Un estudio identifica una hormona que puede dificultar la pérdida de peso

Una serie de experimentos en ratones demuestra que una hormona conocida podría tener un papel no identificado previamente en la respuesta metabólica a la restricción energética durante la pérdida de peso.

Un estudio reciente encuentra un nuevo papel para una vieja hormona.

Los científicos conocen la hormona del crecimiento (GH) desde hace varias décadas. Desempeña un papel en el crecimiento óseo y es particularmente importante a medida que nuestro cuerpo crece.

También ayuda a mantener los órganos y tejidos a medida que avanzamos en nuestra vida adulta.

Sin embargo, investigadores de la Universidad de São Paulo en Brasil han encontrado un papel completamente nuevo e inesperado para la GH: parece jugar un papel en la conservación de energía durante la pérdida de peso.

José Donato Junior y su equipo publicaron sus hallazgos en la revista Comunicaciones de la naturaleza.

Cuando se restringe la ingesta de alimentos de un animal, su cuerpo responde conservando energía.

Este mecanismo es importante porque, en la naturaleza, si un animal tiene dificultades para encontrar comida, el cuerpo necesita ahorrar la mayor cantidad de energía posible.

Sin embargo, esto es parte de la razón por la que es increíblemente difícil evitar que el peso regrese después de hacer dieta. Durante muchos años, los investigadores han intentado concentrarse en por qué podría ser este el caso.

Hormonas y adelgazamiento

Los científicos ya saben que una hormona llamada leptina juega un papel en la respuesta del cuerpo a la pérdida de peso. Las células grasas producen leptina, que inhibe el hambre. Cuando perdemos peso, los niveles de leptina en el torrente sanguíneo disminuyen, lo que nos hace más propensos a sentir hambre.

Algunas personas pueden desarrollar resistencia a la leptina, lo que significa que ya no responden a la hormona y, en consecuencia, sienten hambre con más frecuencia.

Como explica Donato, "hasta ahora se ha considerado a la leptina como la principal hormona que actúa para conservar energía cuando tenemos hambre".

Sin embargo, a pesar de la comprensión cada vez mayor de la leptina por parte de los científicos, no ha llevado a ninguna intervención exitosa para perder peso. El estudio más reciente pregunta si la GH podría ser una de las piezas faltantes del rompecabezas.

“Los receptores de GH se encuentran en grandes cantidades en músculos y tejidos, en el hígado y en órganos directamente involucrados en el metabolismo del crecimiento”, dice Donato, “pero descubrimos que el cerebro también está lleno de receptores de GH. Esto es completamente nuevo ".

Los científicos demostraron que los niveles de leptina disminuyen en respuesta a una restricción en la ingesta calórica, mientras que los niveles de GH aumentan.

¿Dónde están los receptores de GH?

Los científicos encontraron una gran cantidad de receptores de GH en el hipotálamo. El hipotálamo regula el sistema nervioso autónomo, que es el brazo del sistema nervioso que controla las funciones automáticas, como la respiración y la digestión.

El hipotálamo también juega un papel importante en el control de la homeostasis energética: la regulación del gasto energético y la ingesta de alimentos.

En el hipotálamo, una pequeña colección de neuronas produce proteína relacionada con agutí (AgRP). Cuando estas neuronas liberan AgRP en el cuerpo, aumenta el apetito y el cuerpo retiene sus reservas de energía con más fuerza.

Los científicos encontraron que los receptores de GH en el hipotálamo activan estas neuronas, desencadenando la liberación de AgRP.

Para comprender qué influencia podría tener la GH en las neuronas AgRP, los investigadores diseñaron genéticamente una cepa de ratones que carecían del receptor de GH específico de AgRP (ratones AgRP GHR KO).

En una serie de experimentos, los científicos privaron de alimento a los ratones y evaluaron su gasto energético.

Los ratones de control, que todavía tenían el receptor de GH, respondieron a la ingesta restringida de alimentos como se esperaba reduciendo su gasto energético.

Sin embargo, en los ratones AgRP GHR KO, la caída en el gasto energético fue mucho menos pronunciada. En consecuencia, estos ratones perdieron más peso durante el transcurso del estudio. La pérdida de tejido graso denso en energía representó la mayor parte de esta disminución de peso, pero también hubo cierta pérdida de masa magra, que incluye músculos, huesos, órganos, tendones y líquidos.

Bloqueo de la hormona del crecimiento

En otro experimento, los investigadores utilizaron ratones que no habían diseñado para que carecieran del receptor de GH. Esta vez, usaron un medicamento llamado pegvisomant que bloquea los receptores de GH en su lugar.

Una vez más, con la privación de alimentos, el gasto de energía de estos ratones disminuyó significativamente menos que en los ratones que no habían recibido pegvisomant.

“La GH no solo interviene en el metabolismo del crecimiento sino que, sobre todo, influye en las respuestas metabólicas que conservan energía cuando tenemos hambre o estamos a dieta”, concluye Donato.

“En otras palabras, descubrimos que la pérdida de peso desencadena un aumento en los niveles de GH en el hipotálamo, que activa las neuronas AgRP, dificultando la pérdida de peso e intensificando la sensación de hambre. Esa es precisamente la misma función que realiza la leptina ".

Autor principal José Donato Junior

Los autores concluyen que la GH no parece desempeñar un papel significativo en el equilibrio energético cuando los animales tienen un acceso adecuado a los alimentos. En cambio, "señala una deficiencia de energía al cerebro, lo que desencadena respuestas neuroendocrinas para conservar las reservas de energía del cuerpo".

Donato explica que debido a que la conservación de energía es tan importante para la supervivencia, los animales parecen haber desarrollado dos sistemas separados.

Los autores también plantean la hipótesis de que esta podría ser la razón por la que las intervenciones para bajar de peso basadas únicamente en la leptina son ineficaces: solo abordan una parte del mecanismo.

En el futuro, los autores creen que los compuestos que se dirigen a los receptores de GH podrían "representar un enfoque prometedor para facilitar la pérdida de peso y mejorar la eficacia de los tratamientos para la obesidad".

none:  dermatología medicina deportiva - fitness vascular