Hiperventilación: causas y que hacer

La hiperventilación es una respiración rápida. En algunos casos, las personas que hiperventilan pueden respirar más profundamente de lo normal.

El cuerpo generalmente respira automáticamente, sin que la persona tenga que pensar en ello. En promedio, las personas toman entre 12 y 15 respiraciones por minuto.

Una frecuencia respiratoria normal permite que el oxígeno entre en los pulmones y que salga el dióxido de carbono. Si una persona hiperventila, altera el equilibrio de estos gases al eliminar demasiado dióxido de carbono del cuerpo.

Cuando los niveles de dióxido de carbono bajan, puede cambiar el pH de la sangre y provocar una afección llamada alcalosis, que puede hacer que una persona se sienta débil o desmayada.

En este artículo, obtenga más información sobre la hiperventilación, las posibles causas y cuándo consultar a un médico.

Síntomas

La hiperventilación puede causar la sensación de no recibir suficiente aire.

El síntoma principal de la hiperventilación es la respiración acelerada. La respiración rápida puede causar niveles bajos de dióxido de carbono en el cuerpo, lo que puede provocar síntomas adicionales.

Los síntomas que pueden ocurrir junto con la hiperventilación incluyen:

  • aturdimiento
  • entumecimiento u hormigueo en los dedos
  • un corazón palpitante
  • una sensación de que el aire no llega a los pulmones
  • un dolor de cabeza
  • ansiedad

Causas

La hiperventilación no es una enfermedad. En cambio, es un síntoma de otra condición o el resultado de una angustia emocional.

Las posibles causas de hiperventilación incluyen:

Miedo, pánico o estrés

Una de las causas más comunes de hiperventilación es la angustia emocional, que incluye pánico, miedo o ansiedad. Un estudio de personas que experimentaban hiperventilación encontró que el síntoma adicional más común era el miedo.

Aproximadamente la mitad de las personas en el estudio también tenían una condición psiquiátrica. Algunos médicos se refieren a la hiperventilación debida a las emociones como "síndrome de hiperventilación".

Infección

Algunos tipos de infecciones en el cuerpo pueden provocar hiperventilación. Infecciones como la neumonía pueden causar hinchazón y acumulación de líquido en los pulmones, lo que podría provocar una respiración acelerada.

Lesión craneal

El cerebro juega un papel fundamental en el control de la respiración. Si una persona tiene una lesión en la cabeza, puede provocar cambios en la frecuencia respiratoria, incluida la hiperventilación.

Los síntomas adicionales de una lesión en la cabeza incluyen dolor de cabeza, náuseas y confusión. Cualquier persona con una lesión grave en la cabeza debe consultar a un médico de inmediato.

Enfermedades pulmonares

Ciertas enfermedades pulmonares, como la enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC) y el asma, pueden dificultar la respiración. Las vías respiratorias pueden estrecharse, lo que hace que alguien trabaje más para que el aire ingrese a los pulmones, lo que podría provocar una respiración rápida.

Si una enfermedad pulmonar causa hiperventilación, los síntomas también pueden incluir sibilancias, dolor de pecho y tos.

Cetoacidosis diabética

La cetoacidosis diabética es una complicación de la diabetes. Puede ocurrir si el cuerpo no tiene suficiente insulina para producir energía y en su lugar quema grasa.

Si el cuerpo depende de las grasas durante demasiado tiempo, los subproductos llamados cetonas pueden acumularse en el cuerpo. La hiperventilación es uno de los síntomas de la cetoacidosis diabética. Otros síntomas incluyen náuseas, sed excesiva y micción frecuente.

Alta altitud

Cuando una persona se encuentra a gran altura, la presión del aire y el nivel de oxígeno disminuyen, lo que puede dificultar la respiración.

A gran altura, los pulmones tienen que trabajar más para llevar oxígeno al cuerpo. A una altitud de alrededor de 8,000 pies, un nivel bajo de oxígeno puede provocar problemas respiratorios, incluida la hiperventilación.

En algunas personas, la hiperventilación puede comenzar en alturas inferiores a los 8.000 pies. Por ejemplo, las personas con asma pueden tener problemas respiratorios en altitudes más bajas.

Diagnóstico

Un médico puede recomendar una radiografía para diagnosticar la causa de la hiperventilación.

La hiperventilación tiene muchas causas posibles, por lo que es esencial que un médico revise todos los síntomas de una persona. Pueden realizar un examen físico y preguntarle a una persona sobre su historial médico.

Una radiografía de tórax y análisis de sangre pueden ayudar a diagnosticar algunas causas de hiperventilación, como infecciones.

Una prueba de gasometría arterial mide la cantidad de oxígeno y dióxido de carbono en la sangre. Esta prueba puede determinar si la hiperventilación ha reducido los niveles de dióxido de carbono en la sangre.

Tratamiento

El tratamiento para la hiperventilación está destinado a ralentizar la respiración rápida y devolver la frecuencia a la normalidad.

Un médico intentará tratar la causa subyacente de la hiperventilación para evitar que suceda en el futuro. Por ejemplo, el tratamiento de afecciones físicas que causan hiperventilación, como la cetoacidosis diabética, hará que la frecuencia respiratoria vuelva a la normalidad.

En los casos en que la hiperventilación se debe a problemas fisiológicos, como miedo, ansiedad o ataques de pánico, el tratamiento puede incluir:

  • medicamentos contra la ansiedad
  • terapia cognitivo-conductual (TCC)
  • terapia de conversación o asesoramiento

Remedios caseros

Si la hiperventilación es leve y ocurre debido a la ansiedad o el estrés, el tratamiento en el hogar puede ser suficiente para que la frecuencia respiratoria de una persona vuelva a la normalidad.

Los remedios caseros que pueden ayudar a tratar la hiperventilación incluyen:

  • Respiración abdominal, en la que una persona se concentra en respirar desde el diafragma en lugar de hacerlo desde el pecho.
  • Respiración por las fosas nasales, donde una persona alterna entre bloquear una fosa nasal y respirar por la otra.
  • Acuéstese, quítese la ropa apretada, como cinturones, corbatas o sujetadores ajustados, y concéntrese en relajarse.
  • Probar la meditación para concentrarse en ralentizar la respiración.

Cuándo buscar atención de emergencia

Una persona debe buscar atención de emergencia la primera vez que experimenta hiperventilación.

En algunos casos, es difícil determinar si la hiperventilación se debe a una afección médica o al estrés emocional.

Si la hiperventilación es grave o si es la primera vez que una persona la experimenta, lo mejor es buscar atención médica de emergencia.

Si los siguientes síntomas acompañan a la hiperventilación, busque atención de urgencia:

  • Dolor de pecho
  • Confusión
  • fiebre
  • labios, piel o dedos azules o grisáceos
  • desmayo

Resumen

Una amplia variedad de problemas emocionales y físicos pueden causar hiperventilación. Algunas condiciones que conducen a la hiperventilación, como la cetoacidosis diabética, son una emergencia médica.

Sin embargo, las causas graves o potencialmente mortales de hiperventilación suelen presentarse con síntomas adicionales.

Si una persona está hiperventilando, es esencial que intente mantener la calma y utilizar métodos de atención domiciliaria, como la respiración por las fosas nasales o la respiración abdominal, para reducir la frecuencia respiratoria y volver a la normalidad.

En los casos en que la hiperventilación se debe a una afección médica, el tratamiento del problema subyacente generalmente estabiliza la respiración de una persona.

En los casos en que la hiperventilación tiene una causa emocional, puede resultar útil aprender métodos para reducir y controlar el estrés.

Cualquiera sea la causa de la hiperventilación, es vital consultar a un médico para encontrar una opción de tratamiento eficaz.

none:  diabetes salud de los hombres estreñimiento