¿Podrían los probióticos evolucionar en el intestino y causar daño?

Nueva investigación en la revista Anfitrión celular y microbioma sugiere que bajo ciertas condiciones, los probióticos pueden ser dañinos debido a su capacidad para evolucionar una vez en el intestino.

Para algunas personas, los probióticos pueden hacer más daño que bien.

Los probióticos son microorganismos vivos que juegan un papel clave en la función intestinal.

Lo logran al ayudar a crear un equilibrio bacteriano saludable dentro del intestino del huésped.

Nuestros cuerpos ya contienen alrededor de 1,5 kilogramos de bacterias probióticas.

Sin embargo, estos microorganismos también se encuentran en alimentos fermentados como el yogur, el kimchi, el miso y algunos tipos de queso.

Recientemente, ha habido mucha publicidad sobre los supuestos beneficios para la salud de los probióticos. Algunos de estos beneficios incluyen ayudar a la digestión, reducir la presión arterial, mejorar la función cognitiva y aliviar el síndrome del intestino irritable.

Sin embargo, ¿son los probióticos un bien absoluto? A medida que más y más personas comienzan a consumirlos, las investigaciones emergentes advierten que es posible que los probióticos no funcionen de la misma manera para todos y que algunas cepas de probióticos ni siquiera sean seguras.

Ahora, un nuevo estudio ofrece una mirada crítica a los beneficios terapéuticos de los probióticos. Científicos de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis, MO, han investigado el comportamiento de una cepa de Escherichia coli en los intestinos de los ratones.

Gautam Dantas, Ph.D. - profesor de patología e inmunología, microbiología molecular e ingeniería biomédica en la universidad - dirigió la nueva investigación.

Cómo cambian los probióticos dentro del intestino

El profesor Dantas y sus colegas eligieron el probiótico E. coli Nissle 1917 porque los investigadores creen que tiene propiedades antidiarreicas.

Querían ver cómo se comporta la bacteria en el tracto digestivo de los ratones, por lo que utilizaron roedores que tenían cuatro tipos diferentes de microbioma intestinal:

  • un microbioma que no tenía bacterias preexistentes
  • un microbioma con una gama limitada y desequilibrada de bacterias, que a menudo corresponde a un microbioma no saludable
  • un microbioma intestinal normal
  • un microbioma intestinal normal tratado con antibióticos

El profesor Dantas y sus colegas alimentaron a los ratones con probióticos y dietas diferentes. Diseñaron una dieta para imitar una dieta normal rica en fibra, otra para imitar una dieta occidental alta en grasas y azúcares y baja en fibra, y otra para imitar la dieta occidental pero con más fibra.

Después de 5 semanas, los investigadores analizaron los microbiomas de los roedores. Descubrieron que la bacteria había cambiado para desarrollar nuevas características.

Bajo ciertas condiciones, la bacteria dañó al huésped y se comió la capa protectora que recubre el intestino. Investigaciones anteriores han relacionado el daño en esta capa protectora con el síndrome del intestino irritable.

"En un contexto saludable y de alta diversidad, no capturamos mucha adaptación, tal vez porque este es el contexto al que está acostumbrado Nissle", informa la primera autora del estudio, Aura Ferreiro.

“Pero hay que recordar que con mucha frecuencia no estaríamos usando probióticos en personas con un microbioma saludable. Los usaríamos en personas enfermas que tienen un microbioma poco saludable y de baja diversidad. Y esa parece ser la condición en la que es más probable que evolucione el probiótico ".

El "uso de seres vivos como medicina" requiere cuidados

Los expertos ahora están desarrollando probióticos en tratamientos para afecciones como la enfermedad inflamatoria intestinal, la fenilcetonuria (PKU) y la enterocolitis necrotizante.

Sin embargo, los resultados del nuevo estudio sugieren que un probiótico que es beneficioso para una persona podría adaptarse y volverse dañino en otra.

"Si vamos a utilizar seres vivos como medicinas, debemos reconocer que se van a adaptar, y eso significa que lo que pones en tu cuerpo no es necesariamente lo que va a estar allí incluso un par de horas después".

Prof. Gautam Dantas

“No existe ningún microbio que sea inmune a la evolución”, continúa el profesor Dantas. "Esta no es una razón para no desarrollar terapias basadas en probióticos, pero es una razón para asegurarnos de que entendemos cómo cambian y bajo qué condiciones".

Para lograr tal comprensión, los investigadores crearon un tratamiento probiótico para la PKU, que es una condición metabólica que puede causar daño cerebral.

En la PKU, el cuerpo no puede degradar una sustancia llamada fenilalanina. Los niveles excesivos de esta sustancia eventualmente causan daño neurológico. Sin embargo, el profesor Dantas y su equipo modificaron genéticamente el Nissle E. coli cepa de una manera que le permitió descomponer la fenilalanina y excretarla en la orina.

Usando un modelo de ratón de PKU, los investigadores administraron el genéticamente modificado E. coli colar a los roedores. El tratamiento redujo a la mitad los niveles de fenilalanina al día siguiente.

none:  cáncer colonrectal medicina-complementaria - medicina-alternativa psicología - psiquiatría