El horario regular de sueño probablemente beneficie la salud metabólica

Tener un patrón regular de acostarse y despertarse podría proteger la salud metabólica. Un nuevo estudio ha relacionado el hábito con una menor probabilidad de desarrollar factores de riesgo que componen el síndrome metabólico, como presión arterial alta, obesidad y colesterol alto.

Tener un patrón de sueño regular puede mantener a raya el síndrome metabólico.

El síndrome metabólico es un conjunto de condiciones de salud que pueden aumentar el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2, accidente cerebrovascular, enfermedad cardíaca y otras enfermedades graves.

Los investigadores del último estudio analizaron la relación entre la variabilidad del patrón de sueño y el desarrollo de factores de riesgo metabólico en 2.003 personas de entre 45 y 84 años.

Descubrieron que por cada 1 hora de variación diaria en la hora de acostarse o la duración del sueño, había un aumento del 27% en el riesgo de desarrollar factores de riesgo metabólico.

El Instituto Nacional del Corazón, los Pulmones y la Sangre (NHLBI), que forma parte de los Institutos Nacionales de Salud, financió el estudio, que aparece en la revista Cuidado de la diabetes.

"Muchos estudios previos", dice el autor correspondiente del estudio Tianyi Huang, que trabaja como epidemiólogo en el Brigham and Women’s Hospital en Boston, MA, "han demostrado el vínculo entre la insuficiencia de sueño y un mayor riesgo de obesidad, diabetes y otros trastornos metabólicos".

Sin embargo, lo que estos estudios no aclararon fue si la irregularidad en el patrón de la hora de acostarse y la duración del sueño también podría ser un factor.

"Nuestra investigación muestra que, incluso después de considerar la cantidad de horas que duerme una persona y otros factores del estilo de vida, cada 1 hora de diferencia entre la hora de acostarse o la duración de una noche de sueño multiplica el efecto metabólico adverso". Añade Huang.

Síndrome metabólico y factores de riesgo.

Hay cinco factores de riesgo que componen el síndrome metabólico.

Una persona puede tener un solo factor de riesgo, pero es más probable que si tiene uno, también tenga más. Un médico diagnosticará el síndrome metabólico cuando haya tres o más factores de riesgo.

Para el estudio reciente, los investigadores basaron sus definiciones de los factores de riesgo metabólico en el informe del Panel III de Tratamiento de Adultos del Programa Nacional de Educación sobre el Colesterol (NCEP / ATPIII). Brevemente, estos fueron:

    • Cintura igual o mayor a 102 centímetros (cm) o 40,2 pulgadas para un hombre y 88 cm (34,6 pulgadas) y más grande para una mujer.
    • Nivel de triglicéridos en sangre de 150 miligramos por decilitro (mg / dl) o más.
    • Nivel de colesterol HDL inferior a 40 mg / dl para hombres o inferior a 50 mg / dl para mujeres.
    • Presión arterial igual o superior a 130/85 milímetros de mercurio (mm Hg) o en tratamiento para la hipertensión arterial.
    • Glucosa en sangre en ayunas igual o superior a 100 mg / dl o recibiendo tratamiento para la diabetes.

    El tamaño de la cintura es una medida de la obesidad central. Tener demasiada grasa alrededor del área del estómago puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca más que tener demasiada grasa alrededor de las caderas u otras partes del cuerpo.

    El HDL ayuda a eliminar el colesterol de las arterias. Si no hay suficiente, puede aumentar el riesgo de enfermedad cardíaca.

    La presión arterial es la presión sobre las paredes de las arterias que resulta del bombeo de sangre del corazón. Si esto aumenta y se mantiene, puede ayudar a que se acumule placa en las arterias, lo que provoca daño cardíaco.

    Cuando la glucosa en sangre en ayunas alcanza los 100 mg / dl, puede ser una señal temprana de diabetes. El riesgo de enfermedad cardíaca y otras afecciones cardiovasculares aumenta sustancialmente con la diabetes.

    Fuerte sugerencia de un vínculo causal

    Los investigadores utilizaron datos sobre hombres y mujeres que participaron en el estudio multiétnico de aterosclerosis patrocinado por el NHLBI.

    Entre 2010 y 2013, los participantes usaron rastreadores de muñeca de actigrafía durante 7 días. Estos dispositivos registraron 1 semana de actividad diurna y del sueño. En ese momento, los hombres y las mujeres también llevaban un diario del sueño y completaban cuestionarios sobre sus estilos de vida, hábitos de sueño y otra información de salud.

    La mediana de seguimiento fue de 6 años hasta 2016 y 2017, tiempo durante el cual los investigadores notaron cualquier "anomalía metabólica".

    Michael Twery es director del Centro Nacional de Investigación de Trastornos del Sueño del NHLBI. Dice que una de las fortalezas del estudio es el hecho de que utilizó "métricas objetivas" y un tamaño de muestra grande y "diverso".

    Entre otras fortalezas que señala, se encuentran que el estudio no solo tomó una instantánea de los "factores actuales"; Realizó un "análisis prospectivo" a lo largo del tiempo que permitió a los investigadores "evaluar si los patrones de sueño irregular podrían estar relacionados con futuras anomalías metabólicas".

    El análisis mostró que los individuos con la mayor variación en la hora de acostarse y el número de horas que dormían eran también los que tenían más probabilidades de tener factores de riesgo metabólico. Además, el vínculo parecía ser independiente de la duración media del sueño.

    Cuando observaron los datos de seguimiento, los investigadores encontraron la misma conexión. Los participantes con la mayor variación en sus horas de acostarse y la duración del sueño también fueron los que tenían más probabilidades de desarrollar afecciones metabólicas más adelante.

    Si bien no lo prueba, los autores sostienen que este resultado refuerza el argumento de que existe un vínculo causal entre los patrones de sueño irregulares y el síndrome metabólico.

    "Nuestros resultados sugieren que mantener un horario de sueño regular tiene efectos metabólicos beneficiosos", dice la coautora del estudio Susan Redline, que trabaja como médica senior en la División de Trastornos Circadianos y del Sueño en el Hospital Brigham and Women.

    "Este mensaje puede enriquecer las estrategias de prevención actuales para las enfermedades metabólicas que se centran principalmente en promover el sueño suficiente y otros estilos de vida saludables".

    Susan Redline

    none:  ojo seco dispositivos médicos - diagnóstico herpes