¿Qué causa la pérdida de orina al toser?

Orinar al toser es una forma de incontinencia de esfuerzo. Cuando una persona realiza una actividad física y, sin querer, pierde orina, está experimentando incontinencia de esfuerzo.

Muchas personas experimentan incontinencia de esfuerzo, pero solo unas pocas buscan atención médica a pesar de que la afección puede afectar negativamente su calidad de vida.

Sin embargo, las personas que padecen incontinencia de esfuerzo deben hablar con su médico, ya que existen opciones de tratamiento disponibles que pueden ayudar.

¿Qué es la incontinencia de esfuerzo?

La tos puede ejercer presión sobre la vejiga.

Cuando una persona libera orina involuntariamente como resultado de una acción o actividad física que ejerce presión sobre su vejiga, está experimentando incontinencia de esfuerzo.

A pesar de lo que su nombre pueda sugerir, la incontinencia de esfuerzo está relacionada solo con acciones físicas en el cuerpo y no con estrés emocional.

Una persona con incontinencia de esfuerzo puede orinar mientras tose o realiza cualquiera de las siguientes actividades:

  • estornudar
  • corriendo o saltando
  • tener sexo
  • risa
  • levantando algo pesado
  • doblando
  • vomitando
  • de pie

Durante estas actividades, una persona con incontinencia de esfuerzo generalmente solo perderá una pequeña cantidad de orina.

La incontinencia de esfuerzo hace que una persona orine mientras tose o estornuda. No debe confundirse con la incontinencia de urgencia, que ocurre cuando la orina sale de la vejiga de una persona debido a sentimientos de urgencia que hacen que la vejiga se contraiga.

Algunas personas pueden tener incontinencia de esfuerzo e incontinencia de urgencia.

Causas de la incontinencia de esfuerzo

La extirpación de la glándula prostática, resaltada aquí, puede causar intontinencia por estrés.

La incontinencia de esfuerzo ocurre cuando los músculos y tejidos pélvicos que sostienen la vejiga y controlan el esfínter urinario se debilitan. Cuando esto sucede, los músculos no podrán sostener la vejiga y el esfínter urinario correctamente y la orina se escapará.

Los músculos que sostienen la vejiga se conocen como músculos del piso pélvico. Varias cosas pueden dañar estos músculos y las causas suelen ser diferentes para mujeres y hombres.

Las causas más comunes de daño a los músculos del piso pélvico en las mujeres son el embarazo y el parto.

En los hombres, la causa más probable de incontinencia de esfuerzo es la extirpación quirúrgica de la glándula prostática.

Factores de riesgo de incontinencia de esfuerzo

Ciertos factores pueden hacer que una persona sea más propensa a experimentar incontinencia de esfuerzo, como orinar al toser.

Sin embargo, ser mujer es uno de los factores de riesgo más importantes para la incontinencia de esfuerzo. Según un estudio, el 13 por ciento de las mujeres entre 19 y 44 años, y el 22 por ciento de las mujeres entre 45 y 64 años desarrollarán incontinencia de esfuerzo.

Las mujeres tienen un mayor riesgo de incontinencia de esfuerzo debido principalmente al embarazo y al parto. Las mujeres que han dado a luz tienen un 8 por ciento más de probabilidades de desarrollar incontinencia de esfuerzo que las que no lo han hecho.

Además, las mujeres que dan a luz por vía vaginal tienen más probabilidades de desarrollar incontinencia de esfuerzo que las mujeres que tienen un parto por cesárea.

Los hombres también pueden experimentar incontinencia de esfuerzo, especialmente después de una cirugía de extirpación de próstata.

Otros factores de riesgo que pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar incontinencia de esfuerzo, independientemente del sexo, incluyen:

  • tener más de 70 años
  • ser obeso
  • someterse a una cirugía pélvica previa
  • de fumar
  • tener ciertas afecciones médicas, como vejiga hiperactiva
  • experimentando estreñimiento crónico
  • tener un prolapso de órganos pélvicos
  • tener antecedentes de dolor lumbar
  • tener alguna afección que cause estornudos o tos crónicos
  • tener un historial de practicar deportes de alto impacto, como correr

Opciones de tratamiento

Bajar de peso y mantener una buena salud puede ayudar con la incontinencia de esfuerzo.

La incontinencia de esfuerzo es una ocurrencia relativamente común, pero no hay ninguna razón por la que una persona deba ignorar la vergüenza o los inconvenientes que puede causar el problema.

Hay opciones de tratamiento disponibles para la incontinencia de esfuerzo, que incluyen cambios en el estilo de vida, uso de dispositivos e intervención quirúrgica.

Cambios en el estilo de vida

En primera instancia, la mayoría de los médicos recomendarán que las personas con incontinencia de esfuerzo prueben una variedad de cambios en el estilo de vida. Estos cambios de estilo de vida pueden incluir cualquiera de los siguientes:

  • perder peso o mantener un peso corporal saludable
  • dejar de fumar
  • cronometrar cuidadosamente el consumo de líquidos
  • limitar o evitar la cafeína

Terapia física

La mayoría de los médicos recomiendan la terapia del suelo pélvico o los ejercicios de Kegel como una forma de fortalecer los músculos pélvicos debilitados. Las personas pueden hacer estos ejercicios de forma independiente o con la ayuda de un terapeuta del suelo pélvico que puede utilizar una técnica llamada biorretroalimentación.

Para hacer un ejercicio de Kegel, una persona debe involucrar y sujetar los músculos que se utilizan para detener la liberación de orina. Deben repetir el ejercicio con la mayor frecuencia posible.

La biorretroalimentación consiste en estimular los músculos eléctricamente durante los ejercicios.

Terapia de modificación del comportamiento

Una técnica de modificación del comportamiento es el entrenamiento de la vejiga. Esta técnica implica sentarse en el inodoro para orinar a intervalos establecidos o en un momento particular del día.

Este procedimiento ayuda a entrenar la vejiga para que solo libere orina al sentarse en el inodoro. Sin embargo, esta técnica es más eficaz para las personas con incontinencia mixta que para las personas que solo tienen incontinencia de esfuerzo.

A veces, un médico puede recomendar una combinación de terapia de modificación física y conductual para ayudar a controlar la incontinencia de esfuerzo.

Dispositivos

Si las modificaciones del estilo de vida y el comportamiento no pueden controlar la incontinencia de esfuerzo de una mujer, es posible que necesite el uso de un dispositivo para ayudar a controlarla.

Un pesario vaginal es un dispositivo en forma de anillo con dos protuberancias que se ubican a cada lado de la uretra. El pesario ayuda a sostener la vejiga para que la orina no gotee cuando está bajo estrés.

Las mujeres también pueden optar por utilizar un inserto uretral durante una actividad física intensa, como la práctica de deportes.

Cirugía

En casos graves, un médico puede recomendar una cirugía para ayudar con la incontinencia de esfuerzo. La cirugía para la incontinencia de esfuerzo tiene como objetivo ayudar a que el músculo urinario o el esfínter se cierre correctamente o proporcionar apoyo adicional a la vejiga.

A menudo se utiliza un procedimiento de cabestrillo, en el que se coloca un cabestrillo alrededor de la vejiga para ayudar a sostenerla. Es un tipo de cirugía eficaz para mujeres y hombres.

Prevención

Los cambios simples en el estilo de vida a menudo contribuyen en gran medida a prevenir la incontinencia de esfuerzo. Algunos pasos que una persona puede tomar para prevenir la incontinencia de esfuerzo incluyen:

  • Reemplazo de ejercicio de alto impacto con ejercicio de menor impacto
  • fortalecer los músculos centrales
  • evitando la cafeína
  • dejar de fumar
  • mantener un peso saludable
  • comer una dieta rica en fibra

Cualquier persona que tenga incontinencia de esfuerzo debe hacer ejercicios de Kegel con regularidad para evitar la micción involuntaria al toser o estornudar.

Incluso las personas que no tienen incontinencia de esfuerzo deben hacer estos ejercicios para evitar que la afección se desarrolle en el futuro. Esto es especialmente cierto para las personas que tienen un alto riesgo de desarrollar incontinencia de esfuerzo, como las mujeres embarazadas.

panorama

La incontinencia de esfuerzo es una afección generalizada. Muchas personas no buscan ayuda debido a la vergüenza, pero las personas con incontinencia de esfuerzo no deben tener miedo de hablar con su médico sobre las opciones para ayudar con su manejo.

La mayoría de las personas descubren que pueden controlar la incontinencia de esfuerzo con cambios en el estilo de vida y fortalecimiento del piso pélvico. En casos severos, una persona puede requerir cirugía para ayudar a corregir el problema.

none:  epilepsia personas mayores - envejecimiento estudiantes-de-medicina-formacion