Dirigirse a una hormona puede ayudar a tratar el cáncer de intestino

Los científicos en España han descubierto un mecanismo que promueve el cáncer de intestino relacionado con la inflamación y podría ofrecer nuevos objetivos de tratamiento.

Es posible que los investigadores hayan encontrado un nuevo objetivo de tratamiento para el cáncer de intestino.

El hallazgo se refiere a la actividad de la proteína de señalización p38 en las células mieloides del sistema inmunológico y la de IGF-1, que es una hormona desencadenada por p38.

Gran parte del trabajo se realizó en ratones que habían sido modificados genéticamente para desarrollar inflamación intestinal aguda y persistente.

Los investigadores, dirigidos por Angel R. Nebreda, profesor de ICREA con sede en el Instituto de Investigación en Biomedicina de Barcelona, ​​España, concluyen que podría afectar la forma en que los médicos evalúan las biopsias y las opciones de tratamiento.

En un artículo de estudio ahora publicado en la revista Medicina Molecular EMBO, los autores proponen que “las decisiones sobre la terapia deben tener en cuenta las condiciones inflamatorias y los niveles de IGF-1 en biopsias de pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales o cáncer asociado a colitis”.

Cáncer de intestino, inflamación e inmunidad

El cáncer de intestino, que también se conoce como cáncer colorrectal o cáncer de colon, es ahora el "tercer cáncer más común en todo el mundo". Las estimaciones sugieren que alrededor de 1,4 millones de personas son diagnosticadas con la enfermedad cada año.

En los Estados Unidos, es la segunda causa más común de muerte por cánceres que "afectan tanto a hombres como a mujeres".

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es una afección a largo plazo que inflama el intestino. Es un factor de riesgo conocido de cáncer de intestino.

Hay dos tipos principales de EII: la enfermedad de Crohn, que puede inflamar cualquier parte del tracto gastrointestinal entre la boca y el ano; y colitis ulcerosa, que afecta principalmente al colon.

El trabajo del sistema inmunológico es encontrar y eliminar amenazas. Estos pueden presentarse en muchas formas, incluidas bacterias, virus, hongos y otros agentes.

Sin embargo, los investigadores explican que la evolución de la asociación entre los mamíferos y sus microbios intestinales ha llevado a un delicado equilibrio, al que llaman "tolerancia intestinal", entre la activación inmunitaria y la supresión.

Cuando este equilibrio se altera, se desarrollan enfermedades como la EII. La naturaleza de la interrupción es compleja y no se comprende completamente, especialmente a nivel molecular.

Células mieloides y señalización

Los autores citan ejemplos en los que las moléculas de señalización conocidas como citocinas pueden desempeñar un papel tanto en la reparación del revestimiento intestinal como en la promoción de tumores.

Decidieron estudiar las células mieloides, porque son el tipo principal de glóbulos blancos que ingresan a los tumores y "se sabe que apoyan" su formación y desarrollo.

Los investigadores estaban particularmente interesados ​​en la proteína p38; Si bien se sabía que estaba involucrado en el reclutamiento de células inmunes y en el apoyo al desarrollo de tumores, los mecanismos subyacentes eran poco conocidos.

Al estudiar roedores que habían sido diseñados para desarrollar inflamación intestinal, encontraron que la señalización de p38 en las células mieloides "juega un papel clave en el cáncer de colon asociado a la inflamación".

Cuando suprimieron p38, tanto químicamente como mediante el silenciamiento de genes, los científicos descubrieron que se reclutaban menos células inflamatorias en el colon.

También se encontró que la “carga tumoral” había disminuido.

IGF-1 podría ser un objetivo adecuado

Tras una investigación adicional, los investigadores encontraron que IGF-1, una hormona similar a la insulina activada por p38, podría ser un objetivo adecuado en "enfermedades intestinales asociadas con la inflamación".

Esto sería "preferiblemente" en los casos en que las biopsias hayan detectado "infiltración inflamatoria" y "niveles de IGF-1".

Estudios anteriores han relacionado el IGF-1 con el cáncer y la EII. Estos han sugerido que la hormona altera el sistema inmunológico y juega un papel "multifuncional" en el "microambiente tumoral", señalan los autores.

Los hallazgos pueden explicar algunos de los "resultados decepcionantes" observados en ensayos de fármacos que bloquean la p38 en pacientes con enfermedades inflamatorias intestinales y un mayor riesgo de cáncer de colon.

Se podrían lograr mejores resultados dirigiéndose específicamente a p38 en células mieloides. "Nuestro estudio", escriben los autores, "demuestra que la capacidad de las células mieloides para mejorar la tumorigénesis está determinada por la proteína p38".

"En particular, hemos identificado una contribución importante de la hormona IGF-1, que es activada por p38 en las células mieloides".

Prof. Angel R. Nebreda

none:  oído-nariz-y-garganta sistema inmunológico - vacunas pediatría - salud infantil