga, que incluyen:

  • anemia
  • diabetes
  • Alta presión sanguínea
  • obesidad
  • enfermedad del corazón
  • síndrome de fatiga crónica
  • función del sistema inmunológico debilitado
  • fibromialgia
  • lupus sistémico
  • Artritis Reumatoide
  • La enfermedad por reflujo gastroesofágico
  • Enfermedad inflamatoria intestinal
  • tratamientos para el cáncer y el cáncer, que incluyen quimioterapia y radioterapia
  • pérdida masiva de sangre

La fatiga también puede ser un síntoma de infección. Algunas infecciones que causan cansancio extremo incluyen:

  • malaria
  • tuberculosis
  • mononucleosis infecciosa
  • citomegalovirus
  • VIH
  • gripe
  • hepatitis

Dolor crónico

Las personas con dolor crónico pueden despertarse con frecuencia durante la noche. También pueden despertarse sintiéndose cansados ​​y poco descansados, sin haber podido dormir bien.

La combinación de dolor crónico y falta de sueño puede provocar cansancio y fatiga persistentes.

En un estudio sobre la fibromialgia y el sueño, la mitad de las personas con fibromialgia también tenían apnea del sueño, lo que contribuye a la fatiga.

Tener sobrepeso o bajo peso

El sobrepeso aumenta el riesgo de fatiga al aumentar el riesgo de afecciones que tienen la fatiga como síntoma común, como la diabetes o la apnea del sueño.

Cargar más peso y experimentar dolor articular o muscular puede provocar fatiga o agravarla.

De manera similar, las personas con bajo peso pueden cansarse fácilmente, dependiendo de la causa de su condición. Los trastornos alimentarios, el cáncer, las enfermedades crónicas y una tiroides hiperactiva pueden causar pérdida de peso, así como cansancio y fatiga excesivos.

Demasiada o muy poca actividad.

Es posible que una persona con fatiga no se sienta capaz de hacer ejercicio y la falta de ejercicio puede causar más fatiga. La falta de ejercicio puede eventualmente causar pérdida de condición física, lo que dificulta y agota la realización de una tarea física.

La fatiga también puede afectar a las personas sanas después de una actividad física o mental intensa y prolongada.

Síntomas

El síntoma principal de la fatiga es el agotamiento con la actividad física o mental. Una persona no se siente renovada después de descansar o dormir.

También puede resultarles difícil realizar sus actividades diarias, incluido el trabajo, las tareas del hogar y el cuidado de los demás.

Los síntomas de la fatiga pueden ser físicos, mentales o emocionales.

Los síntomas comunes asociados con la fatiga pueden incluir:

  • músculos adoloridos o adoloridos
  • apatía y falta de motivación
  • somnolencia diurna
  • dificultad para concentrarse o aprender nuevas tareas
  • problemas gastrointestinales, como hinchazón, dolor abdominal, estreñimiento o diarrea
  • dolor de cabeza
  • irritabilidad o mal humor
  • tiempo de respuesta más lento
  • problemas de visión, como visión borrosa

Los síntomas tienden a empeorar después del esfuerzo. Pueden aparecer unas horas después de la actividad o el ejercicio, o posiblemente al día siguiente.

Diagnóstico

El diagnóstico puede ser difícil, ya que las causas y los síntomas de la fatiga son variados e inespecíficos.

El médico puede hacer preguntas relacionadas con:

  • las cualidades de la fatiga
  • los patrones de fatiga, como las horas del día en que los síntomas empeoran o mejoran y si tomar una siesta ayuda o no
  • la calidad del sueño de la persona
  • el estado emocional y los niveles de estrés de la persona

Una persona puede ayudar a su diagnóstico manteniendo un registro de las horas totales que duerme cada noche y la frecuencia con la que se despierta cada noche.

El médico llevará a cabo un examen físico para verificar si hay signos de enfermedad y le preguntará a la persona qué medicamentos está usando, si corresponde.

También preguntarán sobre los hábitos de estilo de vida, incluida la dieta de la persona, el uso de cafeína, el uso de drogas, el consumo de alcohol y los patrones de trabajo y sueño.

Pruebas de diagnóstico

Las pruebas de diagnóstico pueden ayudar a diagnosticar la causa subyacente de la fatiga. Es posible que se necesiten análisis de orina, escáneres por imágenes, cuestionarios de salud mental y análisis de sangre, dependiendo de otros síntomas.

Pruebas como estas pueden ayudar a descartar causas físicas, como infecciones, problemas hormonales, anemia, problemas hepáticos o problemas renales.

El médico también puede ordenar un estudio del sueño para descartar un trastorno del sueño.

Si diagnostican una enfermedad, sugerirán los tratamientos adecuados.

Tratamiento

Para tratar la fatiga de manera eficaz, un médico debe encontrar y diagnosticar la causa subyacente.

Elegir el tratamiento adecuado para la afección puede ayudar a aliviar la fatiga.

Dormir

Dormir bien es una parte importante del manejo de la fatiga.

Para practicar una buena higiene del sueño:

  • Trate de acostarse y despertarse a la misma hora todos los días, incluso en los días libres.
  • Ajuste la temperatura del dormitorio a un nivel cómodo. Más frío puede ser mejor.
  • Asegúrese de que la habitación esté oscura y silenciosa.
  • Evite pasar frente a una pantalla una hora antes de dormir, ya que la luz y los sonidos de la pantalla de un televisor, computadora o teléfono pueden estimular la actividad cerebral y afectar la calidad del sueño.
  • Evite comer poco antes de acostarse.
  • A medida que se acerca la hora de acostarse, trate de reducir la velocidad tanto física como mentalmente. Tomar un baño tibio o escuchar música relajante puede ayudar a despejar la mente de pensamientos estresantes y preocupantes antes de irse a dormir.

También puede ser útil llevar un diario del sueño para detectar patrones.

Hábitos de comer y beber

La dieta puede afectar el cansancio o la energía de una persona. Mantener una dieta moderada y bien balanceada puede conducir a una mejor salud y un mejor sueño.

A continuación, se incluyen algunos consejos para probar:

  • Consuma comidas pequeñas y frecuentes a lo largo del día.
  • Consuma bocadillos bajos en azúcar.
  • Evite la comida chatarra y siga una dieta equilibrada y saludable.
  • Consuma muchas frutas y verduras frescas.
  • Evite consumir cafeína por la tarde y por la noche.

Actividad física

Hacer actividad física con regularidad puede ayudar a reducir la fatiga y mejorar el sueño.

Aquellos que no han estado físicamente activos durante algún tiempo deben introducir el ejercicio gradualmente. Un médico o un terapeuta deportivo pueden ayudar.

Las personas deben hacer ejercicio durante el momento del día que les resulte más productivo.

Yoga y atención plena

En un estudio, las personas con esclerosis múltiple que completaron 2 meses de meditación de atención plena informaron que los niveles de fatiga, ansiedad y depresión disminuyeron, mientras que la calidad de vida mejoró.

Un estudio sobre los beneficios del yoga encontró algunas mejoras en los síntomas de fatiga y la calidad del sueño en los sobrevivientes de cáncer. El programa de 4 semanas incluyó posturas, meditación, respiración y algunas otras técnicas.

Fatiga y conducción

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) instan a las personas a familiarizarse con las señales de advertencia de somnolencia en la carretera.

Una encuesta que llevaron a cabo encontró que alrededor de 1 de cada 25 conductores de 18 años o más se había quedado dormido mientras conducía en los 30 días anteriores.

Si un conductor nota que está haciendo algo de lo siguiente, debe detenerse y tomar una siesta o cambiar de conductor:

  • bostezando y parpadeando
  • sin recordar las últimas millas que han conducido
  • falta una salida
  • a la deriva por el carril
  • conduciendo hacia una franja ruidosa
  • tener problemas para mantenerse concentrado

Resumen

Una variedad de condiciones de salud y factores de estilo de vida, como la diabetes, la depresión y el dolor crónico, entre otros, pueden provocar fatiga.

Si la fatiga y la somnolencia afectan la vida diaria de una persona y ninguno de los consejos de este artículo funciona, debe consultar a un médico.

Para ayudar con el diagnóstico, una persona puede llevar un diario de sus hábitos y síntomas de sueño. Después de hacer un diagnóstico, un médico podrá sugerir algunos síntomas apropiados.

none:  dolor - anestésicos industria farmacéutica - industria biotecnológica salud pública