Comprender y tratar la neuropatía alcohólica

La neuropatía alcohólica es una afección grave causada por el consumo excesivo de alcohol. El daño a los nervios conduce a sensaciones inusuales en las extremidades, movilidad reducida y pérdida de algunas funciones corporales. Reconocer los síntomas y buscar tratamiento temprano puede reducir el riesgo de discapacidad permanente.

En este artículo, analizamos qué es la neuropatía alcohólica, qué la causa y cómo se puede sentir. También exploramos cómo se diagnostica y se trata la afección.

¿Qué es la neuropatía alcohólica?

Los nervios periféricos pueden dañarse al beber cantidades excesivas de alcohol.

Una persona que bebe alcohol en exceso puede comenzar a sentir una sensación de hormigueo en las extremidades. Esto sucede cuando el alcohol ha dañado los nervios periféricos.

Estos nervios conectan el cerebro y la médula espinal con los músculos, las extremidades y los órganos sensoriales. A través de los nervios periféricos, el cerebro puede controlar el cuerpo y recibir información sensorial.

Cuando el alcohol es responsable del daño a los nervios periféricos, una persona tiene neuropatía alcohólica. Las personas que beben mucho de forma regular corren el riesgo de desarrollar esta afección.

Algunos investigadores estiman que el 65 por ciento de las personas en los Estados Unidos a las que se les ha diagnosticado un trastorno por consumo de alcohol también tienen neuropatía alcohólica.

¿Cómo causa el alcohol la neuropatía?

El consumo excesivo y prolongado de alcohol puede provocar desnutrición y daño a los nervios, y ambos contribuyen al desarrollo de la neuropatía alcohólica.

El alcohol puede impedir el procesamiento, transporte y absorción de nutrientes esenciales. Algunas personas con trastorno por consumo de alcohol también tienen una ingesta inadecuada de alimentos. Esto puede provocar deficiencias en:

  • vitamina E
  • vitaminas B6 y B12
  • tiamina
  • niacina
  • folato

Las deficiencias en estos nutrientes pueden dañar la salud en general e impedir que los nervios funcionen correctamente.

Síntomas

La neuropatía alcohólica se manifiesta de diferentes formas. Algunos pueden experimentar solo un síntoma, mientras que otros experimentan varios.

Las personas que beben mucho de forma regular y tienen uno o más de los siguientes síntomas deben comunicarse con un médico.

A continuación se muestran los síntomas de la neuropatía alcohólica, organizados por las partes del cuerpo más afectadas:

Extremidades

  • obstáculo
  • perdida de movimiento
  • atrofia muscular
  • espasmos o contracciones musculares
  • debilidad muscular
  • entumecimiento
  • perdida de la sensibilidad
  • hormigueo
  • hormigueo o picazón

Sistema intestinal y urinario

  • estreñimiento
  • Diarrea
  • incontinencia
  • retención urinaria

Otras áreas del cuerpo.

  • dificultad para tragar
  • distensión abdominal
  • mareos o desmayos
  • habla alterada
  • infertilidad, en hombres
  • disfunción sexual, incluidos problemas de erección o lubricación
  • sensibilidad a la temperatura, al calor o al frío
  • vómitos o náuseas

Diagnóstico

Se puede realizar un examen de esofagogastroduodenoscopia para ayudar a diagnosticar la neuropatía alcohólica.

Al hablar con un médico, es importante ser honesto sobre el consumo de alcohol. Hay varias causas posibles de neuropatía, y conocer la ingesta de alcohol de una persona puede ayudar al médico a hacer un diagnóstico preciso.

Se pueden usar varias pruebas para diagnosticar la neuropatía alcohólica y puede ser necesaria más de una. Incluyen:

  • Prueba de química sanguínea. Esto puede dar una indicación de la salud general de una persona, incluidos los niveles de azúcar en sangre y la función hepática y renal.
  • Conteo sanguíneo completo (CBC). Existen varios tipos de células sanguíneas, así como plaquetas, que ayudan con la coagulación. El CBC puede mostrar qué tan bien está funcionando el sistema inmunológico y cuánto oxígeno viaja por el cuerpo.
  • Esofagogastroduodenoscopia. Se pasa un tubo delgado con una cámara por la garganta y se usa para buscar las causas de las náuseas y los vómitos.
  • Electromiografía. Se insertan agujas en áreas de la piel y los músculos para medir la actividad eléctrica. Esto puede revelar signos de neuropatía alcohólica.
  • Biopsia de nervio. Un médico extraerá una pequeña muestra del tejido nervioso de una persona, que se analiza en busca de daños. Las personas generalmente se someten a este procedimiento con anestesia local.
  • Prueba de conducción nerviosa. Esto implica colocar electrodos en la piel, que se utilizan para medir la velocidad y la fuerza de las señales nerviosas de una persona.
  • Examinación neurológica. Un médico realizará un examen físico para evaluar los reflejos, la fuerza muscular, la coordinación y la función sensorial de una persona.
  • Serie gastrointestinal superior e intestino delgado. Este conjunto de radiografías se utiliza para examinar el funcionamiento del tracto digestivo.

Un médico también puede querer evaluar el funcionamiento de los riñones, el hígado y la tiroides. Además, pueden solicitar análisis de sangre para detectar deficiencias de vitaminas y nutrientes.

Tratamiento

Los medicamentos recetados y de venta libre pueden ayudar a aliviar el dolor asociado con la neuropatía alcohólica.

Lo mejor que puede hacer una persona con neuropatía alcohólica es detener o reducir significativamente su consumo de alcohol. Probablemente sea lo primero que sugiera un médico. Algunos médicos pueden insistir en ello antes de continuar con las pruebas o el tratamiento.

Se puede sugerir una desintoxicación para pacientes hospitalizados cuando el trastorno por consumo de alcohol de una persona es muy grave. Otros pueden optar por una rehabilitación ambulatoria.

El apoyo basado en la comunidad también está disponible a través de organizaciones como Alcohólicos Anónimos y Capacitación en autogestión y recuperación. Un médico también puede recomendar otras opciones.

La neuropatía alcohólica puede dificultar la vida diaria, por lo que es fundamental comenzar por controlar los síntomas. Las personas tienen diferentes necesidades y un plan de tratamiento puede incluir uno o más de los siguientes:

  • Suplementos vitamínicos, que incluyen vitaminas E, B6 y B12, entre otros
  • Alivio del dolor de venta libre, para las molestias menores asociadas con la neuropatía alcohólica
  • Analgésicos recetados, como crema de capsaicina, tramadol, anticonvulsivos y gabapentina
  • Medicamentos para problemas urinarios, que incluyen duloxetina, imipramina, tolterodina y solifenacina.
  • Fisioterapia, porque los ejercicios y actividades suaves pueden ayudar con problemas musculares y de equilibrio.
  • Aparatos ortopédicos para ayudar con la movilidad, incluidas barras de tracción en el baño, elevadores de escaleras y dispositivos ortopédicos, como tacones elevados en los zapatos.
  • Otras medidas de seguridad, incluidos consejos prácticos para personas que experimentan una pérdida de sensibilidad.

Si una persona puede beneficiarse del ejercicio, es probable que un médico le recomiende un fisioterapeuta que se especialice en neuropatía.

Al limitar o interrumpir significativamente el consumo de alcohol, es esencial recibir apoyo continuo.

panorama

La neuropatía alcohólica es una afección grave que puede provocar dolor crónico, pérdida de algunas funciones corporales y discapacidad permanente. Sin embargo, reconocer los síntomas y buscar atención médica temprano puede minimizar el impacto de la afección.

Una persona puede mejorar su perspectiva reduciendo o cortando significativamente su consumo de alcohol y asegurándose de que esté recibiendo el equilibrio adecuado de nutrientes. Se encuentra disponible una amplia gama de redes de apoyo y tratamientos médicos.

Las personas con neuropatía alcohólica a menudo se recuperan parcial o totalmente, según el grado y la duración de su consumo de alcohol.

none:  infección del tracto urinario reumatologia embarazo - obstetricia