Primer trasplante de pene y escroto completo del mundo

Los cirujanos han realizado el primer trasplante total de pene y escroto del mundo, que esperan restablezca la función urinaria y sexual del receptor.

Un trasplante de pene experimental tiene como objetivo restaurar las funciones genitourinarias normales en un veterano de guerra.

Los trasplantes de órganos y otros trasplantes son un testimonio de las maravillas de la medicina moderna.

Ayudan a restaurar las funciones corporales saludables, el bienestar y la confianza de los receptores, muchos de los cuales se han enfrentado a problemas de salud graves o la pérdida de partes del cuerpo debido a una lesión traumática.

Sin embargo, a menudo el proceso está plagado de dificultades, desde la escasez de órganos y tejidos donados hasta la complicación de encontrar un donante compatible para que el sistema del receptor no rechace el trasplante.

Algunos de los trasplantes más difíciles son los de órganos genitales masculinos, no solo porque la cirugía es muy difícil, sino también por cuestiones éticas y prácticas de recolección de órganos.

Hasta el año pasado, solo se habían completado con éxito dos trasplantes de pene. En esos procedimientos, solo se trasplantó el pene.

Pero ahora, por primera vez, un equipo de cirujanos de Johns Hopkins Medicine en Baltimore, MD, ha logrado trasplantar el pene y el escroto de un donante fallecido a un receptor que había perdido sus órganos genitales durante el servicio armado.

Los cirujanos habían estado planeando una intervención de este tipo desde 2013. En la declaración de telebriefing del programa genitourinario de la institución, el director clínico del programa, el Dr. Rick Redett, llama al procedimiento “la culminación de más de 5 años de investigación y colaboración en múltiples disciplinas. "

Un procedimiento complejo de 14 horas

El exitoso trasplante se realizó el mes pasado a un veterano de guerra de Estados Unidos que perdió sus órganos genitales tras la inesperada explosión de un artefacto explosivo improvisado.

Este diagrama ilustra el trasplante de pene y escroto realizado por los cirujanos de Johns Hopkins.
Crédito de la imagen: Devon Stuart para Johns Hopkins Medicine

“Es una auténtica lesión alucinante de sufrir, no es fácil de aceptar”, confiesa el destinatario, que prefiere preservar su anonimato.

El trasplante, dice, finalmente le devuelve un poco de confianza y estabilidad.

“Cuando me desperté por primera vez [después de la intervención], finalmente me sentí más normal ... [y con] un nivel de confianza también. Confianza ... como si finalmente estuviera bien ahora ", explica.

La cirugía, que duró 14 horas, fue realizada por un gran equipo de médicos, anestesistas y enfermeras dirigidos por el Dr. W. P. Andrew Lee, director de cirugía plástica y reconstructiva de la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins.

Durante el procedimiento, el pene, el tejido circundante y el escroto, aunque no los testículos, de un donante fallecido se injertaron en el receptor. Este tipo complejo de cirugía de trasplante se denomina "alotrasplante compuesto vascularizado".

"Los tejidos dañados y con cicatrices", dice el Dr. Redett en su declaración por telebriefing, "fueron extraídos de nuestro paciente y se identificaron los vasos sanguíneos y nervios necesarios".

"Para el trasplante", agrega, "se conectaron tres arterias, cuatro venas y dos nervios bajo el microscopio para proporcionar una perfusión sanguínea completa y sensación al tejido trasplantado".

La cirugía puede "restaurar la función casi normal"

El Dr. Lee señala que el receptor "se está recuperando bien" y que está siguiendo un protocolo de modulación inmunitaria, que también involucra un trasplante de médula ósea del donante, para asegurarse de que su cuerpo no rechace el órgano y tejido trasplantado.

El cirujano también expresa su esperanza de que el paciente se recupere bien y que eventualmente recupere la función urinaria y sexual, casi en su totalidad.

"Tenemos la esperanza de que este trasplante ayude a restaurar las funciones urinarias y sexuales casi normales de este joven".

Dr. W. P. Andrew Lee

La familia del donante fallecido también emitió un comunicado en el que expresa su deseo de que el receptor se recupere por completo y de manera constante, y dice que está contento de saber que su ser querido ha contribuido a cambiar la vida de alguien de manera tan radical para mejor.

“Estamos muy orgullosos de que nuestro ser querido haya podido ayudar a un joven que sirvió a este país”, dicen.

Y, en una dirección directa al destinatario, le dicen: "Esperamos que pueda volver a tener una mejor salud muy pronto y seguimos deseándole una pronta recuperación".

none:  sin categorizar mordeduras y picaduras salud de los hombres