Lo que debe saber sobre la artritis infecciosa (séptica)

La artritis infecciosa, también llamada artritis séptica, es una infección en una articulación que causa síntomas similares a los de la artritis. Es un tipo de artritis inflamatoria pero mucho más grave.

La artritis infecciosa ocurre cuando una bacteria o un virus ingresa a la articulación y se multiplica, causando síntomas dolorosos dentro y alrededor de la articulación.

Es esencial diagnosticar y tratar la artritis infecciosa rápidamente para prevenir el daño articular y la propagación de infecciones.

La artritis infecciosa generalmente afecta solo una articulación, pero también puede extenderse a otras articulaciones.

A pesar de su nombre, la artritis infecciosa no es contagiosa.

En este artículo, analizamos los síntomas, las causas, el tratamiento y la recuperación de la artritis infecciosa, y cómo esta afección se diferencia de otra forma de artritis llamada artritis reactiva.

Causas de la artritis infecciosa.

Las bacterias estafilococos son una causa común de artritis infecciosa.

La artritis infecciosa es un tipo de artritis que ocurre cuando bacterias o virus u otros organismos ingresan al líquido entre las articulaciones y se multiplican.

Las personas están expuestas a las bacterias todo el tiempo, pero el sistema inmunológico generalmente las elimina del cuerpo. Sin embargo, si las bacterias entran en áreas cerradas, como la articulación, pueden multiplicarse fácilmente y causar una infección grave con inflamación e hinchazón.

Esta inflamación puede degradar los tejidos de la articulación, provocando un daño permanente del cartílago y el hueso.

Una bacteria llamada Estafilococos generalmente causa artritis infecciosa. Esta cepa de bacterias también causa muchas otras afecciones de la piel.

Otras cepas de bacterias que pueden causar artritis infecciosa incluyen:

  • Estreptococo, que causan infecciones por estreptococos
  • Gonococo, que causan gonorrea

Las bacterias suelen llegar a la articulación a través del torrente sanguíneo.

Una infección bacteriana generalmente causa artritis infecciosa, pero un virus u hongo también puede ser responsable.

Los síntomas de la artritis infecciosa.

Al igual que otras formas de artritis, los síntomas principales de la artritis infecciosa son hinchazón, dolor y rigidez en las articulaciones afectadas. Otros síntomas de la artritis infecciosa pueden incluir:

  • dolor que es más significativo que en la artritis inflamatoria no infecciosa
  • un rango de movimiento limitado en la articulación afectada
  • enrojecimiento o eritema
  • fiebre, que puede ser más alta que en la artritis inflamatoria
  • fatiga
  • debilidad
  • cambios en el apetito
  • aumento de la irritabilidad
  • erupciones en la piel

Las articulaciones más comúnmente afectadas por la artritis infecciosa crónica incluyen:

  • rodilla
  • hombro
  • muñeca
  • cadera
  • codo

Los síntomas pueden aparecer y volverse graves muy poco después de que una persona ha contraído la infección, a veces en unas pocas horas. Las personas también pueden experimentar otros síntomas, dependiendo del organismo que causa la infección.

Tratar la artritis infecciosa

En la mayoría de los casos, los síntomas comenzarán a mejorar después de 1-2 días completos de tratamiento. Una recuperación completa puede llevar varias semanas, pero la infección debería desaparecer por completo.

El mejor tratamiento para la artritis infecciosa depende de la causa.

Antibióticos

Los médicos pueden administrar antibióticos a una persona para la artritis infecciosa.

Si las bacterias son responsables de la infección, los médicos suelen recetar antibióticos. Las personas deben tomar antibióticos lo antes posible para reducir el riesgo de daño permanente.

Las personas pueden tomar antibióticos como tratamiento oral durante varias semanas. Un ciclo completo de tratamiento puede tardar entre 6 y 8 semanas en completarse.

Algunas personas pueden necesitar pasar algún tiempo en el hospital para permitir la administración continua de antibióticos y drenar líquidos por vía intravenosa. Este tratamiento puede durar unos días o semanas, según la gravedad de la afección. A veces, los médicos pueden hacer arreglos para que las personas reciban antibióticos por vía intravenosa en casa.

Los médicos pueden administrar dosis altas de antibióticos e inyectarlos para aumentar la velocidad a la que pueden comenzar a hacer efecto en la articulación.

Medicación antifúngica

Si un hongo causa la infección, los médicos lo tratarán con un medicamento antimicótico en lugar de antibióticos.

Medicación anti-viral

Las infecciones causadas por un virus no responden a la mayoría de los tratamientos y, por lo general, se curan solas. Sin embargo, los médicos pueden usar medicamentos antivirales en algunos casos, como para las infecciones causadas por la hepatitis B.

Drenaje de la articulación

En algunos casos, es posible que los médicos necesiten drenar líquido de la articulación, ya que contiene microbios dañinos. Pueden hacer esto con una jeringa o mediante un procedimiento llamado artroscopia. Aquí es donde un médico inserta un pequeño tubo en la articulación afectada, a través de una pequeña incisión.

Ejercicios

Las personas con artritis infecciosa también pueden tomar otras medidas para ayudar a reducir los síntomas y prevenir daños a largo plazo. Las personas pueden probar la fisioterapia o usar una férula de vez en cuando para apoyar la articulación afectada.

Sin embargo, es esencial que una persona someta su articulación a ejercicios de rango de movimiento para evitar que los músculos o las articulaciones se acorten. Esto significa que no deben usar tablillas continuamente.

Complicaciones

Si las personas no reciben tratamiento lo suficientemente temprano o no reciben una dosis suficiente, existe el riesgo de que la artritis infecciosa pueda causar daño permanente a los tejidos y huesos de la articulación.

Sin ningún tratamiento, también puede causar una infección sanguínea grave llamada sepsis, que puede ser fatal.

También puede provocar una infección en el hueso, llamada osteomielitis.

La forma en que este daño afecta la vida de una persona depende de qué articulaciones se hayan visto afectadas. Por ejemplo, el daño a la articulación de la rodilla puede afectar la capacidad de una persona para pararse o caminar. Sin embargo, la cirugía generalmente puede tratar este tipo de daño.

Factores de riesgo

El consumo excesivo de alcohol puede aumentar el riesgo de contraer artritis infecciosa.

Cualquiera puede contraer artritis infecciosa, pero ciertos factores aumentan el riesgo de desarrollar la enfermedad, que incluyen:

  • Problemas articulares existentes, como otras formas de artritis.
  • una herida abierta
  • uso de drogas intravenosas
  • diabetes
  • uso excesivo de alcohol ya que el alcohol inhibe el sistema inmunológico
  • un sistema inmunológico debilitado
  • contacto con agujas no esterilizadas
  • una infección en otra parte del cuerpo

Diagnóstico

Para diagnosticar la artritis infecciosa, un médico realizará un examen físico, observará los síntomas y analizará el historial médico de la persona. Si un médico sospecha de artritis infecciosa, recomendará más pruebas.

Las pruebas pueden incluir un análisis de sangre y tomar una muestra de líquido de la articulación afectada. Los técnicos de laboratorio analizarán las muestras en busca de signos de infección e inflamación y realizarán cultivos de sangre para asegurarse de que la infección no se haya extendido más por el cuerpo.

La presencia de microbios dañinos en el líquido o niveles inusualmente altos de glóbulos blancos en la sangre pueden indicar artritis infecciosa. A veces, estas pruebas muestran resultados estándar, pero la artritis infecciosa todavía está presente. Esta es la razón por la que los médicos suelen tomar varios conjuntos de hemocultivos.

Los médicos también pueden recomendar pruebas de diagnóstico por imágenes, como radiografías o resonancias magnéticas, para evaluar la extensión del daño ya causado por la infección.

El diagnóstico precoz es fundamental para evitar daños permanentes en la articulación.

Artritis infecciosa versus artritis reactiva

La artritis infecciosa a veces se confunde con una forma diferente de artritis llamada artritis reactiva.

La artritis reactiva comparte los mismos síntomas que la artritis infecciosa. Sin embargo, la artritis infecciosa es causada por una infección activa dentro de la articulación, mientras que la artritis reactiva generalmente se desarrolla como resultado de una infección en otra parte del cuerpo.

Algunas personas desarrollan artritis reactiva después de una infección de transmisión sexual (ITS) o una infección del tracto gastrointestinal por intoxicación alimentaria.

Sin embargo, la artritis reactiva no suele ser el resultado de la propagación del organismo infeccioso a otra articulación. En cambio, ocurre cuando el sistema inmunológico del cuerpo reacciona de forma exagerada a la infección, lo que a menudo causa inflamación de las articulaciones en otras partes del cuerpo.

A veces, una infección en una articulación que se ha curado hace algún tiempo puede desencadenar el proceso autoinmune y provocar artritis reactiva en otras partes del cuerpo.

panorama

La artritis infecciosa es una enfermedad grave. Puede causar daño permanente a los huesos y tejidos que rodean la articulación afectada.

El tratamiento temprano y agresivo puede mejorar significativamente la perspectiva de una persona.

En la mayoría de los casos, las personas se recuperan por completo sin ningún daño duradero.

none:  Medicina de emergencia crohn - ibd hipertensión