Quince beneficios del agua potable

Mantenerse hidratado es crucial para la salud y el bienestar, pero muchas personas no consumen suficientes líquidos todos los días.

Alrededor del 60 por ciento del cuerpo está formado por agua y alrededor del 71 por ciento de la superficie del planeta está cubierta por agua.

Quizás sea la naturaleza omnipresente del agua lo que significa que beber lo suficiente todos los días no está en la parte superior de la lista de prioridades de muchas personas.

Datos rápidos sobre el agua potable

  • Los humanos adultos son 60 por ciento de agua y nuestra sangre es 90 por ciento de agua.
  • No existe una cantidad de agua universalmente acordada que deba consumirse a diario.
  • El agua es esencial para los riñones y otras funciones corporales.
  • Cuando está deshidratada, la piel puede volverse más vulnerable a los trastornos cutáneos y las arrugas.
  • Beber agua en lugar de refrescos puede ayudar a perder peso.

Quince beneficios del agua potable

Los posibles beneficios del agua potable van desde mantener los riñones sanos hasta perder peso.

Para funcionar correctamente, todas las células y órganos del cuerpo necesitan agua.

Aquí hay algunas razones por las que nuestro cuerpo necesita agua:

1. Lubrica las articulaciones

El cartílago, que se encuentra en las articulaciones y los discos de la columna, contiene alrededor del 80 por ciento de agua. La deshidratación a largo plazo puede reducir la capacidad de absorción de impactos de las articulaciones, lo que provoca dolor en las articulaciones.

2. Forma saliva y moco.

La saliva nos ayuda a digerir la comida y mantiene la boca, la nariz y los ojos húmedos. Esto evita la fricción y los daños. El agua potable también mantiene la boca limpia. Consumido en lugar de bebidas endulzadas, también puede reducir la caries dental.

3. Proporciona oxígeno a todo el cuerpo.

La sangre es más del 90 por ciento de agua y la sangre transporta oxígeno a diferentes partes del cuerpo.

4. Mejora la salud y la belleza de la piel.

Con la deshidratación, la piel puede volverse más vulnerable a los trastornos cutáneos y las arrugas prematuras.

5. Protege el cerebro, la médula espinal y otros tejidos sensibles.

La deshidratación puede afectar la estructura y función del cerebro. También participa en la producción de hormonas y neurotransmisores. La deshidratación prolongada puede provocar problemas con el pensamiento y el razonamiento.

6. Regula la temperatura corporal

El agua que se almacena en las capas medias de la piel llega a la superficie de la piel en forma de sudor cuando el cuerpo se calienta. A medida que se evapora, enfría el cuerpo. En broma.

Algunos científicos han sugerido que cuando hay muy poca agua en el cuerpo, el almacenamiento de calor aumenta y el individuo es menos capaz de tolerar la tensión por calor.

Tener mucha agua en el cuerpo puede reducir el esfuerzo físico si se produce estrés por calor durante el ejercicio. Sin embargo, se necesita más investigación sobre estos efectos.

7, el sistema digestivo depende de ello.

El intestino necesita agua para funcionar correctamente. La deshidratación puede provocar problemas digestivos, estreñimiento y un estómago demasiado ácido. Esto aumenta el riesgo de acidez y úlceras de estómago.

8. Elimina los desechos corporales.

El agua es necesaria en los procesos de sudoración y eliminación de orina y heces.

9. Ayuda a mantener la presión arterial

La falta de agua puede hacer que la sangre se vuelva más espesa, aumentando la presión arterial.

10. Las vías respiratorias lo necesitan

Cuando está deshidratado, el cuerpo restringe las vías respiratorias en un esfuerzo por minimizar la pérdida de agua. Esto puede empeorar el asma y las alergias.

11. Hace accesibles los minerales y los nutrientes.

Estos se disuelven en agua, lo que les permite llegar a diferentes partes del cuerpo.

12. Previene el daño renal

Los riñones regulan el líquido en el cuerpo. La falta de agua puede provocar cálculos renales y otros problemas.

13. Aumenta el rendimiento durante el ejercicio.

La deshidratación durante el ejercicio puede afectar el rendimiento.

Algunos científicos han propuesto que consumir más agua podría mejorar el rendimiento durante una actividad intensa.

Se necesita más investigación para confirmar esto, pero una revisión encontró que la deshidratación reduce el rendimiento en actividades que duran más de 30 minutos.

14. Pérdida de peso

El agua también puede ayudar con la pérdida de peso, si se consume en lugar de jugos y refrescos endulzados. "Precargar" con agua antes de las comidas puede ayudar a evitar comer en exceso al crear una sensación de saciedad.

15. Reduce la posibilidad de resaca.

Al salir de fiesta, el agua con gas sin azúcar con hielo y limón alternados con bebidas alcohólicas puede ayudar a prevenir el consumo excesivo de alcohol.

Daño en el riñón

El agua ayuda a disolver los minerales y los nutrientes, haciéndolos más accesibles al cuerpo. También ayuda a eliminar los productos de desecho.

Los riñones juegan un papel clave en el equilibrio de los niveles de líquidos.

Estas dos funciones hacen que el agua sea vital para los riñones.

Todos los días, los riñones filtran alrededor de 120 a 150 litros de líquido.

De estos, aproximadamente 1-2 litros se eliminan del cuerpo en forma de orina y el resto se recupera en el torrente sanguíneo.

El agua es esencial para el funcionamiento de los riñones.

Si los riñones no funcionan correctamente, los productos de desecho y el exceso de líquido pueden acumularse dentro del cuerpo.

La enfermedad renal crónica no tratada puede provocar insuficiencia renal. Los órganos dejan de funcionar y se requiere diálisis o trasplante de riñón.

Las infecciones del tracto urinario (ITU) son el segundo tipo de infección más común en el cuerpo. Representan alrededor de 8.1 millones de visitas a proveedores de atención médica en los EE. UU. Cada año.

Si las infecciones se propagan al tracto urinario superior, incluidos los riñones, pueden producirse daños permanentes. Las infecciones renales repentinas o agudas pueden poner en peligro la vida, especialmente si se produce septicemia.

Beber mucha agua es una forma sencilla de reducir el riesgo de desarrollar una UTI y ayudar a tratar una UTI existente.

Los cálculos renales interfieren con el funcionamiento de los riñones. Cuando está presente, puede complicar las infecciones urinarias. Estas infecciones urinarias complicadas tienden a requerir períodos más prolongados de antibióticos para tratarlas, que suelen durar de 7 a 14 días.

La principal causa de cálculos renales es la falta de agua. Las personas que las informan a menudo no beben la cantidad diaria recomendada de agua. Los cálculos renales también pueden aumentar el riesgo de enfermedad renal crónica.

En noviembre de 2014, el Colegio Estadounidense de Médicos emitió nuevas pautas para las personas que previamente habían desarrollado cálculos renales. Las pautas establecen que aumentar la ingesta de líquidos para permitir 2 litros de micción al día podría disminuir el riesgo de recurrencia de cálculos al menos a la mitad sin efectos secundarios.

La deshidratación ocurre si usamos y perdemos más agua de la que ingiere el cuerpo. Puede provocar un desequilibrio en los electrolitos del cuerpo. Los electrolitos, como el potasio, el fosfato y el sodio, ayudan a transportar señales eléctricas entre las células. Los riñones mantienen estables los niveles de electrolitos en el cuerpo cuando funcionan correctamente.

Cuando los riñones no pueden mantener un equilibrio en los niveles de electrolitos, estas señales eléctricas se confunden. Esto puede provocar convulsiones, que implican movimientos musculares involuntarios y pérdida del conocimiento.

En casos graves, la deshidratación puede provocar insuficiencia renal, que puede poner en peligro la vida. Las posibles complicaciones de la insuficiencia renal crónica incluyen anemia, daño al sistema nervioso central, insuficiencia cardíaca y un sistema inmunológico comprometido.

Fuentes

Parte del agua que requiere el cuerpo se obtiene a través de alimentos con alto contenido de agua, como sopas, tomates, naranjas, pero la mayoría proviene del agua potable y otras bebidas.

Durante el funcionamiento diario, el cuerpo pierde agua y es necesario reponerla. Notamos que perdemos agua a través de actividades como sudar y orinar, pero el agua se pierde incluso al respirar.

Beber agua, ya sea del grifo o de una botella, es la mejor fuente de líquido para el cuerpo.

La leche y los jugos también son buenas fuentes de líquidos, pero las bebidas que contienen alcohol y cafeína, como refrescos, café y cerveza, no son ideales porque a menudo contienen calorías vacías. Beber agua en lugar de refrescos puede ayudar a perder peso.

Anteriormente se pensaba que las bebidas con cafeína tenían propiedades diuréticas, lo que significa que hacen que el cuerpo libere agua. Sin embargo, los estudios muestran que la pérdida de líquidos debido a las bebidas con cafeína es mínima.

Ingesta recomendada

La cantidad de agua que necesitamos consumir está influenciada por el clima.

La cantidad de agua necesaria cada día varía de una persona a otra, dependiendo de qué tan activos sean, cuánto suden, etc.

No hay una cantidad fija de agua que deba consumirse a diario, pero existe un acuerdo general sobre lo que es una ingesta saludable de líquidos.

Según las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina de EE. UU., La ingesta diaria recomendada promedio de agua tanto de alimentos como de bebidas es:

  • Para los hombres: alrededor de 3,7 litros o 125 onzas
  • Para las mujeres: alrededor de 2,7 litros o 91 onzas

Esto sería alrededor de 15,5 tazas para los hombres y poco más de 11 tazas para las mujeres. Sin embargo, alrededor del 80 por ciento de esto debería provenir de bebidas, incluida el agua, y el resto de los alimentos.

Esto significa que:

  • Los hombres deben beber alrededor de 100 onzas o 12,5 tazas de líquido.
  • Las mujeres deben beber alrededor de 73 onzas, o un poco más de 9 tazas.

Las frutas y verduras frescas y todos los líquidos sin alcohol cuentan para esta recomendación.

Los momentos en los que es más importante beber mucha agua incluyen:

  • cuando tienes fiebre
  • cuando hace calor
  • si tiene diarrea y vómitos
  • cuando sudas mucho, por ejemplo, debido a la actividad física

Hechos

Aquí hay algunos datos sobre el agua:

  • Los bebés y los niños tienen un mayor porcentaje de agua que los adultos. Cuando nacen los bebés, son aproximadamente un 78 por ciento de agua, pero esto se reduce al 65 por ciento a la edad de 1 año.
  • El tejido graso tiene menos agua que el tejido magro.
  • Los hombres tienen más agua que las mujeres, como porcentaje.

¿Bebemos suficiente agua?

Un estudio realizado por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) en 2013 analizó datos de la Encuesta de actitudes y comportamientos alimentarios de 2007 del Instituto Nacional del Cáncer.

De una muestra de 3397 adultos, los investigadores encontraron:

  • El 7 por ciento de los adultos informó que no consumía agua potable a diario.
  • El 36 por ciento de los adultos informó haber bebido de 1 a 3 tazas de agua al día.
  • El 35 por ciento de los adultos informó haber bebido de 4 a 7 vasos de agua al día.
  • El 22 por ciento de los adultos informó haber bebido 8 tazas o más al día.

Las personas eran más propensas a beber menos de 4 tazas de agua al día si consumían 1 taza o menos de frutas o verduras al día.

El estudio solo midió la ingesta de agua potable. Se puede obtener líquido de otras bebidas, pero el agua es mejor porque no tiene calorías, cafeína y alcohol.

El siete por ciento de los encuestados informó que no bebía agua a diario, y aquellos que bebían un volumen bajo de agua también consumían menos frutas y verduras. Esto sugiere que un cierto número de personas están poniendo en riesgo su salud al no consumir suficiente líquido.

Incluso si los encuestados que informaron niveles bajos de ingesta de agua estuvieran obteniendo suficiente líquido, es probable que lo obtuvieran de fuentes que potencialmente podrían comprometer su salud de otras maneras.

"El requerimiento biológico de agua puede cumplirse con agua pura o mediante alimentos y otras bebidas", escriben los autores del estudio. "Los resultados de estudios epidemiológicos previos indican que la ingesta de agua puede estar inversamente relacionada con el volumen de bebidas azucaradas con calorías y la ingesta de otros líquidos".

none:  gastrointestinal - gastroenterología sin categorizar la gripe porcina