La vitamina D puede prolongar la vida en personas con cáncer

Tomar vitamina D puede prolongar la vida de las personas que desarrollan cáncer, según un análisis reciente de ensayos clínicos.

Los suplementos de vitamina D pueden prolongar la vida de las personas que viven con cáncer, sugiere una nueva investigación.

Investigadores de la Universidad Estatal de Michigan (MSU) en East Lansing analizaron datos de ensayos controlados aleatorios que habían comparado a personas que tomaron suplementos de vitamina D con quienes tomaron un placebo durante al menos 3 años.

Solo incluyeron ensayos que habían examinado el uso de suplementos de vitamina D para prevenir enfermedades durante un seguimiento mínimo de 4 años y también habían registrado la incidencia de cáncer y muertes relacionadas con el cáncer.

En total, el análisis incluyó 10 ensayos con un total de 79,055 participantes. Su edad promedio era de 68 años y el 78% eran mujeres.

El equipo encontró un vínculo significativo entre el uso de suplementos de vitamina D y un menor riesgo de muerte por cáncer durante el período de seguimiento.

El análisis mostró que las personas que tomaron suplementos de vitamina D tenían un 13% menos de riesgo de morir de cáncer que las que tomaron un placebo durante el mismo período.

Sin embargo, no hubo una asociación significativa entre el uso de vitamina D y la prevención del cáncer.

Los hallazgos se presentaron en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Oncología Clínica (ASCO) en Chicago, IL, el 3 de junio de 2019.

Un suplemento reciente de la ASCO Revista de oncología clínica también incluye un resumen del estudio.

"La diferencia en la tasa de mortalidad entre los grupos de vitamina D y placebo fue estadísticamente lo suficientemente significativa como para mostrar cuán importante podría ser entre la población con cáncer", dice Tarek Haykal, médico residente en medicina interna en MSU y uno de los del estudio. autores principales.

Cáncer y vitamina D

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), el cáncer es la segunda causa principal de muerte en todo el mundo. En 2018, alrededor de 18,1 millones de personas descubrieron que tenían cáncer y 9,6 millones murieron a causa de la enfermedad.

El cáncer se desarrolla cuando las células se multiplican de forma anormal y forman un tumor que se puede diseminar. Existen muchas formas de cáncer, según el tipo de célula y la parte del cuerpo en la que se origina.

En circunstancias normales, cuando las células sufren daños o envejecen, mueren y otras nuevas las reemplazan. El cáncer surge cuando este proceso deja de funcionar correctamente, lo que significa que las células dañadas o viejas no mueren o que se forman demasiadas células nuevas. Esta disfunción puede resultar en un exceso de células que crecen sin control.

A medida que crece un tumor canceroso, comienza a extenderse al tejido cercano. Al mismo tiempo, las células pueden escapar del tumor, diseminarse a través del sistema linfático y el torrente sanguíneo a otras partes del cuerpo y comenzar nuevos tumores secundarios.

Las posibilidades de sobrevivir al cáncer son mucho mayores cuando el diagnóstico se produce en las primeras etapas y el tratamiento puede comenzar antes de que la enfermedad haya comenzado a extenderse. Una vez que el cáncer se ha diseminado o hecho metástasis, es más difícil de tratar.

La mayoría de las personas obtienen su vitamina D de la exposición a la luz solar y de los alimentos. Algunos también toman suplementos de vitamina D. El cuerpo tiene que convertir la vitamina D en una forma activa antes de poder utilizarla. Este proceso ocurre en dos etapas: primero en el hígado y luego en los riñones.

Una vez que está en forma activa, la vitamina D ayuda al intestino a absorber el calcio durante la digestión y mantiene estables los niveles sanguíneos para su uso en la formación de huesos. También ayuda a mantener huesos sanos. Los problemas de salud, como el raquitismo en los niños y la osteoporosis en las personas mayores, pueden deberse a la falta de vitamina D.

Además de ser esencial para la salud ósea, la vitamina D también ayuda a controlar el crecimiento celular, la función inmunológica y la inflamación. Realiza estas funciones regulando genes para la diferenciación, división y muerte celular.

Las preguntas pendientes necesitan más investigación

Un número creciente de estudios ha estado analizando si la ingesta de suplementos de vitamina D podría prevenir la osteoporosis, las enfermedades cardiovasculares, la diabetes, el cáncer y otras enfermedades.

Haykal y sus colegas decidieron analizar esta evidencia en relación con la prevención del cáncer, especialmente porque el uso de aspirina para "la prevención primaria del cáncer sigue siendo controvertido", señalan.

Si bien los hallazgos del estudio son prometedores, Haykal dice que todavía hay mucho por descubrir, incluida la dosis correcta y los niveles sanguíneos de vitamina D.

También es necesario investigar más sobre cuántos años adicionales de vida la vitamina D puede proporcionar a las personas con cáncer y cómo funciona el mecanismo de acción subyacente.

"Todavía hay muchas preguntas y se necesita más investigación", insta Haykal. Sin embargo, sugiere que los nuevos hallazgos son lo suficientemente sólidos como para desear que más médicos receten vitamina D, especialmente los que atienden a pacientes con cáncer.

"Sabemos que conlleva beneficios con efectos secundarios mínimos", argumenta, y agrega: "Aquí hay mucho potencial".

"La vitamina D tuvo un efecto significativo en la reducción del riesgo de muerte entre las personas con cáncer, pero desafortunadamente, no mostró ninguna prueba de que pudiera proteger contra el cáncer".

Tarek Haykal

none:  enfermedades-infecciosas - bacterias - virus alergia diabetes