¿Qué es stimming?

Los movimientos corporales repetitivos o el movimiento repetitivo de objetos se conocen como comportamiento autoestimulador, abreviado como stimming. La estimulación puede ocurrir en personas autistas y en personas con otras discapacidades del desarrollo.

Algunas personas estimulan cuando están nerviosas, empleando comportamientos como caminar de un lado a otro, morderse las uñas, dar vueltas al cabello o dar golpecitos con los pies o los dedos.

En este artículo, examinaremos por qué ocurre la estimulación y los diferentes tipos que ocurren. También veremos qué se puede hacer si los comportamientos stimming de alguien le están causando problemas en la vida cotidiana.

¿Qué es stimming?

Stimming abarca un comportamiento repetitivo y estimulante, como tamborilear con los dedos, mecerse hacia adelante y hacia atrás, y jugar repetidamente o tocar el violín con objetos.

Los movimientos corporales repetitivos o el movimiento repetitivo de objetos se denominan comportamiento autoestimulador o estimulación. También se le puede llamar estereotipia.

Este tipo de comportamiento es común en personas autistas y aquellas con discapacidades o desafíos del desarrollo.

La estimulación puede incluir el uso de todos los sentidos, incluidos el visual, el sonido, el olfato, el tacto, el gusto y el equilibrio y el movimiento.

Causas de la estimulación

La razón por la que ocurre la estimulación no se comprende completamente. Algunas investigaciones sugieren que la estimulación estimula el sistema nervioso y proporciona una respuesta placentera a partir de la liberación de ciertas sustancias químicas que se encuentran en el cerebro llamadas beta-endorfinas.

Las beta-endorfinas en el sistema nervioso central son responsables de producir dopamina, que se sabe que aumenta las sensaciones de placer.

Algunas teorías sugieren que la estimulación puede contrarrestar la falta de sensibilidad al estimular el sistema sensorial.

Otros sugieren que la estimulación puede tener un efecto calmante, alejando la atención de una experiencia abrumadora.

Los comportamientos estimulantes pueden brindar consuelo a las personas autistas. Pueden variar en intensidad y tipo y pueden ocurrir debido a una variedad de emociones.

Las personas autistas de cualquier edad pueden estimular ocasional o constantemente en respuesta a emociones como la excitación, la felicidad, el aburrimiento, el estrés, el miedo y la ansiedad. También pueden estimular durante momentos en los que se sienten abrumados.

Tipos de estimulación

Entre los ejemplos de estimulación se incluyen los siguientes:

Stimming auditivo

La estimulación auditiva utiliza el sentido del oído y el sonido de la persona. Puede incluir comportamientos como:

  • sonidos vocales, como tarareos, gruñidos o chillidos agudos
  • golpear objetos o en los oídos, tapar y destapar los oídos y chasquear los dedos
  • habla repetitiva, como la repetición de letras de canciones, oraciones de libros o líneas de películas

Stimming táctil

La estimulación táctil utiliza el sentido del tacto de la persona. Puede incluir comportamientos como:

  • frotarse o rascarse la piel, con las manos u objetos
  • movimientos de las manos, como abrir y cerrar los puños
  • golpeteo de dedos

Stimming visual

La estimulación visual utiliza el sentido de la vista de una persona. Puede incluir comportamientos repetitivos como:

  • mirar o mirar objetos, como ventiladores de techo o luces
  • parpadeo repetitivo o encender y apagar las luces
  • moviendo los dedos delante de los ojos
  • aleteo de manos
  • seguimiento ocular o mirar desde el rabillo de los ojos
  • colocación de objetos, como alinear objetos

Estimulación vestibular

La estimulación vestibular utiliza el sentido del movimiento y el equilibrio de una persona. Puede incluir comportamientos repetitivos como:

  • meciéndose de adelante hacia atrás o de lado a lado
  • hilado
  • saltar
  • ritmo

Estimulante olfativo o gustativo

La estimulación olfativa y gustativa utiliza el sentido del olfato y el gusto de una persona. Pueden incluir comportamientos repetitivos como:

  • olfatear u oler personas u objetos
  • paliza
  • probar objetos colocándolos en la boca

La estimulación puede mostrarse en otros comportamientos repetitivos, que deben discutirse con un médico. Algunas conductas estimulantes pueden ser peligrosas.

Complicaciones de la estimulación

Si bien el stimming a menudo no es un comportamiento peligroso, puede tener efectos físicos, emocionales o sociales adversos en algunas personas.

Para algunos, la estimulación puede incluir comportamientos de mayor riesgo, como golpearse las manos, la cabeza, las piernas y los objetos, que pueden ser potencialmente dañinos físicamente.

A veces, este comportamiento no es estimulante, sino un método de comunicación no verbal que una persona usa para hacerse entender. Si una persona se comporta de esta manera, es una buena idea hablar con un médico.

Para algunos niños y adultos, la estimulación puede interferir con su atención y habilidades de aprendizaje, así como con la interacción social con los demás.

Desafortunadamente, para aquellos que no comprenden completamente cómo las personas autistas lidian con sus emociones a través del stimming, este comportamiento puede ser perturbador, distractor, aterrador o peligroso.

A veces, este malentendido puede llevar a que las personas autistas se aíslen socialmente o se les impida hacer lo que quieren.

Opciones y consejos de tratamiento

La terapia ocupacional o conductual puede ayudar a controlar o prevenir las conductas estimulantes.

Stimming es un comportamiento que muestran las personas autistas que lo emplean como mecanismo de afrontamiento de determinadas emociones.

Se cree que la estimulación proporciona una sensación placentera y eliminarla bruscamente podría tener efectos adversos y no se recomienda.

Para reducir la intensidad y frecuencia del stimming, o incluso detener el comportamiento, los expertos recomiendan reemplazar lentamente los comportamientos por otros más seguros o aceptables.

Los comportamientos de reemplazo también deben proporcionar a la persona la misma experiencia placentera, estimulante o relajante.

Ejemplos incluyen:

  • colocar las manos en los bolsillos o golpear suavemente con los dedos en lugar de aletearlas
  • masticar o morder un objeto de goma seguro en lugar de los dedos o el brazo

Hay otras formas de controlar o reducir los comportamientos de stimming. Estos métodos pueden incluir:

Uso de medicación

Ciertos medicamentos que se usan en personas autistas pueden reducir las conductas estimulantes.

Sin embargo, algunos de estos medicamentos tienen efectos secundarios. Las personas deben discutir los riesgos y los beneficios de la medicación con su médico.

No se comprende completamente cómo estos medicamentos controlan la estimulación. Pero los expertos creen que pueden proporcionar excitación o disminuir los movimientos motores.

Terapia ocupacional y conductual

Ciertas terapias conductuales u ocupacionales pueden ayudar a las personas autistas a reducir o detener las conductas estimulantes. El análisis conductual aplicado (ABA) es un método para tratar el autismo a través de un sistema de recompensa.

En algunos casos, la terapia ocupacional puede resultar útil. Puede recomendarse para ayudar a desarrollar las respuestas adecuadas a ciertos sentidos, como el oído y la vista.

Hablar con un profesional de la salud calificado será útil para determinar qué recomendaciones son las más adecuadas.

Modificación y práctica del medio ambiente

Si no se pueden controlar los factores ambientales que causan la estimulación, puede ser útil encontrar alternativas más apropiadas al comportamiento de la estimulación.

Si hay un desencadenante conocido que comienza o empeora la estimulación, puede ser útil intentar eliminar o alterar la situación para reducir la ansiedad y el estrés.

Por ejemplo, si las grandes multitudes tienden a hacer que una persona se sienta ansiosa y sus conductas de estímulo aumentan, podrían intentar mantenerse en entornos menos concurridos cuando sea posible.

Si es imposible dejar de hacer stimming por completo, es posible que cambie la actividad a algo más apropiado.

Por ejemplo, si un niño agita las manos cuando está estresado o ansioso, animarlo a apretar una pelota antiestrés o un juguete suave en lugar de agitar los brazos puede ser una opción más apropiada.

Incluso puede ser posible alentar a la persona a realizar el comportamiento repetitivo solo cuando se encuentra en un entorno seguro, como en su hogar o en el hogar de un ser querido.

Con los avances actuales en las terapias para el autismo, las familias no tienen que enfrentar estos desafíos solas. Hablar con un médico u otro profesional de la salud puede ayudar a determinar el mejor método para abordar la estimulación.

none:  próstata - cáncer de próstata industria farmacéutica - industria biotecnológica farmacia - farmacéutico