Convulsiones nocturnas: todo lo que necesita saber

Las convulsiones nocturnas son convulsiones que ocurren mientras una persona está dormida. Pueden causar un comportamiento nocturno inusual, como despertarse sin motivo u orinar mientras duerme, así como sacudidas y temblores del cuerpo.

Las convulsiones nocturnas suelen ser un tipo de convulsión llamada convulsión tónico-clónica. La mayoría de las personas con convulsiones nocturnas de este tipo padecen epilepsia.

En este artículo, obtenga más información sobre las convulsiones nocturnas, incluidas las causas, los síntomas y los tratamientos.

¿Qué es una convulsión nocturna?

Las convulsiones nocturnas pueden causar espasmos y sacudidas del cuerpo durante la noche.

Las convulsiones nocturnas son raras y generalmente significan que una persona tiene epilepsia.

Varias sustancias químicas desencadenan una actividad eléctrica regular que juega un papel en el pensamiento, el movimiento y otras funciones cerebrales cotidianas. Durante una convulsión, una oleada repentina de actividad eléctrica inusual hace que una persona pierda el control de algunas de estas funciones.

Hay muchos tipos diferentes de convulsiones, pero la mayoría de las convulsiones nocturnas son tónico-clónicas. Los médicos solían llamar a las convulsiones tónico-clónicas convulsiones de gran mal. Por lo general, duran menos de 5 minutos.

Durante la fase tónica, los músculos de una persona se ponen rígidos. Esto puede hacer que se muerdan la lengua o pierdan el control de la vejiga o los intestinos.

Durante la fase clónica, sus músculos pueden contraerse. Inmediatamente después de la convulsión, puede ser difícil despertar a la persona.

La falta de sueño es un desencadenante común de convulsiones entre las personas con epilepsia, por lo que las convulsiones nocturnas que interrumpen el sueño pueden aumentar el riesgo de nuevas convulsiones.

Síntomas

Durante una convulsión nocturna, una persona puede:

  • gritar o hacer ruidos inusuales, especialmente justo antes de que los músculos se tensen
  • de repente parece muy rígido
  • mojar la cama
  • contracción o tirón
  • morderse la lengua
  • caerse de la cama
  • será difícil despertar después de la convulsión
  • estar confundido o mostrar otros comportamientos inusuales después de una convulsión
  • despierta de repente sin razón aparente

No todas las personas con convulsiones nocturnas saben que las padecen. A veces, el único síntoma es un dolor de cabeza o un hematoma al despertar.

Después de una convulsión, una persona puede sentirse agotada o con falta de sueño. Esto puede hacer que se sientan somnolientos o irritables durante el día.

Las convulsiones nocturnas generalmente ocurren justo después de que una persona se duerme, justo antes de despertarse o inmediatamente después de despertarse.

Causas

La genética es una posible causa de epilepsia.

La epilepsia puede provocar convulsiones nocturnas. La epilepsia es un término general que se refiere a muchos tipos diferentes de trastornos convulsivos.

Saber que una persona tiene epilepsia no explica por qué tiene convulsiones. Los médicos diagnostican a una persona con epilepsia si tiene dos o más convulsiones que no se deben claramente a otra cosa, como fiebre o abstinencia de alcohol.

Algunas posibles causas de la epilepsia incluyen:

  • genética
  • Trauma de la cabeza
  • una infección cerebral
  • accidentes cerebrovasculares, malformaciones de los vasos sanguíneos y tumores

Ciertos tipos de epilepsia tienen más probabilidades de causar convulsiones nocturnas. Incluyen:

  • Despertar convulsiones tónico-clónicas
  • epilepsia rolándica benigna infantil
  • Síndrome de Landau-Kleffner
  • epilepsia del lóbulo frontal
  • epilepsia mioclónica juvenil

Diagnóstico

Distinguir las convulsiones nocturnas de otras conductas del sueño, como el sonambulismo o los terrores nocturnos, puede ser un desafío.

Las personas que viven solas pueden despertarse cansadas, pero sin saber que tienen convulsiones. Si una persona no experimenta convulsiones durante el día, es posible que no sepa que está en riesgo de sufrir convulsiones nocturnas.

Una persona que tiene un comportamiento nocturno inusual, dolores de cabeza por la mañana o cambios de humor inexplicables debe consultar a un médico.

Los médicos generalmente diagnostican la epilepsia con un electroencefalograma (EEG), que es una prueba que mide la actividad eléctrica en el cerebro. En algunos casos, un médico puede recomendar una resonancia magnética o una tomografía computarizada para ver si hay un área de lesión cerebral o un tumor en el cerebro.

Cuando una persona solo experimenta convulsiones nocturnas o no está segura de si sus experiencias nocturnas son convulsiones, un médico puede recomendar un estudio del sueño. Los estudios del sueño pueden descartar otros problemas, como la apnea del sueño.

Convulsiones nocturnas en niños.

Varios tipos de epilepsia infantil pueden causar convulsiones nocturnas.

La epilepsia rolándica benigna, la forma más común de epilepsia infantil, suele desaparecer en la edad adulta. El síntoma principal son las convulsiones nocturnas.

Los niños con esta forma de epilepsia también pueden tener migrañas o problemas de comportamiento. La mayoría de los niños con esta forma de epilepsia tienen antecedentes familiares de convulsiones.

La epilepsia mioclónica juvenil, a veces llamada síndrome de Janz, generalmente comienza en la adolescencia y las convulsiones pueden ser breves al principio. Los médicos no saben qué causa este tipo de epilepsia, pero puede ser genético.

No todas las convulsiones nocturnas en los niños significan que el niño tiene epilepsia. Entre el 2% y el 5% de los niños menores de 5 años en los Estados Unidos experimentan convulsiones febriles, que ocurren cuando tienen fiebre.

Las convulsiones febriles suelen ser inofensivas y, por lo general, se resuelven una vez que cede la fiebre. Sin embargo, es fundamental acudir al médico para descartar otras causas, como una lesión cerebral o una infección.

Tratamiento y prevención

Los medicamentos anticonvulsivos pueden ayudar a prevenir las convulsiones nocturnas.

Las convulsiones nocturnas son potencialmente peligrosas y aumentan el riesgo de morir de epilepsia. Tener una convulsión mientras duerme también puede hacer que una persona sea propensa a sufrir lesiones.

Las personas que experimentan convulsiones nocturnas tienen más probabilidades de sufrir niveles bajos de oxígeno en sangre durante y después de la convulsión. También es más probable que continúen experimentando una actividad cerebral inusual después de la convulsión.

Si bien esto puede ser aterrador, la epilepsia generalmente se puede tratar. Controlar las convulsiones reduce en gran medida el riesgo de complicaciones de una persona.

El tratamiento adecuado depende del tipo de convulsión que tenga una persona, la causa y otros factores de salud. Los posibles tratamientos incluyen:

  • medicamentos anticonvulsivos, como fenitoína
  • evitar los desencadenantes de convulsiones, como la falta de sueño
  • una dieta alta en grasas, baja en carbohidratos o cetogénica
  • un estimulador del nervio vago o implante quirúrgico que envía impulsos eléctricos al cerebro

El seguimiento de los síntomas y los desencadenantes puede ayudar a identificar cualquier patrón en los síntomas y si el plan de tratamiento está funcionando.

Las personas que tienen convulsiones nocturnas también pueden querer tomar medidas para prevenir lesiones. Estos pueden incluir:

  • elegir un somier bajo o colocar el colchón en el suelo
  • poner una colchoneta de seguridad, como las de gimnasia, en el suelo junto a la cama
  • usar lámparas de pared en lugar de lámparas de mesa
  • mantener los muebles alejados de la cama
  • usar un monitor de convulsiones nocturnas que alerta a un ser querido cuando una persona tiene una convulsión

Resumen

Las convulsiones nocturnas son potencialmente peligrosas. Para las personas sin antecedentes de convulsiones, pueden ser el primer signo de epilepsia.

No importa cuántas convulsiones nocturnas tenga una persona o qué medicamento tome, es vital consultar a un médico de inmediato para detectar cualquier síntoma de convulsiones nocturnas.

Controlar las convulsiones nocturnas puede reducir significativamente el riesgo de complicaciones de la epilepsia. Un diagnóstico completo también puede descartar otras causas de síntomas preocupantes durante la noche.

none:  cardiovascular - cardiología enfermedad de Huntington cáncer colonrectal