Un mayor riesgo de accidente cerebrovascular puede seguir a la diabetes tipo 2 de mediana edad

Una nueva investigación sobre miles de gemelos en Suecia ha descubierto un vínculo significativo entre la diabetes tipo 2 en la mediana edad y el riesgo de accidente cerebrovascular y arterias cerebrales bloqueadas más adelante en la vida. Sin embargo, el vínculo no se aplica a las hemorragias cerebrales, que también pueden causar accidentes cerebrovasculares.

Una nueva investigación sugiere que tener diabetes tipo 2 en la mediana edad puede aumentar el riesgo de sufrir un derrame cerebral en el futuro.

Los accidentes cerebrovasculares son ataques graves en el cerebro que privan a las células nerviosas de oxígeno al interrumpir su suministro de sangre. Sin oxígeno, las células pronto comienzan a morir.

Investigadores de establecimientos en Suecia y China llevaron a cabo el nuevo estudio. Querían examinar la relación entre la diabetes tipo 2 de la mediana edad y la enfermedad cerebrovascular más adelante en la vida y averiguar si la genética y los antecedentes familiares desempeñaban un papel.

Definieron los antecedentes familiares como factores tales como "el estado socioeconómico compartido de la niñez y el entorno adolescente". Al estudiar a los gemelos, esperaban obtener información sobre estos posibles influenciadores.

Sin embargo, cuando analizaron los resultados, concluyeron que el vínculo entre la diabetes tipo 2 en la mediana edad y el riesgo de accidente cerebrovascular en el futuro era independiente de la genética y la crianza.

en un Diabetologia En el artículo, los autores señalan que los hallazgos "resaltan la necesidad de controlar la diabetes tipo 2 en la mediana edad para ayudar a prevenir el bloqueo o el estrechamiento de las arterias cerebrales en la vejez y reducir la incidencia de accidentes cerebrovasculares causados ​​por tales bloqueos".

Enfermedad cerebrovascular y diabetes tipo 2

La enfermedad cerebrovascular es un grupo de afecciones que afectan el suministro de sangre al cerebro. Hay dos tipos principales de enfermedad cerebrovascular, según lo que suceda con los vasos sanguíneos: isquémica y hemorrágica.

La enfermedad cerebrovascular isquémica es aquella que reduce el flujo sanguíneo. Esto puede suceder cuando un vaso sanguíneo se estrecha o sufre un bloqueo.

La enfermedad cerebrovascular hemorrágica es la pérdida de sangre cuando se rompe un vaso sanguíneo.

Si bien ambos tipos de enfermedades pueden provocar un accidente cerebrovascular, la gran mayoría de los accidentes cerebrovasculares son de tipo isquémico.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el accidente cerebrovascular y la diabetes son dos de las 10 principales causas de muerte en todo el mundo.

Las estimaciones mundiales para 2016 sugieren que el accidente cerebrovascular mató a casi 6 millones de personas y la diabetes mató a cerca de 1,6 millones ese año. La gran mayoría de las personas con diabetes tienen diabetes tipo 2.

Los autores del estudio explican que tanto la diabetes tipo 2 como la enfermedad cerebrovascular "son trastornos genéticos complejos y relacionados con el estilo de vida". Los científicos han implicado a los genes y la crianza en el desarrollo de ambos.

Sin embargo, lo que no está claro es si la genética y el entorno familiar también contribuyen a un vínculo potencial entre la diabetes tipo 2 y la enfermedad cerebrovascular.

Estudio analizó datos de gemelos

Los gemelos suelen compartir los mismos genes y tienen el mismo entorno antes del nacimiento y durante la infancia y la adolescencia. Esto los convierte en sujetos ideales para el estudio de enfermedades en las que los científicos quieren explorar el papel de los genes y los antecedentes familiares.

La última investigación incluyó a individuos del Registro Sueco de Gemelos. Este registro nacional, que se basa en el Karolinska Institutet, es el más grande de su tipo y se inició en la década de 1960.

El Karolinska Institutet administra regularmente lotes de cuestionarios a las personas incluidas en el registro. Uno de estos lotes fue un estudio Screening Across the Lifespan Twin (SALT) que recopiló datos entre 1998 y 2002 de gemelos mayores de 40 años.

El estudio reciente utilizó datos SALT de gemelos que aún estaban vivos a fines de 2014 y que no habían cumplido 60 años antes de esta fecha.

Los investigadores también excluyeron a cualquier persona que: tuviera diabetes tipo 1; desarrolló diabetes tipo 2 antes de los 40 años o después de los 60; desarrolló una enfermedad cerebrovascular antes de los 60 años; o que experimentó un mini accidente cerebrovascular o un ataque isquémico transitorio.

Este filtro dejó 33,086 individuos - 14,969 hombres y 18,117 mujeres - con datos SALT para el análisis. Además de la información demográfica habitual, como la edad, el sexo y el nivel educativo, el conjunto de datos incluía información sobre el uso de medicamentos, el tabaquismo, el consumo de alcohol, el peso, la altura y la similitud genética.

Al consultar el Registro Nacional de Pacientes de Suecia, los investigadores también pudieron averiguar qué individuos de la cohorte desarrollaron diabetes y enfermedad cerebrovascular.

Diabetes tipo 2 y riesgo de arterias estrechas

Al reunir toda la información, los investigadores encontraron que 1.248 (3,8% de la cohorte) tenían diabetes durante las edades de 40 a 59 años y 3.121 (9,4% de la cohorte) desarrollaron enfermedad cerebrovascular a los 60 años o más.

Cuando analizaron los resultados, el equipo descubrió que, en comparación con no tener diabetes, tener diabetes tipo 2 en la mediana edad estaba relacionado con el doble de riesgo de desarrollar arterias estrechas después de los 60 años.

El análisis también mostró que había un vínculo entre la diabetes tipo 2 en la mediana edad y un 30% más de riesgo de sufrir un bloqueo severo en una arteria cerebral, que a menudo resulta en un derrame cerebral.

Sin embargo, el análisis no encontró ningún vínculo entre la diabetes tipo 2 en la mediana edad y la enfermedad cerebrovascular hemorrágica, ya sea hemorragia intracerebral o hemorragia subaracnoidea, en la edad adulta.

Cuando realizaron el análisis, los investigadores eliminaron los efectos de las personas influyentes potenciales, como la edad, el sexo, el nivel de educación, el estado civil, el índice de masa corporal, el consumo de cigarrillos y alcohol, las enfermedades cardíacas y la presión arterial alta.

Utilizaron un "análisis de compatibilidad entre gemelos" para comparar datos de "pares de gemelos discordantes", es decir, pares en los que un gemelo tenía la afección y el otro no.

Buscando posibles explicaciones

El equipo sugiere que es probable que las explicaciones biológicas de un vínculo entre la diabetes tipo 2 y la enfermedad cerebrovascular sean complejas y poco claras.

Las personas con diabetes tipo 2 tienden a tener niveles anormales de grasas en la sangre. También pueden experimentar una tasa de aterogénesis mucho más rápida, una condición en la que las arterias desarrollan depósitos de grasa.

La alteración metabólica que surge de varios factores podría ser otra razón por la que la diabetes tipo 2 podría aumentar la probabilidad de enfermedad cerebrovascular. Estos factores pueden incluir aumento de azúcar en sangre y depósitos de grasa, inflamación, resistencia a la insulina y su efecto en cadena de aumento de la producción de insulina.

Para explicar la falta de un vínculo entre la diabetes tipo 2 y la enfermedad cerebrovascular hemorrágica, los investigadores sugieren que esto podría deberse a la forma en que la diabetes tipo 2 altera el revestimiento de los vasos sanguíneos.

Las personas con diabetes tipo 2 tienden a tener más células en el revestimiento de los vasos sanguíneos. Esta tendencia podría reducir la probabilidad de una ruptura y aumentar la posibilidad de un bloqueo.

El equipo señala dos inconvenientes principales de su estudio. La primera es que hubo un número insuficiente de pares de gemelos en los que solo un gemelo desarrolló enfermedad cerebrovascular. El segundo inconveniente era que no podían estar seguros de tener plenamente en cuenta los factores genéticos porque no distinguían entre gemelos idénticos y no idénticos.

Finalmente, debido a que los cuestionarios SALT no solicitaron datos sobre hábitos alimenticios y ejercicio, el equipo no pudo considerar estos factores en su análisis.

Los autores sugieren que, dados estos inconvenientes, "los estudios grandes y longitudinales de gemelos están justificados para una mayor aclaración".

none:  enfermería - partería enfermedades-infecciosas - bacterias - virus industria farmacéutica - industria biotecnológica