Qué saber sobre la microcefalia

La microcefalia es una enfermedad neurológica poco común. En comparación con los niños de la misma edad, un niño con microcefalia tiene una cabeza más pequeña y, en ocasiones, un cerebro más pequeño.

El desarrollo cerebral anormal con frecuencia acompaña a la microcefalia. La afección a menudo puede ocurrir junto con otros defectos de nacimiento importantes. Sin embargo, la microcefalia puede ser la única anomalía presente.

La condición ocurre entre 2 y 12 de cada 10,000 nacidos vivos cada año en los Estados Unidos.

En este artículo, exploramos las causas, el diagnóstico y el tratamiento de la microcefalia.

Causas

La microcefalia es un encogimiento del cerebro y el cráneo. Una variedad de afecciones genéticas, infecciones y enfermedades pueden causarlo.

La causa de la microcefalia no siempre está clara. La afección puede desarrollarse al nacer o en los primeros años de vida.

Sin embargo, ciertas condiciones pueden tener relación con su desarrollo.

Las condiciones que aumentan el riesgo de desarrollar microcefalia incluyen:

  • anomalías genéticas o cromosómicas, como el síndrome de Down
  • Infecciones durante el embarazo, como rubéola, toxoplasmosis, citomegalovirus, varicela y posiblemente el virus Zika.
  • desnutrición severa
  • craneosinostosis o fusión prematura de la línea de sutura del cráneo
  • anoxia cerebral, una afección que implica una disminución en el suministro de oxígeno al cerebro de un feto
  • Fenilcetonuria materna incontrolada (PKU), una anomalía congénita que restringe la capacidad del cuerpo para descomponer un aminoácido específico.

Los factores ambientales también pueden aumentar el riesgo de microcefalia. Si, mientras está en el útero, la madre expone que un feto está expuesto a drogas ilícitas, alcohol o toxinas, el riesgo de que el bebé desarrolle una anomalía cerebral es mayor.

Síntomas

Si bien la característica definitoria de la microcefalia es la disminución del perímetro cefálico, la afección tiene otros efectos sobre la salud que pueden limitar la calidad de vida y afectar el desarrollo.

Los efectos de la microcefalia en el desarrollo pueden variar de leves a graves y pueden incluir:

  • retraso en el desarrollo, como aprender a hablar, pararse, sentarse o caminar a una edad más avanzada que otros niños en una etapa similar
  • dificultades de aprendizaje
  • problemas de movimiento y equilibrio
  • un grito agudo
  • Problemas con la alimentación, como disfagia o dificultad para tragar.
  • pérdida de la audición
  • visión reducida por lesiones en la retina, el área en la parte posterior del ojo
  • rasgos y expresiones faciales distorsionadas
  • hiperactividad
  • estatura baja

En casos graves, la microcefalia puede poner en peligro la vida.

Diagnóstico

Las tomografías computarizadas pueden ayudar a identificar la microcefalia.

Ocasionalmente, un médico puede detectar la presencia de microcefalia en una ecografía del segundo o tercer trimestre y diagnosticar la anomalía antes del nacimiento del bebé.

Para que un niño reciba un diagnóstico de microcefalia después del nacimiento, se someterá a un proceso de examen en profundidad.

El proceso de diagnóstico de la microcefalia puede incluir:

  • un examen físico, incluida una evaluación de la circunferencia de la cabeza
  • antecedentes familiares y evaluación del tamaño de la cabeza de los padres
  • trazando el crecimiento de la cabeza a lo largo del tiempo

Una vez que un médico diagnostica la microcefalia, los médicos también pueden usar tomografías computarizadas o resonancias magnéticas y análisis de sangre para evaluar la gravedad y la causa de la microcefalia, así como cualquier otra afección asociada.

Algunas de estas pruebas también pueden proporcionar al equipo de atención médica información sobre la presencia de una infección en el útero que puede haber causado cambios estructurales en el cerebro.

Tratamiento

Actualmente no se dispone de tratamiento o cura para la microcefalia.

En cambio, el tratamiento se centra en controlar la afección y aliviar los problemas de salud relacionados, como las convulsiones. Si un proceso en curso está contribuyendo a la microcefalia, como la desnutrición, los profesionales de la salud también lo abordarán.

Los bebés con microcefalia leve generalmente solo requieren chequeos de rutina. Sin embargo, quienes padecen una forma más grave de la afección pueden requerir programas de intervención en la primera infancia para fortalecer sus capacidades físicas e intelectuales.

Estos programas a menudo incluirán terapias del habla, físicas y ocupacionales.

Una condición llamada craneosinostosis puede causar microcefalia. En los casos de craneosinostosis, las articulaciones entre los huesos del cráneo de un bebé se fusionan prematuramente, lo que impide que el cerebro crezca por completo.

Sin embargo, esta afección generalmente es reversible con una cirugía que ayuda a remodelar el cráneo.

panorama

Si bien las opciones de tratamiento controlan la microcefalia en lugar de curarla, algunas personas con la afección tienen una función cognitiva normal y una cabeza que crece con el tiempo a pesar de permanecer más pequeña que el patrón de crecimiento habitual.

Sin embargo, las personas con microcefalia como resultado del Zika a menudo tienen una presentación más grave que incluso podría necesitar cuidados intensivos de por vida.

Prevención

Hable con su proveedor de atención médica sobre los riesgos personales de tener un hijo con microcefalia y los pasos que puede tomar para reducir ese riesgo.

En cualquier embarazo, es importante reducir el riesgo de complicaciones evitando el alcohol, las drogas y otras toxinas.

La varicela, la rubéola, el citomegalovirus y la toxoplasmosis tienen vínculos con la afección, por lo que debe tomar medidas preventivas contra estas enfermedades.

Posible conexión entre microcefalia y virus Zika

El virus del Zika tiene vínculos con la microcefalia.

Debido a preocupaciones recientes sobre el riesgo de microcefalia y el virus del Zika, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC) recomiendan que las mujeres embarazadas eviten viajar a regiones en las que la enfermedad tiene presencia.

Haga clic aquí para obtener un resumen completo y actualizado de los países que, según los CDC, presentan un riesgo de zika.

El Dr. Mark DeFrancesco, presidente del Colegio Estadounidense de Obstetras y Ginecólogos (ACOG), informó lo siguiente en una declaración que respalda las pautas de viaje establecidas por los CDC.

"No se recomienda viajar a regiones con brotes de virus del Zika en curso para mujeres embarazadas o mujeres que estén considerando quedarse embarazadas".

La información sobre el Zika se está desarrollando y cambiando con bastante rapidez. Siga este enlace para conocer las declaraciones y recomendaciones más recientes de ACOG.

Para obtener más información sobre las recomendaciones de viaje de los CDC, visite su página web de avisos de salud para viajes.

none:  enfermería - partería salud mental mordeduras y picaduras