Lo que debe saber sobre la esclerosis múltiple secundaria progresiva (SPMS)

La esclerosis múltiple secundaria progresiva es una etapa posterior de la esclerosis múltiple. En lugar de tener recaídas y remisiones de los síntomas, los síntomas de una persona empeoran constantemente con el tiempo.

La mayoría de las personas, pero no todas, con esclerosis múltiple remitente-recurrente (EMRR) eventualmente desarrollarán esclerosis múltiple progresiva secundaria (EMPR).Debido a los avances en el tratamiento actual, menos personas desarrollan SPMS que antes, y la transición a SPMS lleva más tiempo.

En este artículo, proporcionamos una descripción general de SPMS, incluidas sus clasificaciones, síntomas, causas, tratamientos y formas de controlar los síntomas.

¿Qué es SPMS?

La mayoría de las personas con EMRR desarrollarán EMSP.

La esclerosis múltiple (EM) es una afección progresiva que hace que el sistema inmunológico ataque por error a las células nerviosas del sistema nervioso central. El tipo más común de EM es RRMS, que es la etapa anterior a SPMS.

Según la Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple, la mayoría de las personas con EMRR eventualmente desarrollarán un curso de progresión secundaria que implica un empeoramiento gradual de los síntomas con el tiempo.

Con EMRR, una persona experimenta períodos de recaída y remisión en los que los síntomas empeoran y luego mejoran nuevamente.

Con SPMS, las personas no notan cambios tan drásticos en los síntomas. En cambio, pueden sentir que sus síntomas nunca desaparecen y empeoran gradualmente. También pueden ocurrir recaídas, pero esto es menos probable.

SPMS también tiene dos conjuntos de clasificaciones o modificadores adicionales:

  • SPMS activo significa que una persona experimenta recaídas o evidencia de una nueva actividad de la enfermedad a partir de una resonancia magnética. No activo significa que no hay evidencia de actividad actual.
  • SPMS con progresión significa que una persona experimenta un empeoramiento de los síntomas con el tiempo. SPMS sin progresión significa que no hay evidencia de que la condición empeore.

Los médicos se refieren a las personas sin actividad ni progresión como personas con EMSP estable.

Los médicos pueden tener dificultades para detectar cambios entre EMRR y EMPS, ya que el cambio se produce de forma gradual.

Las personas con SPMS aún pueden experimentar cambios y síntomas debido a la inflamación. Sin embargo, la enfermedad tiende a progresar de manera constante y causar daño o pérdida de nervios con el tiempo.

Los médicos pueden ofrecer a las personas con SPMS tratamientos específicos para ayudar a controlar los síntomas y retrasar la progresión de la enfermedad.

Es importante tratar la EM para controlar los síntomas y controlar la progresión de la enfermedad, pero no existe una cura total para la EM.

¿Quién recibe SPMS?

SPMS es una etapa secundaria de RRMS. La gente tiende a pasar muchos años con RRMS antes de que haga la transición a SPMS. Sin embargo, el curso de la afección es diferente para todos y no es posible predecir este cambio.

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple señala que antes de las terapias modernas, el 50% de las personas con EMRR desarrollarían EMSP dentro de los 10 años y el 90% dentro de los 25 años. Sin embargo, la medicación actual ha cambiado drásticamente la forma en que los médicos tratan la EM. Todavía es demasiado pronto para decir cómo el cambio a nuevos medicamentos afecta la progresión de la EM en su conjunto.

Todavía no se conoce una causa directa de una transición entre RRMS y SPMS. Algunos médicos piensan que puede deberse a un daño desde el principio de la afección.

Síntomas

La debilidad en las piernas y la fatiga crónica pueden indicar una transición a SPMS.

El síntoma principal del SPMS es un empeoramiento general del estado general de la persona. Las recaídas tienden a ser menos abruptas y distintas en esta etapa, aunque aún pueden ocurrir brotes de síntomas.

La principal diferencia con la recaída de EMRR es que los síntomas no desaparecen por completo en los períodos de remisión, sino que simplemente se vuelven más estables.

La mayoría de las personas con SPMS experimentan sus síntomas con regularidad, con más o menos intensidad, dependiendo de si están teniendo una recaída.

El curso del SPMS puede ser impredecible y cada persona experimenta la afección de una manera ligeramente diferente.

El aumento de la gravedad de los siguientes signos y síntomas puede indicar una transición a SPMS:

  • fatiga crónica general
  • debilidad o rigidez en las piernas
  • sensación de hormigueo o entumecimiento
  • problemas de coordinación
  • problemas para pensar o recordar eventos
  • depresión
  • problemas de vejiga o intestinos
  • disfunción eréctil

Si una persona experimenta problemas de vejiga o intestinos con SPMS, estos pueden incluir la urgencia constante o la necesidad de orinar o la incontinencia.

Diagnóstico

La transición entre RRMS y SPMS suele ser gradual, por lo que el diagnóstico puede llevar algún tiempo. Si una persona nota que su condición empeora con el tiempo y si experimenta menos brotes, el médico puede realizar pruebas para buscar SPMS.

El médico le preguntará sobre la gravedad y la frecuencia de los síntomas y los brotes. También realizarán exámenes neurológicos y resonancias magnéticas repetidas para determinar si la condición de una persona ha pasado a SPMS.

Tratamiento

El tratamiento para SPMS se enfoca en modificar el curso de la enfermedad y controlar los síntomas.

La Sociedad Nacional de Esclerosis Múltiple señala que una persona debe someterse a exploraciones neurológicas y resonancia magnética al menos una vez al año para controlar el curso de la enfermedad. Si los síntomas progresan muy rápidamente, los médicos pueden recomendar estas pruebas con más frecuencia.

Los tratamientos para SPMS incluyen:

Fármacos modificadores de la enfermedad

Las personas pueden usar la mayoría de los medicamentos modificadores de la enfermedad que la Administración de Drogas y Alimentos (FDA) ha aprobado para la EMRR para el SPMS, de acuerdo con las etiquetas de sus medicamentos.

Si estos medicamentos ya no controlan los síntomas de manera correcta o suficiente, los médicos pueden recomendar un cambio en la terapia. Además, estos medicamentos pueden causar efectos secundarios en algunas personas que pueden ser difíciles de controlar.

Elegir el medicamento adecuado para ayudar a equilibrar la efectividad del tratamiento y los efectos secundarios puede llevar tiempo y requiere trabajar directamente con un médico y realizar un seguimiento con pruebas regulares para monitorear la efectividad del tratamiento.

Manejo de los síntomas

Una persona debe probar ejercicios de bajo impacto, como nadar, para ayudar a controlar los síntomas del SPMS.

Además de los medicamentos que tienen como objetivo modificar el curso de la enfermedad, el manejo de los síntomas también es un aspecto importante del tratamiento del SPMS.

Varios medicamentos pueden ayudar, según los tipos de síntomas que experimente una persona. Algunos medicamentos pueden aliviar los mareos o los problemas de la vejiga, mientras que otros pueden centrarse en el tratamiento de los efectos secundarios de los medicamentos modificadores de la enfermedad.

Además, la mayoría de los médicos recomendarán que la persona realice cambios saludables en su estilo de vida para apoyar su cuerpo. Esto puede incluir llevar una dieta saludable para controlar su peso y hacer que se sientan más vitales.

El ejercicio también puede ayudar a fortalecer el cuerpo y mejorar la amplitud de movimiento de los músculos. Por lo general, se aconseja a las personas que apunten a ejercicios que eleven la frecuencia cardíaca o que ayuden a estirar y fortalecer los músculos.

Algunos ejercicios beneficiosos de bajo impacto incluyen:

  • natación
  • ciclismo
  • caminando
  • yoga

Redes de apoyo

Las personas pueden beneficiarse de hablar con otras personas que han experimentado la transición de RRMS a SPMS.

A algunos les puede resultar útil unirse a comunidades en línea para hablar con otras personas con experiencias compartidas de esclerosis múltiple.

Un ejemplo de un servicio de asistencia en línea que las personas pueden probar es la aplicación MS Buddy: Multiple Sclerosis Chat, que pueden descargar para Android o Apple.

Otras formas de EM

El tipo más común de EM es RRMS, que eventualmente puede progresar a SPMS.

Un tercer tipo de EM se llama EM primaria progresiva (PPMS). Multiple Sclerosis Trust estima que aproximadamente 1 de cada 8 personas que reciben un diagnóstico de EM tienen EMPP.

Es posible que las personas con EMPP no experimenten el ciclo de recaída y recuperación que caracteriza a otros tipos de EM. En cambio, tienden a experimentar síntomas que empeoran gradualmente a lo largo de la afección.

Esto es similar al SPMS, pero la distinción es que las personas con PPMS no experimentan la etapa de recaída-remisión.

panorama

SPMS es una etapa secundaria que la mayoría de las personas con RRMS experimentan eventualmente. No hay forma de saber si una persona experimentará esta transición o cuándo. Los médicos pueden hacer el diagnóstico comparando registros más antiguos de síntomas y resultados de pruebas con resultados recientes.

En general, las personas con SPMS tienen menos períodos de recaída o remisión que aquellas con EMRR, pero pueden experimentar un empeoramiento constante de su condición en general.

Los médicos pueden recomendar varias terapias para intentar reducir o prevenir el daño al sistema nervioso y, al mismo tiempo, controlar los síntomas.

No existe una cura absoluta para el SPMS, pero trabajar en estrecha colaboración con un médico ayuda a muchas personas a encontrar un plan de tratamiento para aliviar sus síntomas y controlar la enfermedad o retrasar su progreso.

none:  osteoartritis gastrointestinal - gastroenterología radiología - medicina nuclear