Cómo las emociones pueden afectar el crecimiento del tumor

¿Es posible para nosotros "decirle" al cerebro que estimule la respuesta inmune del cuerpo contra los tumores cancerosos? Los investigadores creen que la respuesta es "sí" y que se puede lograr manipulando la actividad del sistema de recompensa del cerebro.

Los investigadores investigan el vínculo entre nuestras emociones y nuestro sistema inmunológico. ¿Pueden sus hallazgos cambiar la atención al paciente con cáncer?

"La relación entre el estado emocional de una persona y el cáncer se ha demostrado en el pasado, pero principalmente en relación con sentimientos negativos como el estrés y la depresión y sin un mapa fisiológico del mecanismo de acción dentro del cerebro", dice la profesora Asya Rolls.

El profesor Rolls trabaja en la Facultad de Medicina de Rappaport en el Instituto de Tecnología Technion-Israel en Haifa.

A ella y sus colegas les ha desconcertado la idea de que las emociones, tal como las procesa el cerebro, podrían de alguna manera influir en el giro que pueden tomar los tumores cancerosos una vez que se alojan dentro del cuerpo.

Es intuitivo considerar que el estrés, la ansiedad y la depresión pueden tener un impacto negativo en la capacidad del cuerpo para combatir las enfermedades. Pero, ¿podrían las emociones positivas, o una simulación de tales emociones, reforzar la respuesta inmune?

"Varios investigadores", dice el profesor Rolls, "incluido el profesor David Spiegel de la Facultad de Medicina de la Universidad de Stanford [en California], han demostrado que una mejora en el estado emocional del paciente puede afectar el curso de la enfermedad". Pero, también agrega que "no estaba claro cómo sucedió esto".

Entonces, el profesor Rolls y su equipo decidieron realizar un estudio para explorar estos mecanismos y aprender más sobre cómo las emociones en el cerebro pueden influir en la forma en que el sistema inmunológico responde al cáncer.

En un artículo que se ha publicado en la revista Comunicaciones de la naturaleza, los investigadores informan lo que encontraron a través de su estudio reciente.

“Ahora presentamos un modelo fisiológico que puede explicar al menos parte de este efecto”, dice el profesor Rolls.

Un intrincado sistema de comunicación

La inmunoterapia, que tiene como objetivo estimular la respuesta del sistema inmunológico contra las células cancerosas, ha ido ganando terreno en la investigación del cáncer durante los últimos años.

"Sin embargo", prosigue el profesor Rolls, "la participación de las células inmunitarias en los procesos cancerosos es un arma de doble filo, porque ciertos componentes de estas células también apoyan el crecimiento tumoral".

“Lo hacen bloqueando la respuesta inmunológica y creando un entorno que es beneficioso para el crecimiento”, explica.

Pero, como explican los investigadores en el artículo recientemente publicado, los estudios existentes han sugerido que la actividad en el sistema de recompensa del cerebro puede ayudar a regular la forma en que funciona el sistema inmunológico.

Basándose en estas nociones, la profesora Rolls y sus colegas llevaron a cabo un estudio preclínico en el que experimentaron con la manipulación del sistema de recompensa del cerebro en modelos de ratón de melanoma (cáncer de piel) y cáncer de pulmón.

Específicamente, "apuntaron" a las neuronas liberadoras de dopamina que se encuentran en el área tegmental ventral (VTA) del cerebro, una región clave del sistema de recompensa. El VTA se comunica con el sistema límbico, una estructura cerebral encargada de procesar las emociones, entre otras cosas.

Y esto, como descubrió el equipo, interactúa con el sistema nervioso simpático, la red de neuronas y nervios que se encuentran en parte en el sistema nervioso central y en parte en el sistema nervioso periférico, que se sabe que regula la respuesta de lucha o huida.

Esta interacción, entonces, pareció extenderse al sistema inmunológico. "Activando artificialmente [el VTA]", explica el profesor Rolls, "podemos afectar el sistema nervioso y, a su vez, el sistema inmunológico".

El enfoque encoge los tumores cancerosos

Además, explican los investigadores, una vez que el sistema inmunológico se activa de esta manera, también parece crear una “memoria” más resistente de los agentes extraños a los que ha estado expuesto, lo que le permite responder de manera más eficiente a esos patógenos.

Cuando probaron estos efectos en modelos de ratón de melanoma y cáncer de pulmón, el equipo reveló que al estimular el VTA, el sistema inmunológico parecía responder más eficazmente a los tumores.

Los investigadores vieron que "después de 14 días de activación repetida de VTA", el tamaño del tumor se redujo en un 46,5 por ciento, en promedio, mientras que el peso del tumor disminuyó en un 52,4 por ciento, en promedio.

Aunque este estudio es preclínico y solo analizó los efectos de la estimulación del VTA en dos tipos de cáncer utilizando modelos de ratón, los investigadores creen que sus hallazgos podrían influir en la forma en que los profesionales de la salud ven el papel del estado mental y el bienestar emocional. tanto en el desarrollo como en el tratamiento de enfermedades como el cáncer.

"Comprender la influencia del cerebro en el sistema inmunológico", explica el coautor del estudio, el profesor Fahed Hakim, "y su capacidad para combatir el cáncer nos permitirá utilizar este mecanismo en tratamientos médicos".

"Diferentes personas reaccionan de manera diferente y podremos aprovechar este tremendo potencial de curación solo si obtenemos una comprensión profunda de los mecanismos".

Prof. Fahed Hakim

El profesor Rolls y sus colegas han estado investigando el papel de los estados emocionales y del sistema de recompensa del cerebro en la modulación de las respuestas inmunes durante algún tiempo.

A continuación, el profesor Rolls explica cuáles podrían ser los mecanismos involucrados, basándose en un estudio anterior que demostró cómo la activación del sistema de recompensa puede reforzar la respuesta del sistema inmunológico a las bacterias dañinas.

none:  urología - nefrología salud pública salud