Qué saber sobre la depresión posparto

La depresión posparto ocurre después del parto e implica un estado de ánimo persistente. Es diferente de la “depresión posparto” que experimentan muchos padres primerizos.

Tener depresión posparto no significa que una persona no ame a su bebé. Es una afección de salud mental y el tratamiento puede resolverla. Cualquier persona con síntomas debe consultar a un médico de inmediato.

La depresión posparto afecta a 1 de cada 9 madres primerizas, según el informe de la Oficina de Salud de la Mujer.

Los síntomas pueden surgir dentro de 1 mes o 1 año después del parto. Incluyen un estado de ánimo persistentemente bajo que dura al menos 2 semanas.

Además, según un estudio anterior, el 10% de los nuevos padres experimentan una depresión similar, cuyas tasas más altas ocurren entre 3 y 6 meses después del parto.

En este artículo, aprenda sobre tratamientos efectivos y estrategias de cuidado personal para la depresión posparto.

Síntomas

Imágenes de Alex Linch / Getty

La depresión posparto puede afectar a las personas de manera diferente, pero a continuación se presentan algunos signos y síntomas comunes:

  • un estado de ánimo bajo o triste
  • ansiedad e irritabilidad
  • fatiga y letargo
  • sentirse culpable, inútil, desesperanzado o indefenso
  • dolor, como dolor de cabeza o de estómago
  • falta de apetito
  • dificultad para pensar o concentrarse
  • baja motivación y falta de interés en las actividades
  • dificultad para vincularse con el bebé
  • sentirse incapaz de cuidar al bebé
  • episodios de llanto frecuentes o prolongados
  • sentirse incapaz de tomar decisiones
  • retirarse de amigos y familiares
  • no tener interés en el bebé o sentir que es responsabilidad de otra persona

Algunas personas experimentan psicosis posparto, un grave problema de salud mental que requiere atención médica inmediata. Los síntomas incluyen alucinaciones, delirios, manía, paranoia y confusión.

Otros experimentan depresión posparto. Esto es diferente a la depresión posparto. Afecta a muchos padres primerizos y generalmente desaparece después de 3 a 5 días.

Un proveedor de atención médica puede ayudar a una persona a comprender la causa de un estado de ánimo bajo después del parto, y puede proporcionar tratamientos efectivos y estrategias de autocuidado, si es necesario.

La depresión posparto puede hacer que las personas piensen en hacerse daño a sí mismas oa su hijo, incluidos pensamientos suicidas. Si alguien tiene estos pensamientos, ellos u otra persona deben buscar ayuda inmediata.

Prevención del suicidio

Si conoce a alguien en riesgo inmediato de autolesión, suicidio o lastimar a otra persona:

  • Haga la pregunta difícil: "¿Está considerando el suicidio?"
  • Escuche a la persona sin juzgar.
  • Llame al 911 o al número local de emergencias, o envíe un mensaje de texto con TALK al 741741 para comunicarse con un consejero de crisis capacitado.
  • Quédese con la persona hasta que llegue la ayuda profesional.
  • Trate de quitarse cualquier arma, medicamento u otros objetos potencialmente dañinos.

Si usted o alguien que conoce tiene pensamientos suicidas, una línea directa de prevención puede ayudar. La Línea Nacional de Prevención del Suicidio está disponible las 24 horas del día al 800-273-8255. Durante una crisis, las personas con problemas de audición pueden llamar al 800-799-4889.

Haga clic aquí para obtener más enlaces y recursos locales.

Causas

Los médicos no saben exactamente qué causa la depresión posparto, pero puede afectar a cualquier persona. Los factores genéticos pueden influir y los factores ambientales también pueden contribuir.

Lo siguiente puede aumentar el riesgo de desarrollar depresión posparto:

  • trauma pasado
  • fluctuaciones hormonales
  • un diagnóstico previo o antecedentes familiares de depresión o trastorno bipolar
  • el estrés físico y emocional del parto y el cuidado de los niños
  • estrés añadido en el trabajo o en casa
  • dificultad para dormir
  • sentirse abrumado
  • sentirse poco atractivo
  • sintiendo la necesidad de ser un padre perfecto pero sintiéndose incapaz de lograrlo
  • no tener tiempo libre
  • tener dificultades para amamantar
  • tener un trastorno por uso de sustancias
  • tener un bebé con necesidades especiales
  • haber tenido un embarazo no deseado
  • ser menor de 20
  • tener una falta de apoyo de familiares y amigos
  • haber tenido complicaciones durante el parto
  • la necesidad de que el bebé pase tiempo en el hospital
  • experimentando un parto prematuro
  • tener un bebé con bajo peso al nacer

Causas en personas transgénero

Algunos hombres transgénero y otras personas que no se ajustan al género enfrentan un estrés adicional durante y después del embarazo. Esto puede conducir a un mayor riesgo de depresión posparto.

Un estudio enumera los factores que contribuyen al estrés adicional, que incluyen:

  • falta de comprensión y provisión por parte de los proveedores de atención médica
  • violencia
  • otras formas de transfobia
  • aislamiento y escaso acceso al apoyo social
  • factores hormonales

Obtenga más información sobre cómo los problemas de salud mental afectan a los hombres trans aquí.

Muerte fetal y pérdida del embarazo

En los Estados Unidos, alrededor de 1 de cada 160 embarazos terminan en muerte fetal, después de las 20 semanas de embarazo. Esto puede aumentar el riesgo de depresión posparto.

Los expertos informan que el 14,8% de las personas que experimentan la pérdida del embarazo tienen depresión posparto, en comparación con el 8,3% de las que tienen partos regulares.

Diagnóstico

Si los síntomas de la depresión duran 2 semanas o más dentro de 1 año después del parto, la persona debe recibir atención médica.

Esto también es crucial para cualquier persona que tenga problemas para cuidar de sí misma o de su bebé.

El médico le hará preguntas sobre los síntomas y los antecedentes médicos. También pueden solicitar análisis de sangre para descartar otras causas de depresión.

Tratamiento

El tratamiento para la depresión posparto es esencial para el bienestar de los padres y del recién nacido. Cuanto antes lo reciba una persona, más pronto es probable que se recupere. El tratamiento es eficaz en la mayoría de los casos.

Una vez que han identificado el problema, el médico suele recetar una combinación de psicoterapia y medicación.

Los consejos para ayudar a apoyar la recuperación incluyen:

  • reconociendo el problema
  • ser abierto sobre cualquier sentimiento
  • recibir ayuda de amigos y familiares
  • unirse a un grupo de apoyo

Los grupos de apoyo pueden reducir los sentimientos de aislamiento y proporcionar herramientas y estrategias útiles.

Medicamentos

Estos pueden ser antidepresivos, que pueden ayudar a controlar los síntomas y mejorar el estado de ánimo. Sin embargo, pueden tardar entre 6 y 8 semanas en funcionar.

Mientras tanto, el medicamento hormonal brexanolona (Zulresso) puede ayudar a aliviar la depresión al restaurar el equilibrio hormonal.

Si ocurre psicosis, los medicamentos antipsicóticos pueden ayudar.

Todos los medicamentos pueden tener efectos adversos y es importante trabajar de cerca con un médico para encontrar un plan de tratamiento que funcione.

También existe un pequeño riesgo de que algunos medicamentos entren en la leche materna. El médico trabajará con la persona para encontrar uno que probablemente sea seguro y eficaz.

Psicoterapia

La terapia cognitivo-conductual, a veces llamada CBT, puede ayudar a resolver la depresión posparto moderada. Su objetivo es encontrar nuevas formas de abordar e interpretar situaciones y desarrollar formas de pensar más positivas.

La terapia interpersonal también puede ser una buena opción. Su objetivo es mejorar las habilidades de comunicación y ayudar a desarrollar las redes sociales. Esto puede ayudar a una persona a manejar los desafíos que de otro modo podrían conducir a la depresión.

Tratar la depresión posparto severa

Si los síntomas son graves y otras estrategias no son efectivas, puede ser útil pasar tiempo en el hospital. En algunos casos, un médico puede recomendar una terapia electroconvulsiva.

Terapias alternativas

Algunas personas pueden usar las siguientes terapias para ayudar a aliviar la depresión posparto:

  • terapia de luz brillante
  • acupuntura
  • masaje
  • suplementación con ácidos grasos omega-3

Sin embargo, hay pruebas limitadas de que cualquiera de estos funcione. Consulte primero con un médico. Cualquier persona interesada en la acupuntura debe asegurarse de encontrar un médico calificado.

Consejos de cuidado personal

Durante y después del embarazo, una persona puede tomar algunas medidas para ayudar a prevenir o controlar la depresión posparto. Las estrategias incluyen:

  • Tener una dieta saludable y hacer ejercicio con regularidad.
  • Cumplir con todas las citas médicas y hacer un seguimiento de los problemas de salud.
  • comer comidas pequeñas con regularidad para mantener los niveles de azúcar en sangre
  • dormir al menos entre 7 y 8 horas cada noche
  • planificar con anticipación, durante el embarazo, para reducir el estrés después del parto
  • Hablar abiertamente con sus seres queridos sobre sus sentimientos y preocupaciones.
  • mantenerse en contacto con amigos y familiares, especialmente si es padre solo
  • preguntarle a un profesional de la salud sobre los grupos de autoayuda locales
  • pedir ayuda a otros con desafíos prácticos y emocionales
  • Descansar, en lugar de hacer las tareas del hogar, cuando el bebé duerme.
  • si es posible, evitando cambios importantes, como mudarse de casa, poco después del parto
  • buscar ayuda para problemas de vivienda, sociales y de otro tipo que surjan

Obtenga más consejos para afrontar la depresión posparto.

panorama

La depresión posparto es una afección de salud mental común y potencialmente grave. Sin tratamiento, los síntomas pueden empeorar, dificultando que la persona cuide al bebé y a sí misma.

Cualquier persona que experimente un estado de ánimo bajo durante al menos 2 semanas en el primer año después del parto debe buscar atención médica. El tratamiento puede ayudar significativamente.

Hay una serie de líneas directas especializadas disponibles para las personas que desean hablar sobre sus sentimientos y pedir consejo:

La línea directa de todas las opciones: 1-888-493-0092

La línea de ayuda nacional para la depresión posparto: Llame al 1-800-PPD-MOMS (1-800-944-4774). Envíe un mensaje de texto al 503-894-9453 en inglés o al 971-420-0294 en español.

¿Cuánto dura la depresión posparto?

none:  mordeduras y picaduras dispositivos médicos - diagnóstico adhd - agregar