Todo lo que necesita saber sobre laparoscopia

La laparoscopia pélvica es un procedimiento quirúrgico que involucra un instrumento llamado laparoscopio. Un cirujano inserta este instrumento a través de una pequeña incisión en el abdomen.

Los equipos médicos suelen utilizar la laparoscopia para diagnosticar trastornos y enfermedades de la pelvis, el útero y la vejiga urinaria.

Estas pequeñas incisiones tienen solo aproximadamente 0,5 pulgadas de largo. Como resultado, la laparoscopia evita la necesidad de un procedimiento quirúrgico abierto. Los médicos comúnmente se refieren a la laparoscopia como cirugía mínimamente invasiva o cirugía de ojo de cerradura.

Un cirujano suele realizar el procedimiento mientras el paciente está bajo anestesia general. Las personas generalmente estarán completamente dormidas cuando se sometan a una laparoscopia. Sin embargo, se puede utilizar anestesia regional cuando sea apropiado.

Aunque la laparoscopia se puede utilizar en varios tratamientos diferentes, como la reparación de una hernia abdominal y la extirpación del apéndice, este artículo se centrará principalmente en el uso ginecológico de la laparoscopia pélvica.

¿Qué es una laparoscopia?

La laparoscopia ayuda a diagnosticar problemas pélvicos y ginecológicos sin dejar de ser mínimamente invasiva.

Una laparoscopia es un procedimiento de diagnóstico.

Un cirujano utiliza un dispositivo delgado con una luz y una cámara adjuntas para ayudarlos a visualizar con mayor claridad el daño y la enfermedad de los órganos.

Durante una laparoscopia, el médico inserta el laparoscopio en el abdomen a través de una pequeña incisión en el abdomen. Luego usarán un catéter, lo que permitirá obtener imágenes más claras de los órganos en el abdomen y la pelvis.

A veces, un cirujano puede apoyar una laparoscopia con instrumentos quirúrgicos adicionales, que pueden insertar a través de los sitios de incisión. Una persona que se somete a una laparoscopia a menudo puede esperar hasta cuatro pequeñas incisiones.

Un profesional médico que realiza una laparoscopia también puede usar un manipulador uterino que se inserta en la vagina, el cuello uterino y el útero para permitir el movimiento de los órganos pélvicos para ver la anatomía pélvica diferente.

Una vez que se completa el procedimiento, el cirujano eliminará la mayor parte del dióxido de carbono del abdomen, quitará todos los instrumentos, cerrará las incisiones con puntos de sutura y cubrirá el área con pequeños vendajes.

Después del procedimiento, el individuo puede sentirse cansado o con náuseas como resultado de la anestesia.

La mayoría de las personas son dadas de alta el día de la cirugía, aunque algunas personas pueden necesitar hospitalización para permitir una recuperación completa, como después de una histerectomía laparoscópica que implica la extirpación del útero.

Objetivo

Una laparoscopia puede realizarse por muchas razones, condiciones de salud y diagnósticos, incluida la ligadura de trompas, los procedimientos de diagnóstico y el tratamiento de ciertas afecciones.

Las razones comunes para someterse a una laparoscopia incluyen:

  • el diagnóstico y tratamiento de la endometriosis, el dolor pélvico crónico, la enfermedad inflamatoria pélvica y las causas de la infertilidad
  • la extirpación de fibromas, útero, quistes ováricos, ganglios linfáticos o un embarazo ectópico
  • el tratamiento de una variedad de trastornos, que incluyen incontinencia urinaria, prolapso de órganos pélvicos y ciertas formas de cáncer
  • evaluar ciertos cánceres, incluidos los de ovario, útero y cuello uterino.

Beneficios

Al igual que con cualquier procedimiento quirúrgico, una laparoscopia tiene beneficios y riesgos. Los beneficios del procedimiento son más evidentes cuando se compara una laparoscopia con una cirugía abierta.

Los beneficios de la laparoscopia incluyen:

  • menos dolor que un procedimiento abierto
  • recuperación más rápida
  • incisiones más pequeñas
  • menor riesgo de infección

Riesgos

Los riesgos de la laparoscopia incluyen:

  • sangrado y la posible necesidad de una transfusión de sangre
  • infección
  • hernia
  • un riesgo de daño a las estructuras internas, como los vasos sanguíneos, el estómago, el intestino, la vejiga o el uréter
  • reacciones adversas a la anestesia
  • inflamación o infección abdominal
  • coágulos de sangre

Recuperación

Algo de dióxido de carbono puede permanecer en el cuerpo y causar dolor de espalda o de hombro.

Una variedad de síntomas pueden ocurrir durante unos días después de una laparoscopia, que incluyen:

  • fatiga
  • dolor de garganta, debido al tubo de respiración durante la cirugía
  • malestar en el sitio de una incisión
  • distensión abdominal
  • dolor de hombro o espalda debido a cualquier resto de dióxido de carbono dentro del abdomen, que puede irritar el diafragma

Cualquier dolor de hombro o espalda debería desaparecer en unos pocos días. Programe otra cita con un médico si experimenta alguno de los siguientes:

  • empeoramiento o dolor severo
  • náuseas o vómitos
  • sangrado vaginal abundante
  • sangrado menstrual abundante o coagulación menstrual
  • desmayo
  • signos de infección, que incluyen fiebre, escalofríos o enrojecimiento, hinchazón y secreción en el lugar de la incisión
  • incapacidad para vaciar la vejiga urinaria
  • dificultad para respirar

Estos síntomas podrían indicar complicaciones del procedimiento. Estos pueden requerir un tratamiento adicional.

Por lo general, las personas pueden reanudar sus actividades normales dentro de 1 o 2 días después de la cirugía. Sin embargo, hable sobre las limitaciones e instrucciones posoperatorias específicas con cualquier proveedor de atención médica que realice una laparoscopia.

Esto puede incluir evitar el ejercicio pesado o levantar objetos durante algunas semanas.

none:  alergia tromboembolismo venoso (vte) radiología - medicina nuclear