¿De qué están hechas las vacunas contra la influenza y por qué?

Las vacunas contra la gripe contienen varios ingredientes que, en conjunto, garantizan que la vacuna sea segura y eficaz. Los ingredientes específicos varían ligeramente entre las vacunas.

Los virus que causan la gripe, conocidos como virus de la influenza, cambian constantemente. Para garantizar que la vacuna contra la gripe siga siendo eficaz, los investigadores y los fabricantes trabajan juntos para actualizar la vacuna todos los años.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan que todas las personas a partir de los 6 meses de edad, con algunas excepciones, se vacunen contra la influenza todos los años.

Los CDC confirman que vacunarse es la mejor manera de evitar contraer la gripe y contagiarla a otras personas.

Las diferentes vacunas contra la influenza tienen ingredientes ligeramente diferentes. Por ejemplo, la vacuna puede ser:

  • Una inyección: en este caso, generalmente contiene pequeñas cantidades de virus de la gripe desactivados y, por lo tanto, no dañinos.
  • Un aerosol nasal: en este caso, contiene virus vivos que se han debilitado y, por lo tanto, no son dañinos. Las vacunas en aerosol nasal están aprobadas solo para personas de 2 a 49 años.

A la luz de la pandemia de COVID-19 en curso, la reducción de la propagación de enfermedades respiratorias, incluida la gripe, es más importante que nunca.

Este artículo analiza los diversos ingredientes que contienen las vacunas contra la gripe, su función y la seguridad de las vacunas.

¿Qué contiene una vacuna contra la gripe y por qué?

Crédito de la imagen: lechatnoir / Getty Images

Muchas vacunas contra la gripe y otras infecciones virales contienen ingredientes similares. El propósito de cada ingrediente es hacer que la vacuna sea efectiva o garantizar que sea segura.

Muchos estudios a lo largo de los años han demostrado que las vacunas contra la influenza son seguras y efectivas, reduciendo los casos de influenza y las hospitalizaciones relacionadas.

A continuación, conozca los siete ingredientes de las vacunas contra la gripe y la función de cada uno:

Virus de la influenza

Las vacunas contra la influenza contienen pequeñas cantidades de los virus contra los que protege la vacuna.

En la vacuna, estos virus están inactivos o muertos, por lo que no pueden causar la gripe. El aerosol nasal contiene virus vivos, pero están debilitados o atenuados, por lo que tampoco pueden causar la gripe.

La presencia de estos virus inactivos activa el mecanismo de defensa natural del cuerpo, el sistema inmunológico, que produce anticuerpos para combatir estos virus.

El cuerpo recuerda, o almacena, su apariencia, de modo que pueda reconocer rápidamente cualquier versión viva de estos virus y crear anticuerpos para combatirlos también.

Las vacunas tradicionales contra la gripe son vacunas trivalentes o de tres componentes. Esto significa que protegen contra tres virus: dos virus de influenza A, H1N1 y H3N2, y un virus de influenza B.

Los virus específicos en una vacuna anual dependen de cuál es probable que circule durante la temporada de gripe de ese año. Los investigadores hacen esta predicción.

Los virus de la influenza contenidos en la vacuna trivalente contra la influenza 2020-2021 son:

  • el virus de la influenza A H1N1, también conocido como la cepa Guangdong-Maonan
  • el virus de la influenza A H3N2, también conocido como la cepa de Hong Kong
  • un virus de la influenza B conocido como la cepa Washington

Una persona también puede recibir una vacuna tetravalente o de cuatro componentes que protege contra un virus de influenza B adicional. En 2020-2021, esta se conoce como la cepa Phuket.

Para obtener más información y recursos para ayudarlo a usted y a sus seres queridos a mantenerse saludables en esta temporada de influenza, visite nuestro centro dedicado.

Formaldehído

El formaldehído, una sustancia química típicamente presente en el cuerpo humano, es un producto de la función digestiva saludable.

En dosis altas, el formaldehído es tóxico y potencialmente letal. Sin embargo, las pequeñas cantidades presentes en las vacunas contra la influenza son inofensivas.

El papel del formaldehído en una vacuna contra la gripe es inactivar las toxinas de los virus y bacterias que pueden contaminar la vacuna durante la producción.

Sales de aluminio

Las sales de aluminio son adyuvantes: ayudan al cuerpo a desarrollar una respuesta inmune más fuerte contra el virus en la vacuna. Esto permite a los científicos incluir cantidades más pequeñas de los virus de la influenza inactivados en estas vacunas.

Al igual que con el formaldehído y la mayoría de los ingredientes de las vacunas contra la gripe, la cantidad de aluminio presente es extremadamente pequeña.

Las sales de aluminio también se encuentran en el agua potable y en diversos productos para la salud, como antiácidos y antitranspirantes. No siempre están presentes en las vacunas contra la influenza, algunas de las cuales no contienen aluminio.

Timerosal

El timerosal es un conservante y evita que las vacunas se contaminen.

Este ingrediente solo está presente en viales multidosis, que contienen más de una dosis. Sin él, el crecimiento de bacterias y hongos es común en estos viales.

Los viales de dosis única, las jeringas precargadas y los aerosoles nasales no necesitan conservantes porque el riesgo de contaminación es muy bajo.

El timerosal se ha incluido de forma segura en las vacunas desde la década de 1930. Proviene de una forma orgánica de mercurio llamada etilmercurio, un compuesto seguro que, a diferencia de otras formas de mercurio, no permanece en el cuerpo.

El etilmercurio es diferente de la forma estándar de mercurio que puede causar enfermedades en grandes dosis, y también es diferente del mercurio que se encuentra en los mariscos, llamado metilmercurio, que puede permanecer en el cuerpo durante años.

Proteínas de huevo de gallina

Estas proteínas ayudan a que los virus crezcan antes de que entren en la vacuna.

Los virus de influenza inactivados presentes en las vacunas generalmente se cultivan dentro de huevos de gallina fertilizados, donde el virus se replica. Luego, los fabricantes separan el virus del huevo y lo incluyen en la vacuna.

Como resultado, la vacuna terminada puede contener pequeñas cantidades de proteínas de huevo.

Los CDC dicen que las personas con alergia al huevo pueden recibir la vacuna estándar contra la gripe, pero que esas alergias graves deben hacerlo en un entorno médico supervisado.

También se encuentran disponibles vacunas contra la gripe sin huevo.

Gelatina

La gelatina está presente en la vacuna contra la gripe como estabilizador: mantiene la vacuna efectiva desde el punto de producción hasta el momento de uso.

Los estabilizadores también ayudan a proteger la vacuna de los efectos dañinos del calor o la liofilización.

La mayoría de las vacunas contra la influenza utilizan gelatina a base de cerdo como estabilizador.

Antibióticos

Los antibióticos en las vacunas contra la influenza evitan que las bacterias crezcan durante la producción y el almacenamiento de los productos.

Las vacunas no contienen antibióticos que puedan provocar reacciones graves, como la penicilina. En cambio, contienen otras formas, como gentamicina o neomicina, que también es un ingrediente de muchos medicamentos tópicos, como lociones, ungüentos y gotas para los ojos.

Beneficios de las vacunas contra la influenza

Recibir una vacuna contra la influenza tiene varios beneficios, que incluyen:

  • Evitar que la persona y las personas que la rodean desarrollen la gripe.
  • Reducir el riesgo de hospitalización, especialmente entre niños y adultos mayores.
  • Proteger a los grupos vulnerables, incluidos los bebés, las personas mayores y las personas con enfermedades crónicas.
  • Proteger a las personas durante y después del embarazo al reducir tanto el riesgo de infecciones respiratorias agudas asociadas con la gripe como la probabilidad de que el bebé contraiga la gripe.
  • Prevención de complicaciones en personas con enfermedades crónicas.

Como ejemplo del último punto: la vacuna disminuye la tasa de problemas cardíacos importantes en personas con enfermedades cardíacas. También reduce la tasa de hospitalizaciones en personas con enfermedad pulmonar crónica y diabetes.

¿Quién debe evitar las vacunas contra la gripe?

Los CDC recomiendan que todas las personas mayores de 6 meses reciban la vacuna contra la influenza todos los años, aunque también brindan pautas sobre quién debe evitar la vacuna o tomar precauciones adicionales.

La edad, el estado de salud actual y pasado y las alergias a cualquier ingrediente de la vacuna contra la influenza son factores a considerar.

Los siguientes grupos no deben recibir la vacuna contra la influenza o pueden requerir precauciones adicionales:

  • bebés menores de 6 meses de edad
  • personas con alergias graves a cualquiera de los ingredientes, como gelatina o huevos
  • cualquier persona que haya tenido una reacción alérgica grave a una vacuna contra la gripe anterior
  • personas que han tenido el síndrome de Guillain-Barré
  • personas que no se sienten completamente saludables

Efectos secundarios de las vacunas contra la gripe

La vacuna contra la gripe no puede causar la gripe porque contiene virus inactivados o debilitados que ya no son variantes infecciosas o sintéticas fabricadas en laboratorio. Aprende más aquí.

Sin embargo, una vacuna contra la gripe puede causar leves síntomas similares a los de la gripe. Suelen aparecer poco después de la inyección y duran entre uno y dos días. Pueden incluir:

  • un dolor de cabeza
  • fiebre
  • náusea
  • dolores musculares

El efecto secundario más común es un ligero dolor o enrojecimiento en el brazo, en el lugar de la inyección.

En raras circunstancias, la vacuna contra la gripe puede provocar efectos secundarios graves, como reacciones alérgicas. Por lo general, estos ocurren entre unos minutos y horas después de la vacunación y son tratables.

Circulan muchos mitos sobre las vacunas, incluido el de que debilitan el sistema inmunológico, causan autismo o contienen toxinas peligrosas. Estas afirmaciones no se basan en evidencia científica.

Lea sobre los mitos contra la vacunación aquí.

Resumen

Las vacunas contra la gripe contienen varios ingredientes que trabajan juntos para garantizar que la vacuna sea segura y eficaz. Los ingredientes específicos varían ligeramente entre las vacunas.

Los ingredientes a menudo incluyen virus de influenza desactivados, sustancias químicas que estimulan la respuesta del cuerpo a la vacuna, conservantes para prevenir la contaminación y estabilizadores.

Los CDC recomiendan vacunarse contra la gripe en septiembre u octubre, pero será útil hacerlo en cualquier momento durante la temporada de gripe.

Cómo y dónde las personas reciben sus vacunas contra la gripe puede variar debido a la pandemia de COVID-19. Los CDC brindan más información sobre cómo encontrar una vacuna aquí.

none:  depresión alergia a la comida salud ocular - ceguera