Qué saber sobre el vértigo cervical

El vértigo se refiere a una sensación de mareo o dar vueltas. El vértigo cervical es un tipo de vértigo que resulta de cierta postura o movimiento del cuello.

Algunos expertos utilizan el término "mareo cervicogénico" para describir con mayor precisión esta afección. Otros nombres incluyen vértigo propioceptivo, vértigo cervicogénico y mareo cervical.

Aunque los efectos de la gravedad o la orientación de la cabeza influyen en el vértigo, el vértigo cervical no está relacionado con la orientación de la cabeza.

Hay algunas causas diferentes de vértigo cervical, como un traumatismo en el cuello o una mala postura. El tratamiento implica abordar cualquier problema médico o muscular subyacente, y también hay formas de ayudar a prevenir algunas formas de vértigo cervical.

Este artículo analiza las causas, los tratamientos y el diagnóstico del vértigo cervical y analiza cuándo una persona debe consultar a un médico.

¿Qué es el vértigo cervical?

La pérdida del equilibrio es un síntoma del vértigo cervical.

Vértigo es el término médico para los mareos intensos o la sensación de que el cuerpo da vueltas.

Una persona puede sentir que el mundo gira a su alrededor. También pueden sentir como si estuvieran dando vueltas, incluso cuando están quietos.

Cualquiera que haya girado en círculos y luego se haya detenido ha sentido una especie de vértigo. Una vez que dejan de girar, se siente como si el cuerpo siguiera girando.

El vértigo a menudo se produce debido a un problema del oído interno u otra afección, que puede alterar el centro de equilibrio del cuerpo. Sin embargo, con el vértigo cervical, la causa del mareo está en el cuello.

El vértigo cervical en sí mismo es generalmente un síntoma de un problema subyacente, como una lesión en el cuello. Una persona a menudo experimentará síntomas de mareos después de un evento desencadenante, generalmente por girar la cabeza repentinamente. Este mareo puede durar de unos minutos a unas horas.

Una persona con vértigo cervical también puede experimentar síntomas como:

  • pérdida de coordinación
  • pérdida del equilibrio
  • dolor de cabeza
  • dolor de oído
  • zumbido en los oídos
  • náusea
  • vomitando
  • dificultad para concentrarse

Los síntomas pueden empeorar en algunas personas después de hacer ejercicio o después de cosas menores, como estornudar o levantarse demasiado rápido.

Causas

Las personas con vértigo cervical a menudo informan tener dolor de cuello.

Existen algunas causas potenciales de vértigo cervical, muchas de las cuales están relacionadas con lesiones traumáticas en el cuello o lesiones crónicas a largo plazo.

El diagnóstico en sí mismo sigue siendo algo controvertido. De hecho, un estudio de la revista Archivos de fisioterapiaseñala que los profesionales de la salud no comprenden completamente la causa exacta de los síntomas y que es difícil diagnosticar con precisión la afección.

Actualmente, no existe una prueba o un recurso definitivo para la afección, por lo que los médicos generalmente prueban otras cosas y las eliminan para encontrar el vértigo cervical.

Un estudio reciente en la revista Otorrinolaringología investigativa laringoscopio encontró que las personas con vértigo cervical pueden parecer a los médicos como personas con migraña que también tienen lesiones en el cuello, y el 94% de las personas con vértigo cervical informan tener dolor de cuello.

Los músculos, nervios y articulaciones del cuello envían señales, incluidas señales sobre la orientación del cuerpo, a la parte inferior del cerebro y al oído interno. Esto es parte del esfuerzo del cuerpo por mantenerse equilibrado y coordinado.

Los problemas que enumeramos a continuación pueden hacer que una o más señales fallen, provocando síntomas que incluyen vértigo cervical:

Aterosclerosis

Los bloqueos en las arterias del cuello pueden provocar lesiones en el área que podrían causar vértigo. Esto podría deberse a la aterosclerosis, que es el engrosamiento de las paredes arteriales.

Lesiones

Las lesiones traumáticas, como las provocadas por un accidente automovilístico u otras causas de latigazo cervical, pueden causar daños en la cabeza y el cuello, lo que puede provocar vértigo cervical.

Las cirugías en el cuello también pueden causar vértigo cervical como complicación, especialmente si el sitio de la cirugía estaba cerca del tronco del encéfalo o ha dañado las arterias en el área del cuello y la cabeza.

Osteoartritis

La osteoartritis avanzada en el área puede provocar espondilosis cervical. Esto hace que las vértebras del cuello se desgasten, lo que puede ejercer una presión excesiva sobre los nervios, las arterias o la médula espinal. Esto podría enviar señales inapropiadas al cerebro o bloquear el flujo de sangre, provocando vértigo.

Un disco deslizado

Los discos deslizados son más comunes en áreas de la espalda baja, aunque pueden ocurrir en cualquier parte de la columna.

Un disco deslizado, o hernia de disco, ocurre cuando el centro más blando de un disco espinal empuja hacia afuera a través de una grieta en la columna. En algunos casos, no causa síntomas. En otros casos, sin embargo, puede empujar un nervio o una arteria y causar síntomas que pueden incluir vértigo cervical.

Postura pobre

La mala postura también puede contribuir al vértigo cervical. Con el tiempo, la columna cervical puede comprimirse debido a una mala postura al sentarse o problemas como el "cuello de texto", en el que una persona dobla el cuello con frecuencia para mirar dispositivos electrónicos o libros.

Esto puede ejercer una presión adicional sobre las arterias del cuello y puede hacer que algunas personas experimenten dolor de cuello y vértigo.

Tratamientos y remedios

Después de eliminar otras causas del problema y diagnosticar el vértigo cervical, un médico recomendará un tratamiento según la causa subyacente específica.

El tratamiento generalmente también incluye el manejo de los síntomas, usando uno o más medicamentos para equilibrar los síntomas mientras los médicos trabajan para tratar la afección subyacente. Esto puede incluir tomar medicamentos para aliviar los mareos, así como medicamentos para reducir el dolor y relajar los músculos.

La mayoría de los médicos también recomendarán terapias como fisioterapia y entrenamiento de la postura para ayudar a crear espacio en el cuello, aumentar la amplitud de movimiento y fortalecer los músculos. Esto solo puede revivir la presión en el área y ayudar a reducir los síntomas.

Factores de riesgo

Los investigadores aún no tienen una lista completa de factores de riesgo para el vértigo cervical.

La edad puede ser un factor de riesgo, ya que el desgaste general puede aumentar la tensión en el cuello.

La aterosclerosis también puede desempeñar un papel, ya que la reducción del flujo sanguíneo en las arterias puede reducir el flujo sanguíneo a las áreas del cerebro y el oído interno que controlan la coordinación y el equilibrio.

La mala postura también ejerce una presión excesiva sobre la cabeza y el cuello, lo que puede provocar el desarrollo de nuevos síntomas o empeorar los existentes.

Prevención

Practicar una buena postura al sentarse puede ayudar a prevenir el vértigo cervical.

La prevención del vértigo cervical no es posible en todos los casos, ya que algunas causas, como los accidentes de tráfico, pueden no ser evitables. Sin embargo, las personas pueden tomar una serie de medidas para ayudar a prevenir otras causas.

Por ejemplo, ejercitar los músculos del cuello para mantenerlos fuertes puede ayudar a mantener el peso de los discos cervicales y reducir la presión en el área.

Al estar sentado, mantener la cabeza, los hombros y la columna alineados puede reducir la presión en el cuello y evitar el desgaste de las estructuras delicadas.

Estirar el cuello con regularidad, recibir masajes regulares o alineaciones quiroprácticas y usar compresas tibias para relajar el área también podría ayudar.

Resumen

En la mayoría de los casos, es posible tratar y controlar el vértigo cervical. Las personas con degeneración grave en el cuello pueden tener más dificultades para tratar la afección, aunque puede ser posible controlar los síntomas para ayudar a mejorar su calidad de vida.

Diagnosticar el vértigo cervical es complicado. Requiere que los médicos descarten muchas otras afecciones y problemas graves antes de caer en el vértigo cervical.

Cualquiera que experimente síntomas como dolor de cuello y mareos después de girar el cuello debe trabajar con su médico para diagnosticar y tratar el problema subyacente.

none:  medicina deportiva - fitness salud ocular - ceguera mri - mascota - ultrasonido