¿Qué son los bultos en los senos?

Un bulto en el seno es una hinchazón, protuberancia, bulto o bulto localizado en el seno que se siente diferente del tejido mamario que lo rodea o del tejido mamario en la misma área del otro seno.

Existen diferentes razones por las que se desarrollan bultos en los senos. La mayoría de los bultos no son cancerosos y no presentan ningún riesgo.

Las causas incluyen infección, traumatismo, fibroadenoma, quiste, necrosis grasa o mamas fibroquísticas. Se pueden desarrollar bultos en los senos tanto en hombres como en mujeres, pero son mucho más comunes en las mujeres.

Una persona que detecta un bulto en el seno debe someterse a una evaluación lo antes posible.

Causas


Los bultos en los senos pueden ser el resultado de varios factores y la mayoría son inofensivos.

La mama femenina consta de diferentes tipos de tejido. Los dos tipos principales son las glándulas mamarias, donde se produce la leche, y los conductos o conductos lácteos por los que pasa la leche y llega al pezón.

La composición del tejido mamario puede variar, según la función. Por ejemplo, cuando una mujer está amamantando, sus senos cambiarán. Se sentirán y se verán diferentes.

La mama también contiene tejido conectivo fibroso, tejido graso, nervios, vasos sanguíneos y ganglios linfáticos.

Cada parte de la mama puede reaccionar de diferentes formas a los cambios en la química corporal. Estos cambios afectan las sensaciones y la textura de los senos y pueden afectar el desarrollo de bultos en los senos.

Las posibles causas de los bultos en los senos incluyen:

  • un absceso o una infección
  • adenoma o fibroadenoma
  • quistes
  • necrosis grasa
  • lipoma
  • cáncer de mama

Algunos bultos en los senos se sienten como si tuvieran un borde definido, mientras que otros pueden sentirse como un área general de tejido engrosado.

Bultos no cancerosos

El tamaño, la sensación y la textura de los bultos en los senos pueden variar considerablemente. La consistencia puede ayudar al médico a diagnosticar qué tipo de bulto es.

Quistes mamarios

Un quiste de mama es un saco lleno de líquido benigno o no canceroso en la mama. Por lo general, se siente suave y gomoso debajo de la piel. Algunos quistes mamarios pueden ser indoloros, mientras que otros son bastante dolorosos. Los quistes mamarios son raros en mujeres mayores de 50 años. No está claro qué causa los quistes mamarios, pero pueden desarrollarse en respuesta a hormonas relacionadas con la menstruación.

Los quistes pueden variar en tamaño desde muy pequeños, solo visibles en una ecografía, hasta entre 2,5 y 5 centímetros. Los quistes grandes pueden ejercer presión sobre otros tejidos y esto puede resultar incómodo.

Puede ocurrir un quiste sebáceo si los conductos de las glándulas sebáceas o sebáceas se bloquean. Se puede desarrollar un saco cerrado o un quiste debajo de la piel. Estos pueden crecer más como resultado de una lesión o estimulación hormonal. Los quistes sebáceos no suelen necesitar tratamiento, pero se pueden extirpar si son dolorosos o molestos.

Abscesos

A veces se desarrollan abscesos en la mama. Pueden ser dolorosos. No son cancerosos y generalmente son causados ​​por bacterias. La piel cercana de los senos puede enrojecerse y sentirse caliente o sólida. Las mujeres que están amamantando tienen más probabilidades de desarrollar abscesos mamarios.

Adenoma

Un adenoma es un crecimiento anormal del tejido glandular en la mama.

Los fibroadenomas son los tipos más comunes de adenoma en la mama y tienden a afectar a mujeres menores de 30 años, pero también pueden ocurrir en mujeres mayores. Representan el 50 por ciento de las biopsias de mama, pero generalmente no se vuelven cancerosas.

No son cancerosos y, a menudo, desaparecen espontáneamente. Los fibroadenomas son generalmente redondos y firmes con bordes lisos.

Papilomas intraductales

Los papilomas intraductales son crecimientos parecidos a verrugas que se desarrollan en los conductos de la mama. Suelen desarrollarse debajo del pezón. A veces hay una secreción sanguinolenta. Las mujeres más jóvenes tienden a tener múltiples crecimientos, mientras que las mujeres que se acercan a la menopausia suelen tener solo uno.

Necrosis grasa y lipoma

Si el tejido graso de la mama se daña o se descompone, puede producirse una necrosis grasa. Pueden formarse bultos no cancerosos en la mama. Pueden ser dolorosos. Puede haber una secreción del pezón y una formación de hoyuelos en la piel sobre el bulto.

Un lipoma es un bulto blando, no canceroso, que generalmente es movible e indoloro. Es un tumor graso benigno.

Bultos cancerosos

Un bulto o tumor de cáncer de mama generalmente se siente duro o firme. Por lo general, tiene una forma irregular y puede sentirse como si estuviera adherido a la piel o al tejido profundo dentro del seno.

El cáncer de mama no suele ser doloroso, especialmente en las primeras etapas. Puede desarrollarse en cualquier parte de la mama o el pezón, pero es más común en el cuadrante superior externo.

Algunos tumores malignos son dolorosos. Esto puede suceder cuando son grandes y si provocan la compresión de otras estructuras del seno, o si se ulceran o crecen a través de la piel.

Fotos

Comprobación de grumos


Cinco pasos para un autoexamen de mama.

Es importante que las mujeres se familiaricen con su cuerpo y sus senos. Saber cómo se sienten normalmente los senos puede ayudar a reconocer cualquier cambio o bulto problemático.

Las siguientes pautas ayudarán a las mujeres a realizar un autoexamen.

  1. Mirándose en un espejo, verifique el tamaño, la forma y el color y busque hinchazones o bultos visibles
  2. Levanta los brazos y repite el paso 1.
  3. Compruebe si hay secreción de los pezones que pueda ser aguada, lechosa, amarilla o con sangre.
  4. Sienta los senos con un movimiento firme y suave mientras está acostado, incluso debajo de los brazos y hasta la caja torácica.
  5. Repita el paso 4 mientras está de pie o sentado, puede ser más fácil en la ducha.

Aunque la mayoría de los bultos en los senos son benignos, un médico debe revisar cualquier cosa inusual.

Tratamiento

Si bien vale la pena consultar a un médico sobre cualquier bulto en el seno que cause preocupación, a menudo no se necesita tratamiento, según la causa del bulto.

El médico realizará un examen físico y es posible que recomiende una mamografía o una ecografía para verificar qué tipo de bulto está presente.

Si hay un quiste o un bulto fibroso, es posible que recomienden vigilar el bulto pero no realizar ninguna otra acción.

Si hay un absceso, el médico puede pincharlo y drenarlo con una aguja fina y recetar antibióticos.

Si el médico sospecha de cáncer, se puede tomar una biopsia. Si se encuentra cáncer, el tratamiento generalmente incluye cirugía y quimioterapia o radioterapia, según la etapa del cáncer.

Se puede recomendar una prueba para detectar cambios en los genes BRCA1 o BRCA2. Si este gen está presente y ha ocurrido cáncer de mama, la cirugía preventiva puede ser una opción para prevenir una recurrencia.

La mayoría de los bultos en los senos no son cancerosos, pero es una buena idea que un profesional médico los revise.

Lea el artículo en español.

none:  herpes salud Cancer de pancreas