¿Qué son los linfocitos y cuáles son los niveles saludables que se deben tener?

Los linfocitos son glóbulos blancos que también son uno de los principales tipos de células inmunitarias del cuerpo. Se producen en la médula ósea y se encuentran en la sangre y el tejido linfático.

El sistema inmunológico es una red compleja de células conocidas como células inmunitarias que incluyen linfocitos. Estas células trabajan juntas para defender al cuerpo contra sustancias extrañas, como bacterias, virus y células cancerosas que pueden amenazar su funcionamiento.

En este artículo, analizamos los diferentes tipos de linfocitos, cuáles son los niveles normales en la sangre y qué sucede si los niveles son demasiado bajos o demasiado altos.

Tipos de linfocitos

Los linfocitos son glóbulos blancos que forman parte del sistema inmunológico.

Hay dos categorías de linfocitos conocidos como linfocitos B y linfocitos T. Estos se conocen comúnmente como células B y células T.

Ambos tipos se originan a partir de células madre en la médula ósea. Desde allí, algunas células viajan al timo, donde se convierten en células T. Otros permanecen en la médula ósea, donde se convierten en células B.

El trabajo de las células B es producir anticuerpos, que son proteínas producidas por el sistema inmunológico para combatir sustancias extrañas conocidas como antígenos.

Cada célula B está preparada para producir un anticuerpo específico. Cada anticuerpo coincide con un antígeno de la misma manera que una llave coincide con una cerradura, y cuando esto sucede, el antígeno se marca para su destrucción.

La función de las células T es ayudar al cuerpo a eliminar las células cancerosas y controlar la respuesta inmunitaria a sustancias extrañas. Lo hacen destruyendo las células del cuerpo que han sido tomadas por virus o que se vuelven cancerosas.

Un tercer tipo de linfocito, conocido como asesino natural o célula NK, proviene del mismo lugar que las células B y T. Las células NK responden rápidamente a varias sustancias extrañas y están especializadas en matar células cancerosas y células infectadas por virus.

Roles y funciones

Existen diferentes tipos de células B y células T que tienen funciones específicas en el cuerpo y el sistema inmunológico.

Células B

Células B de memoria

Las células B de memoria circulan por el cuerpo para iniciar una rápida respuesta de anticuerpos cuando encuentran una sustancia extraña. Permanecen en el cuerpo durante décadas y se convierten en células de memoria, que recuerdan los antígenos encontrados anteriormente y ayudan al sistema inmunológico a responder más rápidamente a futuros ataques.

Células B reguladoras

Las células B reguladoras o Bregs constituyen alrededor del 0,5 por ciento de todas las células B en personas sanas. Aunque son pocos, tienen un papel fundamental que desempeñar.

Los bregs tienen efectos antiinflamatorios protectores en el cuerpo y detienen los linfocitos que causan inflamación. También interactúan con varias otras células inmunes y promueven la producción de células T reguladoras o Tregs.

Células T

Células T asesinas

Las células T asesinas o citotóxicas escanean la superficie de las células del cuerpo para ver si se han infectado con gérmenes o si se han vuelto cancerosas. Si es así, matan estas células.

Células T auxiliares

Las células T auxiliares “ayudan” a otras células del sistema inmunológico a iniciar y controlar la respuesta inmunitaria contra sustancias extrañas.

Existen diferentes tipos de células T auxiliares, y algunas son más efectivas que otras contra diferentes tipos de gérmenes.

Por ejemplo, una célula Th1 es más efectiva contra los gérmenes que causan infección dentro de otras células, como bacterias y virus, mientras que una célula Th2 es más efectiva contra los gérmenes que causan infección fuera de las células, como ciertas bacterias y parásitos.

Células T reguladoras o Tregs

Las Treg controlan o suprimen otras células del sistema inmunológico. Tienen efectos tanto útiles como dañinos.

Mantienen la tolerancia a los gérmenes, previenen las enfermedades autoinmunes y limitan las enfermedades inflamatorias. Pero también pueden impedir que el sistema inmunológico haga su trabajo contra ciertos antígenos y tumores.

Células T de memoria

Las células T de memoria protegen al cuerpo contra antígenos previamente encontrados. Viven mucho tiempo después de que termina una infección, lo que ayuda al sistema inmunológico a recordar infecciones anteriores.

Si el mismo germen ingresa al cuerpo por segunda vez, las células T de memoria lo recuerdan y se multiplican rápidamente, lo que ayuda al cuerpo a combatirlo más rápidamente.

Células T asesinas naturales

Las células T asesinas naturales son un grupo mixto de células T que comparten características tanto de las células T como de las células asesinas naturales. Pueden influir en otras células inmunitarias y controlar las respuestas inmunitarias contra sustancias del cuerpo que desencadenan una respuesta inmunitaria.

Rangos y niveles normales

Los niveles de linfocitos pueden cambiar según la raza, el género, la ubicación y los hábitos de estilo de vida de una persona.

El rango normal de linfocitos en adultos está entre 1000 y 4800 linfocitos en 1 microlitro (µL) de sangre. En los niños, el rango normal está entre 3.000 y 9.500 linfocitos en 1 µL de sangre.

Los recuentos de linfocitos inusualmente altos o bajos pueden ser un signo de enfermedad.

¿Qué significa si los niveles son altos?

Un nivel alto de linfocitos puede ser una indicación de linfocitosis, que se asocia con enfermedad inflamatoria intestinal.

Los recuentos de linfocitos por encima del rango normal pueden ser una situación inofensiva y temporal debido a la respuesta normal del cuerpo a una infección o afección inflamatoria.

Pero un nivel alto de linfocitos también puede ser un signo de linfocitosis, que es una afección más grave.

La linfocitosis se asocia con frecuencia con infecciones crónicas, algunos cánceres de la sangre y enfermedades autoinmunes, como la enfermedad inflamatoria intestinal.

En los adultos, la linfocitosis suele corresponder a un recuento de linfocitos superior a 3.000 linfocitos en 1 µL de sangre. En los niños, el recuento de linfocitos rondaría los 9.000 linfocitos en 1 µL de sangre, aunque este valor puede cambiar con la edad.

¿Qué significa si los niveles son bajos?

Los recuentos de linfocitos por debajo del rango normal también pueden ser temporales. Pueden ocurrir después de un resfriado u otra infección, o ser causadas por ejercicio físico intenso, estrés severo o desnutrición.

Un nivel bajo también puede ser un signo de una afección conocida como linfocitopenia o linfopenia.

La linfocitopenia se puede heredar o se puede adquirir junto con ciertas enfermedades, que incluyen:

  • enfermedades hereditarias raras, como ataxia-telangiectasia
  • enfermedades nerviosas, como esclerosis múltiple
  • Enfermedades autoinmunes
  • SIDA u otras enfermedades infecciosas

La linfocitopenia también puede ser un efecto secundario de medicamentos o de algunos otros tratamientos médicos.

Los recuentos de linfocitos que indican linfocitopenia varían en adultos y niños. Suelen ser menos de 1.000 linfocitos en 1 µL de sangre para adultos y menos de 3.000 linfocitos en 1 µL de sangre para niños.

¿Qué es una prueba de detección de células B y T?

Un análisis de sangre que cuenta cuántos linfocitos hay en la sangre de una persona se llama prueba de células B y T. En esta prueba, se miden los niveles de los principales tipos de glóbulos blancos en el cuerpo.

El recuento de linfocitos es una parte de una prueba de sangre completa más grande llamada hemograma completo (CBC). Los médicos pueden solicitar un CBC si sospechan que existe una enfermedad o infección.

En algunos casos, también se puede usar una muestra de médula ósea en lugar de sangre.

¿Qué significan los resultados?

Tener un resfriado puede resultar en un recuento bajo de linfocitos.

La pantalla de células B y T dará una estimación de la cantidad de células T y B en la sangre.

Los resultados pueden indicar un recuento de células normal o un recuento de células anormal, este último apuntando a la posible presencia de una enfermedad. En este caso, es probable que el médico solicite otras pruebas para confirmar un diagnóstico.

Los recuentos de células T por encima del rango normal pueden indicar cualquiera de las siguientes condiciones:

  • enfermedad de transmisión sexual, como la sífilis
  • infección viral, como mononucleosis infecciosa
  • infección causada por un parásito, como la toxoplasmosis
  • tuberculosis, una enfermedad que afecta los pulmones y otros órganos
  • cáncer de los glóbulos blancos
  • cáncer de la sangre, que comienza en la médula ósea

Los recuentos de células B por encima del rango normal pueden indicar:

  • leucemia linfocítica crónica
  • mieloma múltiple
  • una enfermedad genética conocida como síndrome de DiGeorge
  • un tipo de cáncer llamado macroglobulinemia de Waldenstrom

Los recuentos de células T por debajo del rango normal pueden indicar:

  • una enfermedad presente desde el nacimiento
  • una enfermedad adquirida por deficiencia de células T, como el VIH, que puede progresar a SIDA o HTLV-1
  • un tipo de cáncer

Los recuentos de células B por debajo del rango normal pueden indicar:

  • leucemia linfoblástica aguda
  • VIH u otra enfermedad que debilita el sistema inmunológico

panorama

Los recuentos de linfocitos inusualmente altos o bajos pueden no causar signos, síntomas o problemas graves por sí mismos. Pueden ser la respuesta normal del cuerpo a una infección, afección inflamatoria u otra afección inusual, y volverán a niveles normales después de un tiempo.

Si los recuentos de linfocitos permanecen altos o bajos con el tiempo, podrían ser un signo de un problema de salud y pueden diagnosticarse como linfocitopenia o linfocitosis. Estas afecciones pueden variar de leves a graves y su duración depende de su causa.

El tratamiento para los niveles anormales de linfocitos dependerá tanto de la causa como de la gravedad, y es posible que las formas leves no requieran ninguno en absoluto.

none:  sueño - trastornos del sueño - insomnio cáncer - oncología farmacia - farmacéutico