Qué saber sobre la adicción a la comida

Algunas personas usan el término adicción a la comida para hablar de un impulso compulsivo o incontrolable de comer alimentos que no se relaciona con la sensación de hambre. Este comportamiento puede ocurrir en respuesta a una emoción, como estrés, tristeza o enojo.

Sin embargo, definir la adicción a la comida ha sido un desafío. El Manual diagnóstico y estadístico de los trastornos mentales, 5ª edición (DSM-5) no incluye una categoría independiente para diagnosticar la adicción a la comida.

El cuerpo humano necesita alimentos para proporcionar energía y nutrición. Sin embargo, las personas pueden sentirse adictas a los alimentos cuando se vuelven dependientes de ciertos tipos de alimentos. Cualquier comida puede hacer que una persona sienta tendencias adictivas.

En este artículo, definimos la adicción a la comida y sus características, además de brindar consejos sobre cómo manejar las compulsiones alimentarias potenciales cuando ocurren.

¿Qué es una adicción a la comida?

Una persona con adicción a la comida puede tener un impulso incontrolable de comer.

Según la investigación de 2019, tres posiciones resumen el debate actual sobre la adicción a la comida:

  • El potencial adictivo de ciertos alimentos, como aquellos con altos niveles de carbohidratos o grasas, califica la adicción a la comida como un trastorno por uso de sustancias.
  • Los investigadores no han identificado una sustancia específica que desencadene la adicción, como la nicotina de los cigarrillos, en alimentos potencialmente "adictivos". Esto significa que la adicción a la alimentación es conductual y no está relacionada con una sustancia.
  • Ninguno de los anteriores tiene peso científico, e incluso si lo tuvieran, diagnosticar la alimentación compulsiva como una adicción a la comida no sería clínicamente útil.

A pesar de no tener un diagnóstico formal en el DSM-5, algunos profesionales de la salud todavía usan el término "adicción a la comida".

El líder del estudio, el Dr. Miele, sostiene que algunas personas citan la prevención de la obesidad como justificación para un diagnóstico de adicción a la comida, y que muchas leyes sobre la restricción de alimentos potencialmente "adictivos" se inspiran en leyes similares sobre el tabaco y el alcohol, como impuestos más altos.

Alrededor del 35% de los adultos en los Estados Unidos tienen obesidad. Sin embargo, las personas con obesidad equivalen a solo alrededor de un tercio de las personas que comen compulsivamente, a pesar de que la adicción a la comida tiene algunas asociaciones con el aumento de peso.

Si bien la adicción a la comida puede contribuir a la obesidad en algunas personas, tampoco es el único factor. Una revisión anterior encontró que hasta el 10% de las personas con un rango de peso normal o con sobrepeso tenían adicción a la comida. Sin embargo, existen pocos estudios recientes sobre su prevalencia.

Por lo tanto, el Dr. Miele sostiene que tratar la alimentación compulsiva podría tener beneficios indirectos para la prevención de la obesidad a nivel nacional, pero que el éxito de estas iniciativas no depende de que las personas coman compulsivamente.

Otros investigadores sostienen que no hay suficiente evidencia para sugerir que la comida tenga las mismas cualidades adictivas que el alcohol o los cigarrillos. Esta investigación afirma que el término "adicción a la comida" es engañoso, porque sugiere que los ingredientes específicos en sí mismos son adictivos.

Quienes están del lado del diagnóstico de adicción a la comida sugieren que consumir alimentos desencadena sustancias químicas placenteras en el cerebro, como la dopamina, que actúan como recompensa. Estos productos químicos también pueden actuar como una liberación de la angustia emocional.

Lea más sobre el comportamiento sexual compulsivo, otro diagnóstico de adicción muy debatido.

Alimentos desencadenantes

Algunos alimentos con alto contenido de azúcar, grasas o almidón pueden tener una estrecha relación con la adicción a los alimentos. Estos se conocen como alimentos hiperpalatables: aunque no son intrínsecamente adictivos, su sabor los hace fáciles de comer compulsivamente.

Sin embargo, cualquier alimento que una persona encuentre reconfortante puede provocar impulsos incontrolables.

La escala de adicción a los alimentos de Yale identificó ciertos alimentos que parecían tener vínculos estrechos con la adicción a los alimentos. Este es un cuestionario que ayuda a los médicos a diagnosticar la adicción a la comida. Ejemplos de posibles alimentos desencadenantes incluyen:

  • papas fritas
  • papas fritas
  • caramelo
  • chocolate
  • galletas
  • pan blanco
  • pasta
  • helado

Sin embargo, vale la pena señalar que una persona puede desarrollar una compulsión por comer cualquier alimento que le brinde consuelo.

El trastorno por atracón incluye períodos de exceso de comida. Leer más aquí.

Síntomas

Los síntomas de la adicción a la comida pueden ser físicos, emocionales y sociales. Estos síntomas incluyen:

  • antojos obsesivos de comida
  • una preocupación por obtener y consumir alimentos
  • atracones continuos o ingesta compulsiva
  • Intentos continuos de dejar de comer en exceso, seguidos de recaídas.
  • una pérdida de control sobre la cantidad, la regularidad y el lugar en el que se come
  • un impacto negativo en la vida familiar, la interacción social y las finanzas
  • la necesidad de comer alimentos para la liberación emocional
  • comer solo para evitar la atención
  • comer hasta el punto de sentir malestar físico o dolor

Después de consumir compulsivamente grandes cantidades de alimentos, una persona también puede experimentar sentimientos negativos, como:

  • lástima
  • culpa
  • incomodidad
  • reducción de la autoestima

La adicción a la comida también puede desencadenar respuestas físicas, que incluyen:

  • restricción intensiva de alimentos
  • ejercicio compulsivo
  • vómitos autoinducidos

Tratamiento

El tratamiento para la alimentación compulsiva debe abordar las necesidades emocionales, físicas y psicológicas del individuo.

El tratamiento se centrará en romper el hábito destructivo de comer en exceso de forma crónica. El objetivo es reemplazar los hábitos alimentarios disfuncionales por hábitos saludables y abordar problemas como la depresión o la ansiedad.

Los tratamientos que pueden ser efectivos incluyen:

  • Terapia cognitivo-conductual (TCC): esta rama de la psicoterapia tiene como objetivo identificar y cambiar los patrones de pensamiento negativos, así como crear nuevos mecanismos de afrontamiento para los desencadenantes de la adicción a la comida. Las personas pueden tomar un curso de CBT individualmente o en una sesión grupal.
  • Medicamentos: una persona puede tomar medicamentos para aliviar los síntomas de depresión o ansiedad que pueden ser la base de la alimentación compulsiva.
  • Terapia centrada en soluciones: un terapeuta puede ayudar a una persona a encontrar soluciones para problemas, desencadenantes y factores estresantes específicos en la vida de una persona que conducen a comer en exceso.
  • Terapia de trauma: un psicoterapeuta ayuda a una persona a aceptar el trauma que puede tener vínculos para desencadenar la alimentación compulsiva.
  • Asesoramiento nutricional y planificación dietética: esto puede ayudar a una persona a desarrollar un enfoque saludable para la elección de alimentos y la planificación de las comidas.

Consejos de estilo de vida

Varios cambios en el estilo de vida también pueden ayudar a una persona a controlar los impulsos incontrolables de consumir alimentos en particular, que incluyen:

  • Reemplazo de alimentos procesados ​​y edulcorantes con alternativas nutritivas o menos calóricas, como cambiar el azúcar de mesa por stevia o papas fritas por lentejas y palomitas de maíz.
  • evitando la cafeína
  • dando tiempo para que disminuya el antojo por la comida, que puede ser de 2 a 5 días o más (http://foodaddictionresearch.org/question-and-answer/if-im-addicted-to-food-what-can-i-do /)
  • comer tres comidas balanceadas al día
  • bebiendo mucha agua
  • alimentación consciente, que implicaba sentarse a comer, centrarse en el sabor y la textura de la comida y masticar lentamente
  • preparar y ceñirse a una lista de la compra de alimentos saludables
  • cocinar comidas en casa
  • hacer ejercicio regularmente
  • dormir lo suficiente
  • Reducir el estrés en entornos sociales y en el lugar de trabajo.

La dieta estricta no es útil para frenar los impulsos dietéticos, ya que el antojo puede regresar una vez que la ingesta de alimentos se vuelve menos restrictiva.

Las personas que comen compulsivamente ciertos alimentos y sienten que se beneficiarían de un plan de dieta en particular deben hablar con un dietista, nutricionista o médico antes de comenzar a restringir su ingesta.

Es más probable que los cambios simples y alcanzables apoyen hábitos alimenticios saludables a largo plazo.

Cuando ver a un doctor

Cualquiera que sienta que su alimentación está fuera de control o que quiera ayuda para alcanzar un peso saludable debe hablar con su médico.

Del mismo modo, si los cambios de estilo de vida autoprescritos no se mantienen o si continúan las conductas alimentarias compulsivas, una persona puede beneficiarse de buscar asistencia médica.

Un médico podrá ayudar a sugerir métodos de tratamiento y rutinas para una alimentación saludable, pérdida de peso para aquellos que se beneficiarían y ejercicio regular.

Un terapeuta también puede ayudar a una persona a desarrollar nuevos mecanismos de afrontamiento y una relación más positiva con la comida.

none:  endometriosis mri - mascota - ultrasonido gripe - resfriado - sars