Todo lo que necesita saber sobre el blastoma

El blastoma es un tipo de cáncer que se presenta en las células en desarrollo de un feto o un niño. Por lo general, afecta a niños más que a adultos.

Hay muchos tipos de blastoma. Pueden afectar diferentes órganos, tejidos y sistemas. El tratamiento está disponible en la mayoría de los casos, pero el pronóstico depende de una variedad de factores, incluido el tipo de blastoma.

¿Qué es el blastoma?

El blastoma normalmente afecta a los niños antes de que nazcan o durante su crecimiento. Las perspectivas suelen ser buenas.

Todas las células tienen un ciclo de vida. Existen durante cierto tiempo y luego mueren. Las células del cuerpo se renuevan constantemente.

Las células cancerosas son aquellas que no mueren en el momento natural de su ciclo de vida. En cambio, crecen incontrolablemente, se propagan y causan daño tisular.

El blastoma es un cáncer que afecta a un tipo de célula madre conocida como célula precursora en un feto. Una célula precursora es aquella que puede convertirse en cualquier tipo de célula corporal.

Un bebé en desarrollo que aún no ha nacido tiene más células precursoras que un adulto porque el cuerpo aún se está formando. Por esta razón, el blastoma es más común en los niños.

Causas

Los científicos creen que el blastoma se debe a una disfunción genética más que a factores ambientales.

Los blastomas son tumores sólidos. Se forman cuando las células no logran diferenciarse adecuadamente en los tipos celulares previstos antes del nacimiento o en la infancia y la niñez temprana.

Como resultado, el tejido permanece embrionario. En un niño con blastoma, la afección suele estar presente al nacer.

Ciertos síndromes y afecciones hereditarias pueden aumentar la probabilidad de tipos específicos de blastoma.

Por ejemplo, el hepatoblastoma, que afecta el hígado, es más probable en niños que tienen ciertas características genéticas.

Tipos comunes

Los tipos más comunes de blastomas son:

  • hepatoblastoma
  • meduloblastoma
  • nefroblastoma
  • neuroblastoma
  • blastoma pleuropulmonar

Hepatoblastoma

El hepatoblastoma es un tumor del hígado. Es el tipo más común de cáncer de hígado infantil. Suele aparecer en niños menores de 3 años.

Los síntomas pueden incluir:

  • hinchazón y dolor abdominal
  • pérdida de peso inexplicable
  • pérdida de apetito
  • náuseas y vómitos
  • Comezón
  • coloración amarillenta de la piel y el blanco de los ojos

Los niños tienen más probabilidades que otros de desarrollar hepatoblastoma si nacen con las siguientes afecciones:

Síndrome de Aicardi: esta afección afecta principalmente a mujeres. Una parte del cerebro, el cuerpo calloso, está parcial o totalmente ausente desde el nacimiento.

Síndrome de Beckwith-Wiedemann: este es un síndrome que causa crecimiento excesivo y está presente desde el nacimiento. Los síntomas incluyen aumento de estatura y peso al nacer, crecimiento desigual de las extremidades y lengua grande.

Síndrome de Simpson-Golabi-Behmel: esta es una condición poco común que causa crecimiento excesivo, rasgos faciales distintivos y dificultades cognitivas.

Poliposis adenomatosa familiar: esta es una condición hereditaria que causa el crecimiento de cientos o posiblemente miles de pólipos en el intestino grueso.

Trastorno de almacenamiento de glucógeno: esta es una enfermedad hereditaria que afecta la forma en que el cuerpo convierte la glucosa en glucógeno y viceversa. Afecta el hígado y los músculos.

Trisomía 18 o síndrome de Edwards: se trata de un trastorno de los cromosomas.

El tratamiento del blastoma es similar al de los cánceres de adultos, pero las opciones dependerán del individuo y del tipo de tumor. Si el tumor es pequeño, el cirujano normalmente puede extirparlo por completo. En estos casos es posible una cura.

Tumor de Wilms o nefroblastoma

El tumor de Wilms o nefroblastoma afecta los riñones.

Aproximadamente nueve de cada 10 cánceres de riñón que ocurren durante la infancia son nefroblastomas.

Con mayor frecuencia, aparecerán como un solo tumor en un riñón. En raras ocasiones, pueden aparecer múltiples tumores de Wilms en ambos riñones. El tumor de Wilms promedio crece muchas veces más que el riñón en el que se desarrolla.

El pronóstico de este cáncer depende del tipo de tumor. Un tumor de Wilms anaplásico es más difícil de curar que uno que no es anaplásico.

En promedio, si una persona tiene un diagnóstico de tumor de Wilms antes de los 15 años, tiene hasta un 88 por ciento de posibilidades de sobrevivir al menos otros 5 años, según el Instituto Nacional del Cáncer.

Meduloblastoma

El meduloblastoma es un tumor cerebral maligno.

Los tumores generalmente se forman en una parte del cerebro llamada cerebelo, que controla el movimiento, el equilibrio y la postura. Son tumores de rápido crecimiento que pueden crear una variedad de síntomas en un niño en crecimiento, que incluyen:

  • cambios de comportamiento, como apatía y desinterés en la interacción social
  • ataxia, resultante de una falta de coordinación muscular
  • dolores de cabeza
  • vomitando
  • debilidad como resultado de la compresión nerviosa

Según los investigadores que publicaron un estudio en 2014, el tratamiento actual puede resolver la mayoría de los casos de meduloblastoma, pero puede haber efectos secundarios a largo plazo.

El pronóstico depende del tipo de tumor. Para un tumor de riesgo estándar, existe una probabilidad de hasta el 80 por ciento de que el niño sobreviva durante 5 años o más. Para aquellos con meduloblastoma de alto riesgo, la probabilidad de sobrevivir durante 5 años o más es más del 60 por ciento.

En aquellos que desarrollan tumores antes de los 3 años, existe un mayor riesgo de que el tumor regrese.

Neuroblastoma

El neuroblastoma puede comenzar en el tejido nervioso cerca del abdomen. El diagnóstico suele ocurrir antes de los 5 años.

El neuroblastoma es un tumor de células nerviosas inmaduras fuera del cerebro. A menudo comienza en las glándulas suprarrenales, que están cerca de los riñones. Las glándulas suprarrenales son parte del sistema endocrino que produce y secreta hormonas.

El neuroblastoma también puede comenzar en el tejido nervioso cerca de la parte superior de la columna, el pecho, el abdomen o la pelvis.

Es el cáncer más común en bebés menores de 1 año. Hay alrededor de 800 casos nuevos en los EE. UU. Cada año. En casi el 90 por ciento de los casos, el niño recibe un diagnóstico antes de los 5 años, a menudo entre 1 y 2 años. En raras ocasiones, una ecografía puede detectarlo antes del nacimiento.

El neuroblastoma se desarrolla cuando las células de los neuroblastos no maduran adecuadamente. Los neuroblastos son células nerviosas inmaduras que, por lo general, maduran hasta convertirse en células nerviosas o en células de la glándula suprarrenal. Si no es así, pueden convertirse en un tumor que crece de forma agresiva.

Este es un cáncer agresivo que puede extenderse a los ganglios linfáticos, el hígado, los pulmones, los huesos y la médula ósea. En dos de cada tres casos, el diagnóstico se produce después de la metástasis, cuando el cáncer ya se ha extendido.

Aproximadamente el 6 por ciento de todos los cánceres en niños en los EE. UU. Son neuroblastomas. Los niños con neuroblastoma de bajo riesgo a menudo tienen una tasa de supervivencia superior al 95 por ciento, pero aquellos con una presentación de mayor riesgo de la enfermedad tienen una perspectiva de entre el 40 y el 50 por ciento.

Un niño con neuroblastoma de bajo riesgo tiene una probabilidad del 95 por ciento de sobrevivir durante 5 años o más después del diagnóstico. Para aquellos en un grupo de alto riesgo, existe un 50 por ciento de posibilidades de vivir durante al menos 5 años.

Blastoma pleuropulmonar

Este tipo de blastoma se presenta en el tórax y, específicamente, en los pulmones. Es un tumor torácico maligno poco frecuente que suele aparecer en niños menores de 5 años.

Puede haber quistes o un tumor sólido. No está relacionado con el cáncer de pulmón como aparece en los adultos.

El niño puede tener dificultad para respirar.

Otros síntomas que pueden parecerse a los de la neumonía incluyen:

  • fiebre
  • tos
  • perdida de energia
  • poco apetito

Se cree que el blastoma pleuropulmonar se debe a factores genéticos. Dependiendo del tipo, el tratamiento puede resolver hasta el 89 por ciento de los casos, aunque los tumores pueden reaparecer.

Otros tipos

Otros tipos de blastoma menos comunes incluyen:

Condroblastoma: este es un cáncer de hueso benigno que representa menos del 1 por ciento de todos los tumores de hueso. Por lo general, afecta los huesos largos de los adolescentes.

Gonadoblastoma: una persona con este tipo de tumor también suele presentar irregularidades en el desarrollo de su sistema reproductivo.

Hemangioblastoma: este es un tumor benigno poco común que casi siempre afecta un pequeño espacio cerca del tronco encefálico y el cerebelo, en la parte inferior de la cabeza. Por lo general, afecta a adultos jóvenes y niños con la enfermedad hereditaria de von-Hippel-Lindau.

Lipoblastoma: este es un tumor benigno de tejido graso corporal que generalmente se presenta en los brazos y las piernas. Afecta principalmente a niños menores de 5 años.

Medulomioblastoma: es un tumor que se origina en la parte posterior del cerebro, en el área que controla el movimiento y la coordinación.

Osteoblastoma: este es un tumor benigno del hueso que generalmente afecta la columna. Aparece principalmente entre la niñez y la adultez temprana.

Pancreatoblastoma: es un tumor del páncreas que afecta a niños de entre 1 y 8 años.

Pineoblastoma: esta es una lesión de la región pineal del cerebro. La glándula pineal produce melatonina y juega un papel en la regulación del reloj biológico.

Retinoblastoma: este es un tumor que afecta el ojo de una persona.

Sialoblastoma: este es un tumor que afecta las glándulas salivales mayores.

Los gliomas son un tipo de cáncer cerebral. Aproximadamente la mitad de todos los gliomas en adultos son glioblastomas.

Diagnóstico

Un médico utilizará pruebas para diagnosticar distintos tipos de blastoma. Las pruebas de hepatoblastoma, por ejemplo, pueden incluir controlar la función hepática de una persona.

Las pruebas varían según la edad, la afección, los síntomas y el tipo de blastoma de la persona.

Las pruebas y los procedimientos pueden variar desde la extirpación y biopsia de un tumor hasta evaluar si el cáncer se ha diseminado o la eficacia esperada de un próximo tratamiento.

Las pruebas incluyen:

Análisis de sangre: pueden detectar signos de la presencia de un tumor, como características hormonales y proteínas específicas. Un hemograma completo puede ayudar a evaluar la cantidad de células cancerosas.

Biopsias y otras muestras: en una biopsia, un médico toma una muestra de tejido o médula ósea para su investigación en un laboratorio. Pueden extirpar pequeños segmentos o todo el tumor.

Exploraciones: las exploraciones por ultrasonido, resonancia magnética, tomografía computarizada y PET pueden proporcionar una imagen visual del tumor o cualquier crecimiento inusual.

Exploraciones de radioisótopos: un médico introduce marcadores radiactivos en el cuerpo y utiliza una cámara gamma mejorada por computadora para detectar su movimiento. Esto puede mostrar características o actividad inusual en el cuerpo.

Tratamiento

El tratamiento del blastoma suele ser eficaz y existe una alta tasa de supervivencia para muchos tipos.

Los blastomas responden bien al tratamiento y los médicos los consideran curables. Las estrategias de tratamiento del blastoma son similares a las de otros tipos de cáncer.

Incluyen:

  • espera vigilante
  • cirugía
  • radioterapia
  • quimioterapia

La ruta y la eficacia del tratamiento dependerán del tipo de blastoma y otros factores individuales, que incluyen:

  • la edad de la persona
  • cuando ocurre el diagnóstico
  • la etapa del cáncer
  • si el cáncer se ha diseminado
  • la respuesta de la persona a la terapia

La cirugía sola puede resolver la mayoría de los casos de neuroblastoma localizado. La mayoría de los neuroblastomas y hepatoblastomas de riesgo intermedio, sin embargo, pueden necesitar quimioterapia moderada antes de la cirugía.

Para el meduloblastoma, los tratamientos actuales curan a la mayoría de las personas, aunque el tratamiento puede tener algunos efectos secundarios a largo plazo.

Prevención

No es posible prevenir los blastomas. Si bien tener ciertos síndromes hereditarios puede aumentar el riesgo de ciertos blastomas, estos vínculos no se comprenden bien y actualmente no es posible prevenir la aparición de estos síndromes.

Sin embargo, el tratamiento suele ser eficaz y el diagnóstico temprano puede contribuir a una recuperación completa.

none:  gestión de la práctica médica Cancer de pancreas gripe aviar - gripe aviar