Ecografía de 18 semanas: tipos, procedimiento y limitaciones

A veces llamada exploración de anatomía, una ecografía de 18 semanas puede ayudar a evaluar el desarrollo fetal y detectar complicaciones.

La semana 18 de embarazo suele ser la más temprana en la que un proveedor de atención médica puede realizar la exploración de la anatomía.

Durante el ultrasonido de 18 semanas, un médico o técnico en ultrasonido usará una máquina de ultrasonido para observar muchas partes diferentes del feto en desarrollo, incluidos el cerebro, el corazón, el estómago, los riñones, el cráneo y los genitales. Por lo general, es posible determinar el sexo del feto en esta exploración.

Que esperar

Los ultrasonidos funcionan enviando ondas sonoras al cuerpo. Partes del cuerpo, incluido el feto en desarrollo, envían estas ondas sonoras de regreso. Según el tiempo que tardan las ondas en regresar a la máquina de ultrasonido, la máquina puede determinar qué tan lejos están las distintas partes del cuerpo y generar una imagen que muestre esta información.

En la mayoría de los casos, las personas no necesitan hacer nada especial para prepararse para una exploración anatómica.

Durante un ultrasonido de 18 semanas, un técnico en ultrasonido o un médico usa un transductor, que parece un control remoto. Aplican un gel en la parte inferior del estómago y frotan el transductor sobre el área para crear imágenes claras.

A veces, el proveedor también inserta el transductor en la vagina para obtener una imagen más clara. Obtenga más información sobre las ecografías transvaginales aquí.

Una ecografía a las 18 semanas suele tardar más que las ecografías anteriores, que los médicos utilizan para fechar el embarazo. El proveedor puede pedirle a la mujer que se mueva, beba agua o use el baño para alentar al feto a cambiar de posición.

Objetivo

El médico o el técnico verificará una variedad de factores durante este ultrasonido, que incluyen:

  • desarrollo genital y sexo del feto
  • desarrollo del cráneo y el cerebro
  • desarrollo del corazón, incluso si el corazón tiene cuatro cámaras
  • desarrollo de órganos, como los riñones, los pulmones y los intestinos
  • signos de paladar hendido y otras anomalías genéticas
  • desarrollo de la placenta, incluso si está en el lugar correcto
  • niveles de líquido amniótico

La ecografía de 18 semanas proporciona mucha información importante, que incluye:

  • Si el feto se está desarrollando normalmente: el proveedor de atención médica puede identificar si es probable que el bebé necesite atención médica inmediatamente después del nacimiento.
  • La salud general del embarazo: los problemas con la placenta o el líquido amniótico pueden significar que la mujer embarazada debe cambiar a un proveedor que se especialice en embarazos de alto riesgo. En algunos casos, si la mujer embarazada tiene placenta accreta, por ejemplo, es posible que el parto deba realizarse en un quirófano o en un hospital especializado.
  • Decisiones sobre el parto: la exploración anatómica puede orientar las decisiones sobre el parto. Por ejemplo, si una mujer está considerando un parto en casa, la exploración de la anatomía puede revelar si esto presenta algún riesgo particular.

Limitaciones

La ecografía de 18 semanas no es una herramienta de diagnóstico perfecta. No puede detectar todas las discapacidades congénitas. Además, las imágenes que produce no son fotografías y es posible que no proporcionen información completamente precisa. A veces, no es posible ver todas las partes del feto. Las pequeñas sombras y los problemas de posicionamiento pueden dificultar el diagnóstico de la salud del embarazo.

Como el feto todavía es relativamente pequeño a las 18 semanas, es posible que las personas que opten por someterse a una exploración anatómica en este punto temprano no puedan obtener una imagen clara. Su proveedor puede recomendarle que se haga una ecografía vaginal o que regrese más tarde en el embarazo si alguna imagen no es clara o si hay signos de que podría haber un problema con el feto.

Lo que puedes ver

Los ultrasonidos tradicionales, a veces llamados ultrasonidos 2D, producen imágenes borrosas y granulosas que pueden ser difíciles de entender para una persona no capacitada. Si bien la mayoría de las personas pueden distinguir formas más grandes, como el cráneo y el torso, es más difícil ver los detalles finos en estos ultrasonidos.

Las personas pueden ver al feto moviéndose o pateando en la ecografía. El reflejo de succión se desarrolla alrededor de esta edad, por lo que es posible que vean al feto chuparse el dedo.

Muchos proveedores ofrecen ahora de forma rutinaria ecografías 3D. Estos escaneos utilizan el mismo proceso básico que los ultrasonidos 2D, pero renderizan una foto basada en sonidos desde muchos ángulos diferentes para crear una imagen compuesta del feto. Esta técnica hace que sea más fácil ver las características del feto, incluidas las partes más pequeñas del cuerpo, como los dedos de las manos, los pies e incluso los genitales.

Un ultrasonido 4D ofrece aún más precisión. Estos escaneos toman muchas imágenes por segundo para crear una descripción muy detallada del feto. Las personas pueden ver al feto moverse y, a veces, incluso sonreír o chuparse el dedo.

Dado que las ecografías 4D ofrecen muchos más detalles, los médicos a veces las utilizan para evaluar si el comportamiento de un feto es normal. Esta evaluación puede proporcionar información útil sobre el desarrollo, especialmente cuando un médico no puede obtener una imagen clara o hay signos de una anomalía en una ecografía 2D o 3D.

Resumen

Para muchas personas, la ecografía de 18 semanas es la primera oportunidad para ver al feto de cerca y conocer el sexo. Para otros, puede ser un procedimiento aterrador, especialmente si están preocupados por las complicaciones.

En la mayoría de los casos, la ecografía ofrece la seguridad de que el feto y el embarazo están sanos. Incluso cuando hay un problema con el ultrasonido, los ultrasonidos posteriores pueden ofrecer mejores imágenes que alivian cualquier inquietud. Las personas deben analizar los beneficios, los riesgos y las limitaciones de las ecografías con un proveedor de confianza.

none:  gripe aviar - gripe aviar reumatologia gripe - resfriado - sars