Qué saber sobre el shock hipovolémico

El shock hipovolémico es una caída severa del volumen sanguíneo que conduce a más complicaciones. El volumen de sangre es la cantidad total de sangre en el cuerpo.

El corazón no puede bombear sangre por todo el cuerpo a menos que esté presente un cierto volumen.

El shock hipovolémico puede ser causado por varias cosas. Un médico diagnosticará la afección una vez que una persona pierda el 15 por ciento o más de su volumen de sangre.

La afección es una emergencia médica que es difícil de diagnosticar y tratar. Puede resultar en insuficiencia orgánica.

Etapas y síntomas

El choque hipovolémico progresa por etapas. La sudoración intensa y la pérdida intermitente del conocimiento pueden ocurrir en su etapa más severa.

Hay cuatro etapas de choque hipovolémico según la cantidad de volumen de sangre que se haya perdido. Todas las etapas requieren un tratamiento temprano, pero es útil reconocer la etapa de hipovolemia en la que se encuentra una persona para que reciba el tratamiento adecuado rápidamente.

Nivel 1

Durante la etapa más temprana del shock hipovolémico, una persona con habrá perdido hasta el 15 por ciento, o 750 ml, de su volumen de sangre. Esta etapa puede ser difícil de diagnosticar. La presión arterial y la respiración seguirán siendo normales.

El síntoma más notable en esta etapa es la piel pálida. La persona también puede experimentar ansiedad repentina.

Etapa 2

En la segunda etapa, el cuerpo ha perdido hasta un 30 por ciento, o 1500 ml, de sangre. El individuo puede experimentar un aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria.

La presión arterial aún puede estar dentro del rango normal. Sin embargo, la presión diastólica, o el número inferior, de su presión arterial puede ser alta. La persona puede comenzar a sudar y sentirse más ansiosa e inquieta.

Etapa 3

En la etapa 3, una persona con shock hipovolémico tendrá una pérdida de sangre del 30 al 40 por ciento, o de 1500 a 2000 ml.

El número superior o presión sistólica de su presión arterial será de 100 mm Hg o menos. Su frecuencia cardíaca aumentará a más de 120 latidos por minuto (lpm). También tendrán una frecuencia respiratoria rápida de más de 30 respiraciones por minuto.

Comenzarán a experimentar angustia mental, incluida ansiedad y agitación. La piel estará pálida y fría, y comenzarán a sudar.

Etapa 4

Una persona con hipovolemia en etapa 4 se enfrenta a una situación crítica.

Habrán experimentado una pérdida de volumen de sangre superior al 40 por ciento, o 2.000 ml. Tendrán un pulso débil pero una frecuencia cardíaca extremadamente rápida.

Respirar se volverá muy rápido y difícil. La presión arterial sistólica estará por debajo de los 70 milímetros de mercurio (mm / Hg). Pueden experimentar los siguientes síntomas:

  • entrando y saliendo de la conciencia
  • sudando mucho
  • sentirse fresco al tacto
  • luciendo extremadamente pálido

Causas

La pérdida de sangre de una herida externa es observable y una persona a menudo puede controlar el sangrado. La pérdida de sangre incontrolada puede provocar hipovolemia.

Sin embargo, no es la única causa.

La pérdida de volumen sanguíneo también puede ocurrir debido a una hemorragia interna como resultado de una enfermedad o lesión. El shock hipovolémico a menudo se desarrollará como una complicación de una afección subyacente. El sangrado interno generalmente no es obvio a partir de la observación y, a menudo, es difícil de controlar sin cirugía.

Los niveles en sangre también disminuyen cuando el cuerpo pierde otros líquidos. Por esta razón, las quemaduras graves, la diarrea persistente, los vómitos e incluso la sudoración excesiva podrían ser causas potenciales.

Los profesionales médicos y los socorristas están capacitados para reconocer los signos de pérdida de sangre. Sin embargo, las personas deben informarse sobre estos signos para que puedan obtener ayuda para sí mismos y para los demás lo antes posible.

Factores de riesgo

Dado que este tipo de choque se produce como resultado de una enfermedad o una lesión, los factores de riesgo específicos son difíciles de determinar.

Son los factores de riesgo asociados con la afección que conduce a un shock hipovolémico, como una lesión grave en un accidente automovilístico o la ruptura de un aneurisma.

La deshidratación puede ser un factor contribuyente en algunos casos de shock hipovolémico. Esto ocurre cuando el cuerpo solo pierde agua.

La hipovolemia ocurre cuando el cuerpo pierde agua y sal. Durante la deshidratación, es muy importante seguir bebiendo agua, especialmente cuando la enfermedad de una persona hace que experimente vómitos o diarrea. Estos pueden provocar una mayor pérdida de líquidos.

No siempre es posible prevenir las lesiones o enfermedades que provocan el shock hipovolémico. Sin embargo, una persona puede prevenir más complicaciones si se rehidrata.

Diagnóstico

La forma más fácil para que un profesional médico diagnostique un shock hipovolémico es mediante la observación y el examen.

Un examen físico mostrará si la persona tiene presión arterial baja, aumento de la frecuencia cardíaca y respiratoria y temperatura corporal baja.

Varios análisis de sangre que también pueden ayudar a respaldar este diagnóstico. Una prueba de química sanguínea puede brindar algunas pistas adicionales sobre el nivel de sal y electrolitos en el cuerpo, así como también sobre el funcionamiento de los riñones y el hígado. Un hemograma completo, también llamado CBC, puede indicarle cuánta sangre se ha perdido.

Las siguientes pruebas pueden ayudar a determinar si el shock se debe a hipovolemia u otra causa y luego localizar una fuente de hemorragia interna o encontrar la causa subyacente:

  • una tomografía computarizada para observar los órganos del cuerpo
  • ecocardiograma para evaluar qué tan bien está funcionando el corazón
  • endoscopia para buscar una fuente de sangrado en el tracto gastrointestinal
  • un catéter cardíaco derecho para mostrar qué tan bien bombea sangre el corazón

Tratamiento

Los médicos intentarán tratar el shock hipovolémico con una solución líquida que contenga sal y agua. Sin embargo, el tratamiento puede resultar complicado.

El tratamiento de la causa subyacente del shock hipovolémico puede resultar complicado.

Sin embargo, el objetivo inicial del tratamiento es siempre detener la pérdida de líquidos y estabilizar los niveles de volumen sanguíneo antes de que se desarrollen complicaciones.

La investigación de 2006 muestra que los avances en cuidados intensivos han reducido las muertes por choque hipovolémico en niños más de diez veces.

El médico generalmente reemplaza el volumen de sangre perdido con líquidos intravenosos (IV) llamados cristaloides. Estos son líquidos con una consistencia fina, como la solución salina. El médico puede usar soluciones más espesas llamadas coloides.

Si se perdió un gran volumen de sangre, el médico puede proporcionar transfusiones de plasma, el componente líquido de la sangre o glóbulos rojos (glóbulos rojos).

En los casos más graves, la sangre restante se diluye, lo que resulta en niveles bajos de plaquetas y otros componentes sanguíneos que ayudan a formar coágulos para detener el sangrado. El equipo médico reemplazará estos componentes cuando sea necesario, especialmente si la persona aún está sangrando.

Una vez que el shock está bajo control y el volumen de sangre se estabiliza, el médico puede tratar la enfermedad o lesión subyacente.

panorama

El shock hipovolémico es una emergencia potencialmente mortal.

El pronóstico depende en gran medida de las complicaciones que se desarrollen mientras una persona está en estado de shock, como daño a los riñones o al cerebro. Por lo tanto, es fundamental que un médico de urgencias aumente el volumen de sangre rápidamente para restablecer el suministro de sangre a todos los órganos.

La cantidad de tiempo que se tarda en aumentar el volumen de sangre puede depender de:

  • la etapa del shock
  • la tasa de pérdida de sangre
  • el grado de pérdida de sangre
  • condiciones médicas subyacentes, como enfermedades cardíacas o tomar anticoagulantes

Choque hipovolémico y adultos mayores

El shock hipovolémico es especialmente peligroso para los adultos mayores porque a menudo no toleran tener un volumen sanguíneo bajo.

El riesgo de complicaciones aumenta con la edad, especialmente si otras afecciones ya han causado daño orgánico, como insuficiencia renal o un ataque cardíaco.

Es aún más importante que los adultos mayores reciban un tratamiento inmediato tan pronto como ellos o una persona cercana reconozcan el shock hipovolémico.

Quitar

El shock hipovolémico es una emergencia médica en la que el volumen de sangre cae a un nivel peligroso.

Ocurre cuando el cuerpo pierde cantidades excesivas de agua y sal. La condición puede variar de las etapas 1 a 4. En la etapa 4, la condición se vuelve crítica.

Este tipo de choque se puede tratar reemplazando los líquidos del cuerpo, generalmente con una solución salina. Sin embargo, el tratamiento es difícil y la afección generalmente conlleva un alto riesgo de muerte.

La mejor manera de estabilizar la afección es detectar los síntomas lo antes posible y buscar tratamiento médico.

Q:

¿Cuál es la probabilidad de que muera a causa del shock?

A:

La hipovolemia es solo uno de los varios factores que causan un shock, pero sin importar qué lo cause, estar en shock es grave y pone en peligro la vida. Sin tratamiento, el shock casi siempre es fatal. La probabilidad de morir por un shock depende de varios factores, entre ellos:

  • Cuándo comienza el tratamiento: cuanto antes comience el tratamiento, más probabilidades tendrá de sobrevivir.
  • Edad: las personas mayores tienen menos probabilidades de tolerar los efectos del shock en su cuerpo y es posible que no respondan tan bien al tratamiento como sus contrapartes más jóvenes.
  • La causa del shock: las causas que tienden a responder bien al tratamiento temprano, como la pérdida de sangre que se puede detener al inicio del tratamiento, tienen menos probabilidades de ser fatales que las causas que no responden bien, como un ataque cardíaco masivo.
  • Condición médica subyacente: una persona sin antecedentes médicos tiene más probabilidades de sobrevivir que una persona con una o más afecciones médicas, como insuficiencia cardíaca o un trastorno hemorrágico.
  • El alcance de la insuficiencia orgánica: si los órganos, como los riñones, el hígado o el cerebro, han comenzado a fallar antes o durante el tratamiento del shock, las posibilidades de supervivencia son menores que en una persona que está en shock pero tiene órganos funcionales.

Es fundamental que una persona en estado de shock busque atención médica de inmediato.

- Nancy Moyer, M

Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  endometriosis cuidados paliativos - cuidados paliativos enfermedad del hígado - hepatitis