Qué saber sobre los quistes de vejiga

Los quistes se pueden formar en, sobre o alrededor de la vejiga urinaria. Los quistes de vejiga son comunes solo cuando una persona ha experimentado otros problemas relacionados con el sistema urinario.

Existen varios tipos de quiste de vejiga, la mayoría de los cuales no son cancerosos.

Los quistes de vejiga tienden a no causar síntomas. Una persona puede experimentar una micción frecuente o dolorosa, y la afección puede confundirse con una cistitis.

En este artículo, describimos los tipos, causas, síntomas, diagnóstico y tratamiento de los quistes de vejiga.

¿Qué son los quistes de vejiga?

Los síntomas de los quistes de la vejiga pueden incluir una necesidad urgente de orinar, micción excesiva por la noche y dolor al orinar.

Los quistes son bolsas de tejido llenas de aire, pus u otros tipos de líquido. Pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, interna o externamente. Los quistes vesicales tienden a formarse en el revestimiento de la vejiga.

Son relativamente raros en personas que tienen un tracto urinario que funciona normalmente. Estos quistes tienden a formarse como pequeños crecimientos benignos que pueden pasar desapercibidos. Un médico a menudo los encuentra solo cuando diagnostica otros problemas pélvicos.

En la vejiga, los quistes pueden causar síntomas similares a los pólipos, que son crecimientos celulares anormales. A diferencia de los quistes, los pólipos no se rellenan con ningún otro material. Pueden ser benignos o cancerosos.

¿Son cancerosos los quistes de vejiga?

Los quistes de vejiga son casi siempre benignos, lo que significa que no son cancerosos.

Un médico debe determinar si cualquier bulto recién formado es un quiste o un tumor, ya que es más probable que los tumores se vuelvan cancerosos.

Si un bulto comienza a crecer de manera anormal o indica cáncer, un médico explorará más pruebas y opciones de tratamiento.

Según la Sociedad Estadounidense del Cáncer, las infecciones o irritaciones crónicas de la vejiga pueden aumentar el riesgo de cáncer de vejiga de una persona. Si esto le preocupa, discútalo con un médico, quien describirá los factores de riesgo y controlará los síntomas de cerca.

Síntomas

La mayoría de los quistes de la vejiga son pequeños y no causan síntomas. Una persona tiende a experimentar síntomas solo cuando los quistes han crecido o cuando han estallado y se han infectado. Las condiciones subyacentes pueden provocar síntomas adicionales.

Si aparecen síntomas, pueden incluir:

  • dolor al orinar
  • sangre o rayas descoloridas en la orina
  • una dolorosa necesidad de orinar
  • una necesidad continua y urgente de orinar
  • incapacidad para controlar la vejiga, lo que se conoce como incontinencia
  • micción excesiva por la noche
  • dolor en la región lumbar o pélvica
  • orina con mal olor o mal olor

Pueden surgir síntomas similares de otros problemas de la vejiga, como cálculos renales e infecciones del tracto urinario (ITU).

Síntomas como estos también pueden indicar cistitis intersticial, una enfermedad crónica de la vejiga sin causa conocida. A menudo conduce a un dolor intenso al orinar y una micción muy frecuente, que puede ocurrir cada diez minutos.

Las personas con cistitis intersticial pueden experimentar un dolor peor cuando la vejiga está llena y sentir alivio al orinar. Muchos también experimentan dolor durante las relaciones sexuales, que no es tan común en personas con quistes de vejiga.

Un diagnóstico completo es esencial y puede prevenir complicaciones.

Diagnóstico

Se puede usar una tomografía computarizada para diagnosticar un quiste de vejiga.

Un médico puede comenzar haciendo preguntas sobre los síntomas recientes y el historial médico individual y familiar de una persona. También pueden analizar la orina en busca de infecciones.

Recibir un diagnóstico correcto es clave. Puede garantizar que una persona reciba el tratamiento adecuado y evitar complicaciones.

Los médicos a menudo descubren quistes en la vejiga cuando realizan pruebas de imagen del área pélvica por otras razones. Un médico general que sospecha de un quiste en la vejiga o una afección similar puede derivar a una persona a un urólogo para realizar más pruebas.

Los quistes de vejiga se pueden diagnosticar mediante los siguientes métodos:

Pruebas de imagen

Estos le permiten al médico ver el interior de la vejiga e identificar los quistes:

  • Las radiografías y las tomografías computarizadas usan radiación para crear imágenes.
  • Un ultrasonido produce imágenes usando ondas sonoras.
  • Una resonancia magnética utiliza radiofrecuencia y un campo magnético para crear imágenes muy detalladas.

El tipo de prueba de diagnóstico por imágenes seleccionada puede depender de la afección sospechosa y del equipo disponible.

Cistoscopia

Esto permite que un médico o urólogo observe el interior de la vejiga e inspeccione los quistes. Consiste en insertar un tubo con una cámara diminuta a través de la uretra hasta la vejiga.

Se puede realizar una cistoscopia con anestesia local, regional o general.

Biopsia

Una biopsia de vejiga implica tomar un trozo de tejido del quiste y enviarlo a un laboratorio, donde se analiza para detectar neoplasias malignas.

Un tubo que contiene una cámara y una aguja llega al quiste pasando a través de la uretra. El proceso suele tardar menos de una hora.

Causas

Puede haber algunas causas posibles o ninguna causa conocida de un quiste de vejiga. Un médico puede estar seguro de la causa o creer que una variedad de problemas pueden ser responsables.

Los siguientes factores pueden aumentar el riesgo de que una persona desarrolle quistes en la vejiga:

  • uso de catéter
  • un historial de cirugía cerca de la vejiga
  • un historial de cálculos renales o cálculos en la vejiga
  • infecciones urinarias frecuentes

Los quistes de vejiga pueden ser causados ​​por una condición poco común llamada cistitis quística. Se asocia con inflamación persistente en el tracto urinario, posiblemente debido a irritación o bacterias en la vejiga.

Tratamiento

Los quistes más grandes se pueden extirpar mediante cirugía.

La mayoría de los quistes son pequeños y asintomáticos. Estos no siempre requerirán tratamiento.

Cuando los quistes de la vejiga causan síntomas y es necesario extirparlos, existen varias opciones. Un médico puede recomendar el drenaje de quistes más pequeños, en un procedimiento menos invasivo.

Para los quistes más grandes o aquellos que se han roto o infectado, un médico puede recomendar la extirpación quirúrgica.

El tratamiento también puede implicar abordar cualquier complicación relacionada, como una UTI.

Complicaciones

Los quistes de vejiga generalmente se resuelven sin complicaciones. Sin embargo, puede ocurrir lo siguiente:

  • Bloqueo completo. Un quiste puede crecer sobre la abertura de la vejiga, cortando por completo el flujo de orina. Esto puede ser grave si no se trata y, a menudo, es necesaria una cirugía.
  • Ruptura. Un quiste puede estallar y liberar su líquido en la vejiga. Esto puede provocar síntomas e infecciones adicionales.
  • Infección. Esto puede ser grave y afectar varias áreas del tracto urinario. Las infecciones deben tratarse de inmediato.

panorama

Los quistes de vejiga suelen ser benignos y muchas personas nunca los notan. Pueden causar complicaciones, y un médico las revisará periódicamente y hará pruebas para detectar células anormales.

Cuando una persona tiene síntomas de quistes en la vejiga o experimenta infecciones urinarias con frecuencia, debe buscar una evaluación. Recibir un diagnóstico y tratamiento temprano puede prevenir complicaciones y tranquilizar la mente.

none:  audición - sordera medicina-cosmética - cirugía plástica lupus