Infertilidad y depresión: síntomas y afrontamiento

La infertilidad puede ser angustiosa y muchas personas experimentan episodios de estrés, tristeza o sentimientos de desesperanza. Algunas personas con infertilidad se deprimen.

La investigación de 2015 encontró una alta prevalencia de trastorno depresivo mayor en personas que estaban recibiendo tratamiento para la infertilidad.

En este artículo, obtenga más información sobre la infertilidad y la depresión, así como los síntomas y las opciones de tratamiento.

¿Cómo se relaciona la infertilidad con la depresión?

Las personas con infertilidad pueden tener riesgo de depresión.

Si bien los médicos han comprendido durante mucho tiempo que la infertilidad es un problema médico, la vergüenza y el secreto siguen siendo frecuentes entre las personas con infertilidad. Esto puede dificultar la búsqueda de ayuda de amigos y familiares.

No quedar embarazada después de intentarlo durante un período prolongado puede ser profundamente decepcionante y frustrante, especialmente sin el apoyo de sus seres queridos.

La investigación de 2010 encontró que la depresión puede evitar que las personas busquen tratamiento para la infertilidad.

Aunque muchas personas con problemas de fertilidad pueden tener un hijo después del tratamiento, como la fertilización in vitro (FIV), la ansiedad sobre si el tratamiento funcionará también puede socavar la salud mental de una persona.

Algunas de las razones por las que las personas con infertilidad luchan contra la depresión incluyen:

  • Estrés. La infertilidad puede ser una experiencia estresante, especialmente cuando hay mucha presión sobre alguien para que quede embarazada.
  • Condiciones médicas. Varios problemas médicos que pueden causar infertilidad, como el síndrome de ovario poliquístico (SOP), también pueden aumentar el riesgo de depresión. Un estudio de 2010 encontró tasas más altas de depresión y ansiedad en mujeres con síndrome de ovario poliquístico.
  • Los desafíos emocionales y físicos del tratamiento. Un pequeño ensayo de 2014 de mujeres que buscaban tratamiento para la infertilidad o servicios para preservar la fertilidad encontró que su ansiedad y depresión empeoraban a medida que avanzaba el tratamiento.
  • Efectos secundarios del tratamiento. Muchos medicamentos para la fertilidad implican el uso de hormonas. A veces, estas hormonas pueden afectar el estado de ánimo de una persona, aumentando el riesgo de depresión.

Cualquiera puede sufrir depresión debido a la infertilidad.

Síntomas

La depresión puede provocar cambios en los hábitos de sueño.

No es inusual sentirse triste o incluso deprimido ocasionalmente. Sin embargo, cuando estos sentimientos persisten con el tiempo y afectan la calidad de vida de una persona, es posible que esté experimentando depresión.

Una persona puede recibir un diagnóstico de depresión cuando tiene cinco o más de los siguientes síntomas:

  • estado de ánimo deprimido durante la mayor parte del día la mayoría de los días
  • Pérdida de interés en la mayoría de las actividades, incluso aquellas que alguna vez disfrutó una persona.
  • Pérdida o aumento de peso que no se deba a una dieta deliberada o una condición de salud.
  • dormir demasiado o muy poco
  • sentirse físicamente agitado o lento la mayoría de los días
  • tener poca energía la mayoría de los días
  • sentirse inútil, culpable o avergonzado
  • dificultad para pensar con claridad o concentrarse
  • pensamientos frecuentes de muerte o suicidio

Para que un médico diagnostique la depresión, los síntomas de una persona no deben deberse a medicamentos o al abuso de sustancias. Un médico también debe evaluar a alguien por otras afecciones de salud mental.

Si otra condición explica con mayor precisión los síntomas de una persona, entonces un médico puede diagnosticarla con esa condición en lugar de depresión.

Cuando ver a un doctor

Las personas con infertilidad que experimentan depresión deben buscar tratamiento para ambas afecciones. Aunque la infertilidad puede ser la causa de la depresión, también es esencial tratar los problemas de salud mental.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), las personas que no pueden quedar embarazadas después de intentarlo durante 12 meses o más deben considerar hablar con un médico sobre la infertilidad.

Sin embargo, las mujeres mayores de 35 años deben consultar a un médico si no han podido quedar embarazadas después de 6 meses de intentarlo. Las parejas con antecedentes de infertilidad, las mujeres con períodos irregulares y las personas con problemas médicos crónicos, como diabetes, deben consultar a un médico antes de comenzar a intentar quedar embarazadas.

Un médico de familia puede derivar a los hombres a un urólogo y a las mujeres a un ginecólogo. A veces, un médico derivará a alguien a un endocrinólogo reproductivo u otro especialista en infertilidad.

Si los síntomas de la depresión dificultan el funcionamiento de una persona en el hogar, el trabajo o la escuela, o hacen que la búsqueda de tratamiento para la infertilidad parezca imposible, debe buscar ayuda.

La desesperanza de la depresión puede hacer que las personas piensen que el tratamiento no funcionará. Sin embargo, esto también puede ser un síntoma de depresión. El tratamiento puede aliviar los síntomas de la depresión y mejorar la calidad de vida de una persona, y a menudo lo hace.

Tratamiento

El asesoramiento puede ayudar a tratar la depresión relacionada con la infertilidad.

Hay muchos medicamentos disponibles que pueden tratar la depresión. Los antidepresivos vienen en muchas formas, incluidos los inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina (ISRS), los antidepresivos tricíclicos, los moduladores de la serotonina y los inhibidores de la monoaminooxidasa.

Algunas personas pueden necesitar probar varios medicamentos diferentes antes de encontrar uno que les funcione bien. Ser honesto con un médico sobre los efectos secundarios es esencial, ya que es posible que el médico pueda cambiar la dosis o el tipo de medicamento.

La terapia también es una forma eficaz de tratar la depresión. Cuando una persona está en terapia, puede discutir sus sentimientos sobre la infertilidad, establecer metas e identificar estrategias para mejorar su relación. Algunas parejas encuentran que la infertilidad daña su relación, por lo que asistir juntos a terapia también puede ayudar.

Para la mayoría de las personas, la medicación y la terapia juntas ofrecen los mejores resultados de tratamiento. También es importante un estilo de vida saludable, como llevar una dieta nutritiva y hacer ejercicio con regularidad.

Algunas parejas descubren que un pasatiempo nuevo o una actividad compartida pueden ayudar. Cuando se trata de problemas de fertilidad, es fácil concentrarse únicamente en quedar embarazada y descuidar otros aspectos de la relación.

Probar nuevas actividades, tener cosas nuevas que esperar y desarrollar intereses compartidos puede ayudar a reequilibrar la vida de una pareja.

Apoyo

Aunque la infertilidad es común, puede sentirse aislada. Según los CDC, alrededor del 6 por ciento de las mujeres de 15 a 44 años no quedan embarazadas después de un año de intentarlo. Sin embargo, la infertilidad no tiene por qué durar para siempre y el tratamiento permite que muchas personas continúen teniendo bebés sanos.

Puede ser útil encontrar el apoyo de otras personas con experiencias similares. Pueden ofrecer recursos para manejar el estrés, mantener una relación funcionando bien y asegurarles a las personas que no están solas.

RESOLVE, la Asociación Nacional de Infertilidad, puede ayudar a las personas a encontrar un grupo de apoyo local. Los grupos en línea, como los grupos privados de Facebook y los foros de mensajes sobre fertilidad, también pueden ofrecer apoyo.

none:  hipotiroideo golpe esclerosis múltiple