2 cambios en el estilo de vida pueden reducir el riesgo de sofocos

Según una nueva investigación, mantener un peso saludable y dejar de fumar antes de los 40 años puede aliviar sustancialmente los sofocos y los sudores nocturnos que a menudo caracterizan la menopausia.

Las investigaciones sugieren que hacer algunos cambios en el estilo de vida podría aliviar algunas de las molestias de la menopausia.

Según algunas estimaciones, hasta 1,5 millones de mujeres experimentan la menopausia cada año.

Aunque la menopausia es una parte normal y saludable de la vida, los cambios fisiológicos que pueden traer molestias a veces marcan la transición.

Según la Sociedad Norteamericana de Menopausia, los sofocos son "el malestar más común relacionado con la menopausia".

Los científicos creen que los sofocos son el resultado de cambios en el hipotálamo del cerebro, el área que ayuda a controlar la temperatura corporal.

Cuando el hipotálamo "falla", envía señales a los vasos sanguíneos en la superficie de la piel para que se dilaten y dispersen el calor corporal porque erróneamente "piensa" que el cuerpo está demasiado caliente.

Debido a este efecto en los vasos sanguíneos, los profesionales médicos a menudo se refieren a los sofocos y los sudores nocturnos como "síntomas vasomotores".

Aproximadamente el 85% de las mujeres menopáusicas informan experimentar sofocos. Además, aproximadamente el 55% de estas personas comienzan a experimentar sofocos incluso antes de cualquier otro signo de la menopausia o antes de que la menstruación se vuelva irregular.

Sin embargo, los síntomas vasomotores no son necesariamente inevitables. Una nueva investigación sugiere que dejar de fumar y mantener un peso saludable puede ayudar a disminuir estas características de la menopausia.

El Dr. Hsin-Fang Chung, de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Queensland en Santa Lucía, Australia, es el investigador principal del nuevo artículo, que aparece en el Revista estadounidense de obstetricia y ginecología.

Tener sobrepeso, obesidad aumenta el riesgo

El Dr. Chung y su equipo examinaron datos de ocho estudios, sumando 21,460 mujeres que tenían 50 años, en promedio. Los participantes eran de Australia, Reino Unido, Estados Unidos y Japón.

La investigación analizó las asociaciones entre el índice de masa corporal (IMC) y el tabaquismo, por un lado, y el riesgo de síntomas vasomotores, por el otro. El análisis también buscó ver si las asociaciones diferían, según la etapa de la menopausia.

Al inicio del estudio, casi el 60% de las mujeres presentaban síntomas vasomotores, como sofocos o sudores nocturnos.

La mitad de estos participantes tenían sobrepeso, incluido el 21% de ellos que tenían obesidad y el 17% eran fumadores en el momento del estudio.

En general, el análisis encontró que un IMC más alto y fumar más y durante un período de tiempo más largo estaban todos relacionados con "síntomas vasomotores más frecuentes o graves".

Específicamente, "las mujeres obesas tienen casi un 60% más de riesgo de experimentar [síntomas vasomotores] frecuentes o graves, en comparación [con] las mujeres de peso normal", informa el Dr. Chung.

Además, "las mujeres que fuman tienen más de un 80% más de riesgo de experimentar [síntomas vasomotores] frecuentes o graves, en comparación [con] las mujeres que nunca han fumado".

Por último, escriben los investigadores, el análisis encontró que los resultados de hecho diferían según el estado de la menopausia. Específicamente, "un [IMC] más alto se asoció con un mayor riesgo de síntomas vasomotores en la pre y perimenopausia, pero con un riesgo reducido en la posmenopausia", escriben.

Por qué dejar de fumar es importante

El Dr. Chung también comenta sobre el papel del tabaquismo en estas asociaciones.

“Fumar intensifica el efecto de la obesidad y les da a las mujeres obesas que fuman más de tres veces el riesgo de experimentar [síntomas vasomotores] frecuentes o severos, en comparación con las mujeres de peso normal que nunca han fumado”.

La última autora, Gita Mishra, profesora de epidemiología del curso de la vida en la Escuela de Salud Pública de Queensland, también comenta los hallazgos y el impacto del tabaquismo.

"El riesgo de experimentar [síntomas vasomotores] frecuentes o graves era particularmente alto para las mujeres que fumaban más de 20 cigarrillos al día o fumaban durante más de 30 años".

Profesora Gita Mishra

“Esto puede atribuirse en parte al efecto antiestrogénico del tabaquismo”, explica.

“Sin embargo, las mujeres que dejan de fumar antes de cumplir los 40 tienen niveles de riesgo similares a los que nunca han fumado”, agrega el profesor Mishra, por lo que tomar la decisión saludable de dejar de fumar antes de esa fecha puede tener beneficios dramáticos.

“Estos hallazgos alientan a las mujeres de mediana edad a participar en programas de promoción de la salud y enfatizan la necesidad de dejar de fumar y adoptar estrategias de control de peso antes de la menopausia”, dice el Prof. Mishra.

"Esperar hasta la transición a la menopausia o la posmenopausia es demasiado tarde para lograr el máximo beneficio de estos hallazgos".

none:  cáncer de cabeza y cuello gastrointestinal - gastroenterología disfunción-eréctil - eyaculación-precoz