Explorando el doble ataque del veneno de araña

La investigación sobre el veneno de araña se ha centrado hasta ahora en un área relativamente estrecha. Ahora, un grupo de científicos en Suiza ha investigado un poco más para descubrir exactamente cuán mortal es.

¿Podrían los secretos del veneno de araña ayudar a diseñar nuevos medicamentos?

El veneno animal se ha utilizado durante mucho tiempo en medicina. Si bien la industria solía centrarse en el veneno de serpientes, las arañas ahora están bajo un intenso examen.

Los dos tipos funcionan de formas muy diferentes; el veneno de serpiente apunta al sistema cardiovascular, mientras que el veneno de araña apunta al sistema nervioso.

Comprender con precisión cómo funciona el veneno de araña podría conducir a métodos de tratamiento efectivos para la epilepsia y el accidente cerebrovascular.

Los científicos ya saben que el veneno de los arácnidos provoca una avería en la función de los canales iónicos. Estos canales deben poder abrirse y cerrarse en momentos específicos para controlar los músculos y otros procesos corporales críticos.

Cuando el veneno de araña ingresa al cuerpo, interrumpe el flujo habitual del canal iónico, lo que provoca parálisis y, a veces, la muerte. Centrarse en la relación entre estos canales y el veneno podría ser el boleto para un nuevo tratamiento revolucionario.

La investigación sobre el veneno de araña ha estado en curso durante las últimas décadas, pero gran parte de ella ha girado en torno a los efectos de las neurotoxinas. Esto ha contribuido al desarrollo de insecticidas exitosos, pero aún se están investigando los usos relacionados con las drogas.

El doble golpe de Venom

El uso de veneno de araña para tratar enfermedades del sistema nervioso humano requiere una comprensión más profunda de los componentes del veneno. Un nuevo estudio del Instituto de Ecología y Evolución (IEE) de la Universidad de Berna, en Suiza, combina años de investigación de este tipo para demostrar cuán complejo es realmente el veneno.

El veneno de Cupiennius salei - más comúnmente conocida como la araña tigre errante - es el enfoque principal del estudio. Es una araña relativamente grande con un tramo de patas de alrededor de 10 centímetros y generalmente se encuentra en América Central. Cuando atrapa una presa, lo hace tendiendo una emboscada y liberando veneno, en lugar de tejer una red.

En el estudio, publicado en Toxinas, los investigadores observaron cómo interactúan los diversos ingredientes del veneno para paralizar a la presa. Lo llaman la estrategia dual de inactivación de presas, llamada así por las dos partes que componen el proceso.

Una parte es decididamente neurotóxica y la otra parte tiene como objetivo perturbar la estabilidad dentro del cuerpo. “Ambas partes de la estrategia interactúan muy de cerca”, explica la autora principal del estudio, Lucia Kuhn-Nentwig, Ph.D.

"El veneno se dirige no solo a los músculos y al sistema nervioso de la presa; la homeostasis interna, el equilibrio fisiológico de un organismo, también se ve alterado por el bloqueo de los canales iónicos y diversas vías metabólicas".

Lucia Kuhn-Nentwig, Ph.D.

En resumen, las neurotoxinas se dirigen a los músculos y al sistema nervioso, lo que provoca parálisis. La muerte del tejido permite que el veneno se propague por todo el cuerpo, mientras que la parte metabólica provoca un pico de azúcar en la sangre, lo que provoca un daño significativo en las funciones corporales.

Kuhn-Nentwig describe la estrategia de veneno de esta araña en particular como "muy eficaz. [Esto] reduce el riesgo de que la araña pierda a la presa, así como el riesgo de que una presa potencial desarrolle una resistencia al veneno de araña a largo plazo ".

Más que una simple toxina

Pero los investigadores no terminaron ahí. Para comprender mejor la letalidad del veneno de la araña, los científicos de la EEI estudiaron cada una de las moléculas de ARN que se encuentran en las glándulas del veneno. Descubrieron que una proteína llamada alfa-amilasa era la principal proteína del veneno.

“Basándonos en esto, pudimos comprender la existencia de muchos otros péptidos y proteínas que contribuyen al efecto tóxico del veneno de araña”, afirma Kuhn-Nentwig.

Resumiendo las conclusiones del equipo, señala: "El veneno de araña es más que una simple toxina: es una armada completa de sustancias que atacan, paralizan y matan a un organismo de muchas maneras diferentes".

La comprensión de cómo un elemento no tóxico se convierte en uno tóxico puede respaldar el uso medicinal futuro del veneno de araña. Los científicos creen que la estrategia del veneno utilizada por la araña tigre errante también es utilizada por la mayoría de otras especies de arañas, lo que hace que este descubrimiento sea aún más importante.

none:  sin categorizar osteoporosis drogas