¿La disfunción eréctil afecta la productividad en el trabajo?

A nivel mundial, la disfunción eréctil afecta a un porcentaje significativo de hombres. Un estudio reciente financiado por la industria toma datos de ocho países y pregunta si la condición podría reducir la productividad en el trabajo.

Un nuevo estudio analiza el impacto de la disfunción eréctil en la vida laboral.

Los médicos definen la disfunción eréctil (DE) como la incapacidad de lograr o mantener una erección que sea suficiente para tener relaciones sexuales.

Aunque calcular su prevalencia es un desafío, se estima que la disfunción eréctil afecta a más de la mitad de los hombres de 40 a 70 años.

Es preocupante que parezca que se está volviendo más común. Según un estudio, en 1995, la disfunción eréctil afectó a 152 millones de hombres en todo el mundo. Para 2025, los autores del estudio predicen que esta cifra se duplicará con creces a 322 millones.

A medida que la disfunción eréctil se vuelve más común, los investigadores están ansiosos por comprender cómo podría afectar a la población en general.

Los autores del estudio más reciente para investigar este problema se centraron en "la pérdida de productividad laboral, el deterioro de la actividad y la calidad de vida relacionada con la salud".

Su estudio tomó datos de ocho países: Brasil, China, Francia, Alemania, Italia, España, Reino Unido y Estados Unidos. Los investigadores publicaron recientemente sus hallazgos en La Revista Internacional de Práctica Clínica.

ED más allá del dormitorio

Estudios anteriores han demostrado que la disfunción eréctil puede afectar negativamente la calidad de vida, pero pocos han abordado el efecto de la disfunción eréctil en la productividad laboral a nivel mundial.

Aunque los científicos de varios países han examinado estas cuestiones, los estudios son difíciles de comparar. Esto se debe principalmente a que los investigadores utilizan diferentes métodos para evaluar la disfunción eréctil y la calidad de vida. Los autores del estudio actual se propusieron producir un "enfoque más sólido y consistente".

Para investigar, los autores utilizaron datos de cuestionarios de 52 697 hombres de entre 40 y 70 años. Los cuestionarios incluían preguntas sobre los síntomas de la disfunción eréctil durante los últimos 6 meses, el deterioro del trabajo y otras actividades, y la calidad de vida autoinformada.

Las encuestas también registraron información sobre una variedad de factores, incluida la edad, los ingresos del hogar, el empleo, el estado civil, el nivel de educación, la salud general, el índice de masa corporal (IMC), el consumo de tabaco y alcohol y otros problemas de salud.

La productividad del trabajo se evaluó con un cuestionario que cubría, entre otras cosas, el ausentismo y el presentismo (trabajar cuando está afectado por problemas de salud).

En todos los países, la disfunción eréctil afectó al 49,7% de los participantes. La prevalencia varió del 45,2% en el Reino Unido al 54,7% en Italia.

La demografía de la disfunción eréctil

Los hombres con disfunción eréctil eran más propensos a ser obesos, fumar tabaco, beber alcohol en exceso y no hacer ejercicio; también eran más propensos a tener otras afecciones médicas. Todas estas variables tienen el potencial de reducir la productividad en el trabajo, por lo que los investigadores las tuvieron en cuenta en su análisis.

Como era de esperar, incluso después de tener en cuenta las variables anteriores, la disfunción eréctil afectó significativamente la productividad laboral. Los autores escriben:

"Después de controlar las covariables, los hombres con disfunción eréctil (versus sin disfunción eréctil) tenían un deterioro significativamente mayor en los EE. UU. (2,11 veces el deterioro general de la productividad laboral)".

Encontraron el deterioro más considerable en el Reino Unido, con 2,66 veces más deterioro de la productividad que aquellos sin DE.

En todas las regiones, los hombres con disfunción eréctil habían perdido más tiempo en el trabajo debido a una enfermedad durante los últimos 7 días que los hombres sin disfunción eréctil (7,1% frente a 3,2%). Fue una historia similar para el presentismo (22,5% frente a 10,1%). Los autores resumen:

"El ausentismo, el presentismo, la pérdida de productividad laboral general y el deterioro de la actividad fueron más del doble en los hombres con disfunción eréctil que en los hombres sin disfunción eréctil".

Además, como han concluido estudios anteriores, las puntuaciones de calidad de vida fueron más bajas para las personas con disfunción eréctil que para las que no la padecían, en todas las regiones.

"Este estudio muestra que la disfunción eréctil sigue siendo una preocupación frecuente, que afecta la productividad laboral y el ausentismo".

Coautor Wing Yu Tang

El autor principal, Tarek Hassan, agrega: "Procedente de ocho países, la cobertura global de los datos también sugiere que este problema es omnipresente en todas las geografías".

Cuestionando los hallazgos

Sin embargo, el estudio tiene limitaciones significativas. En primer lugar, los datos del cuestionario pueden no ser fiables; por ejemplo, las personas pueden informar erróneamente cuánto tiempo se han ausentado del trabajo, ya sea accidentalmente o debido a expectativas culturales percibidas.

Además, en este estudio, los investigadores evaluaron la disfunción eréctil con una escala de 5 puntos, en lugar de una evaluación médica. La escala dio una forma de responder a las preguntas sobre los síntomas de la disfunción eréctil: iba de 1 (nada) a 5 (mucho).

Las personas que se puntuaron entre 2 y 5 se clasificaron como personas con DE. Se podría argumentar que las personas que obtuvieron un puntaje de 2, por ejemplo, podrían no cumplir con el umbral para la clasificación médica de DE.

Aunque los científicos tuvieron en cuenta una variedad de variables en su análisis, debido a que su estudio es transversal, no pueden concluir que la disfunción eréctil causó una caída en la productividad del trabajo.

Además, otras variables que los investigadores no incluyeron en su análisis podrían haber influido en los resultados.

Vale la pena señalar que este estudio fue apoyado por Pfizer, que produce el medicamento original para la disfunción eréctil: Viagra. Los dos autores citados anteriormente son empleados de Pfizer, y otros tres autores del artículo eran consultores pagados de Pfizer en el momento del estudio.

A pesar de las limitaciones, esta es un área de estudio vital. A medida que la disfunción eréctil se vuelve más frecuente, es importante comprender su impacto en todas las facetas de la vida de un individuo y de la sociedad en general.

none:  drogas esquizofrenia dolor - anestésicos