Las bacterias intestinales de los bebés sanos previenen la alergia alimentaria común

Las bacterias intestinales tienen un papel crucial en la protección contra las alergias alimentarias, según una investigación reciente.

La leche de vaca es el alérgeno alimentario más común entre los niños.

Cuando los científicos trasplantaron microbios intestinales, o microbiota, de bebés humanos sanos a ratones sin bacterias propias, los animales no tuvieron una reacción alérgica al exponerse a la leche de vaca.

Por el contrario, los ratones libres de gérmenes que recibieron bacterias intestinales de bebés humanos con alergia a la leche de vaca experimentaron reacciones alérgicas a la leche de vaca.

La alergia a la leche de vaca es la alergia alimentaria infantil más común.

Los investigadores, que informan sus hallazgos en la revista Medicina de la naturaleza, también identificó una bacteria que, cuando está presente en el intestino, previene las respuestas alérgicas a los alimentos.

“Este estudio”, dice la autora principal del estudio Cathryn R. Nagler, Ph.D., profesora de alergia alimentaria en la Universidad de Chicago en Illinois, “nos permite definir una relación causal y muestra que la microbiota en sí misma puede dictar si o no se obtiene una respuesta alérgica ".

Agrega que los resultados "sugieren fuertemente" que los tratamientos que funcionan alterando las bacterias intestinales podrían ayudar a reducir la "carga de enfermedades alérgicas a los alimentos".

Alergia alimentaria y prevalencia

Las reacciones alérgicas ocurren cuando el sistema inmunológico responde de manera extrema a sustancias extrañas, o alérgenos, que generalmente no causan daño a la mayoría de las personas.

Algunas sustancias comunes que producen reacciones alérgicas incluyen el polen y ciertos tipos de alimentos.

Aunque la mayoría de las reacciones no son graves, cuando lo son, pueden poner en peligro la vida debido al enorme estrés que ejercen sobre la circulación y la respiración.

La leche de vaca, los huevos, el maní, la soja, el trigo y las nueces de árbol son algunos de los alimentos que con mayor frecuencia provocan reacciones alérgicas en los niños.

Los alimentos que tienen más probabilidades de provocar reacciones alérgicas en los adultos son el pescado, los mariscos, los cacahuetes y las nueces de árbol.

En la infancia, la mayoría de las alergias alimentarias se desarrollan en los primeros 2 años de vida.

La prevalencia de alergia alimentaria en las personas de 0 a 17 años ha aumentado lentamente en los Estados Unidos. Durante 1997–1999 fue del 3,4 por ciento y aumentó al 5,1 por ciento durante 2009–2011.

Microbios intestinales, salud y enfermedad

Con una superficie interna de unos 250 a 400 metros cuadrados, el tracto gastrointestinal o intestino es una de las interfaces más grandes entre el cuerpo humano y su entorno.

Alrededor de 60 toneladas métricas de alimentos pasan por el intestino humano en una vida media. Esto incluye una gran cantidad y variedad de microorganismos que podrían representar una amenaza considerable para la salud intestinal.

Durante miles de años, el intestino humano y las vastas colonias de microbios que viven en él, denominados colectivamente microbiota intestinal, han desarrollado en conjunto una relación compleja que beneficia a ambos lados.

Como resultado de esta larga asociación, los microbios intestinales han llegado a desempeñar un papel clave en la salud y la enfermedad de sus huéspedes humanos. Por ejemplo, ayudan a digerir los alimentos, recolectar energía, proteger contra patógenos y controlar la inmunidad.

Sin embargo, los desequilibrios en la composición de los microbios intestinales pueden alterar estas funciones vitales. Esto puede causar o contribuir a una enfermedad o una falla inmediata en la protección contra ella.

A medida que han mejorado las herramientas para investigar y perfilar las bacterias intestinales, los científicos han descubierto cada vez más conexiones entre los microbios intestinales y las enfermedades que afectan no solo a los intestinos sino también a otras partes del cuerpo.

Existe evidencia que sugiere, por ejemplo, que las bacterias intestinales pueden controlar la inmunidad al cáncer en el hígado, que pueden proteger contra la sepsis y que podrían desencadenar la esclerosis múltiple.

Diferencias entre la alergia a la leche de vaca y las bacterias intestinales

Hace unos años, algunos investigadores detrás del nuevo estudio encontraron que las bacterias intestinales de los bebés sanos diferían notablemente de las de los bebés con alergia a la leche de vaca.

Esto los llevó a preguntarse si las diferencias podrían ayudar a desarrollar la alergia.

Para investigar esto, obtuvieron muestras fecales que contenían microbios intestinales de ocho bebés humanos. Cuatro de los bebés tenían alergia a la leche de vaca, mientras que los otros cuatro no.

Usando las muestras fecales, el equipo trasplantó microbios intestinales de bebés humanos con y sin alergia a la leche de vaca a ratones que habían sido criados en un ambiente estéril y no tenían bacterias intestinales propias.

Los científicos alimentaron a los ratones con la misma fórmula infantil que recibieron los bebés humanos. Esto fue para asegurar que las bacterias tuvieran los mismos nutrientes y se colonizaran de la misma manera.

Cuando alimentaron con leche de vaca a los ratones libres de gérmenes que habían recibido bacterias intestinales de bebés con alergia a la leche de vaca, los animales desarrollaron anafilaxia, una afección potencialmente mortal que surge durante respuestas alérgicas graves.

La misma respuesta severa ocurrió cuando el equipo dio leche de vaca a ratones libres de gérmenes que no habían recibido ninguna bacteria (los controles).

Sin embargo, los ratones libres de gérmenes que habían recibido bacterias intestinales de bebés sin alergia a la leche de vaca no mostraron reacciones graves al exponerse a la leche de vaca. Parece que estaban "completamente protegidos".

Luego, los investigadores realizaron comparaciones genéticas de los microbios intestinales de los ratones alérgicos libres de gérmenes con los que no mostraron ninguna reacción alérgica.

Las pruebas identificaron una bacteria en particular con el nombre de Anaerostipes caccae. Parece que la presencia de esta especie en el intestino previene reacciones alérgicas a los alimentos.

Una bacteria de gran impacto

A. caccae pertenece a una clase de bacteria llamada Clostridia. En un trabajo anterior, el Prof.Nagler y su equipo habían descubierto que la presencia de la bacteria en el intestino protege contra la alergia a las nueces.

El estudio reciente sugiere que esta protección se extiende a otros tipos de alergia alimentaria.

A. caccae produce un ácido graso de cadena corta llamado butirato. Este nutriente ayuda al intestino a establecer una composición bacteriana que promueve la salud.

Los investigadores se sorprendieron al descubrir el gran impacto que esta especie bacteriana, de las muchas que habitan en el intestino, puede tener en la reacción del cuerpo a los alimentos.

"[Este trabajo] muestra que podemos usar productos metabólicos del microbioma saludable para desarrollar medicamentos que protejan contra la alergia alimentaria".

Prof. Cathryn R. Nagler, Ph.D.

none:  tuberculosis vejiga hiperactiva intolerancia a la comida