Una guía de la médula espinal: anatomía y lesiones

La médula espinal es un conjunto largo de nervios y células que se extiende desde la parte inferior del cerebro hasta la parte inferior de la espalda. Transporta señales entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Este artículo cubre la anatomía clave de la médula espinal y sus funciones.

También proporciona información sobre las lesiones de la médula espinal.

A continuación se muestra un modelo 3D de la médula espinal, que es completamente interactivo.
Explore el modelo 3D con el mouse pad o la pantalla táctil para comprender más sobre la médula espinal.

Anatomía

La longitud de la médula espinal varía de una persona a otra. Según algunas estimaciones, las hembras tienen una médula espinal de unos 43 centímetros (cm), mientras que los machos tienen una médula espinal de unos 45 cm.

La médula espinal consta de tres partes: las regiones cervical (cuello), torácica (pecho) y lumbar (parte inferior de la espalda).

Tres capas de tejido protegen la médula espinal: la duramadre, la aracnoides y la piamadre. Los médicos llaman a estas capas "meninges". Las capas son las siguientes:

  • Dura mater: esta es la capa más externa de las meninges de la médula espinal. Es una capa protectora resistente.
  • Espacio epidural: entre la duramadre y el espacio aracnoideo se encuentra el espacio epidural. Aquí es donde los médicos pueden insertar anestesia local para reducir el dolor durante el parto y algunos procedimientos quirúrgicos, como los que se utilizan para operar un aneurisma pulmonar o abdominal.
  • Materia aracnoidea: La materia aracnoidea es la capa media de la cobertura de la médula espinal.
  • Espacio subaracnoideo: se encuentra entre la aracnoides y la piamadre. El líquido cefalorraquídeo (LCR) se encuentra en este espacio. A veces, un médico tiene que tomar muestras de LCR para detectar la presencia de una infección, como la meningitis. También pueden inyectar anestesia local en este espacio para algunos procedimientos quirúrgicos, como un parto por cesárea o un reemplazo de rodilla.
  • Pia mater: La piamadre es la capa que recubre directamente la médula espinal.

Cubriendo la médula espinal y sus capas protectoras se encuentra la columna vertebral o los huesos de la columna. Estos huesos comienzan en la base del cráneo y se extienden hasta el sacro, un hueso que encaja en la pelvis.

Las regiones cervical, torácica y lumbar tienen diferentes números de huesos. La mayoría de las personas tienen siete huesos espinales en la columna cervical, 12 en la columna torácica y cinco en la columna lumbar.

Sección transversal de la médula espinal


Si una persona tomara una “rebanada” de la médula espinal horizontalmente, vería un área circular en el medio cubierta de capas protectoras (las meninges). Extendiéndose desde esta área circular hay proyecciones nerviosas. Estos se extienden desde la médula espinal para proporcionar sensación a diferentes áreas del cuerpo.

Las áreas clave de una sección transversal de la médula espinal incluyen:

  • Materia gris: La materia gris es la región oscura con forma de mariposa de la médula espinal formada por cuerpos de células nerviosas.
  • Materia blanca: la materia blanca rodea la materia gris en la médula espinal y contiene células recubiertas de mielina, lo que hace que la transmisión nerviosa se produzca más rápidamente. Las células nerviosas de la sustancia gris no están tan cubiertas de mielina.
  • Raíz posterior: la raíz posterior es la parte del nervio que se ramifica desde la parte posterior de la columna vertebral. Al observar la sección transversal de la médula espinal, las alas superiores de la "mariposa" de materia gris se extienden hacia los huesos de la columna. Las alas inferiores están hacia la parte frontal del cuerpo y sus órganos internos.
  • Raíz anterior: la raíz anterior es la parte del nervio que se ramifica desde el frente de la columna vertebral.
  • Ganglio espinal: el ganglio espinal es un grupo de cuerpos nerviosos que contienen neuronas sensoriales.
  • Nervio espinal: las raíces anterior y posterior se unen para crear un nervio espinal. Hay 31 pares de nervios espinales. Estos controlan la sensación en el cuerpo, así como el movimiento.

La médula espinal no se extiende a lo largo de toda la columna. Por lo general, se detiene en la parte superior de la columna lumbar.

Para los adultos, esta suele ser la primera o la segunda vértebra lumbar. La médula espinal de los niños puede detenerse un poco más abajo, en la segunda o tercera vértebra lumbar.

Funciones

La médula espinal juega un papel vital en varios aspectos del funcionamiento del cuerpo. Ejemplos de estas funciones clave incluyen:

  • Transporte de señales del cerebro: la médula espinal recibe señales del cerebro que controlan el movimiento y las funciones autónomas.
  • Llevar información al cerebro: los nervios de la médula espinal también transmiten mensajes al cerebro desde el cuerpo, como sensaciones de tacto, presión y dolor.
  • Respuestas reflejas: la médula espinal también puede actuar independientemente del cerebro en la conducción de los reflejos motores. Un ejemplo es el reflejo rotuliano, que hace que la rodilla de una persona se mueva involuntariamente cuando se golpea en un lugar determinado.

Estas funciones de la médula espinal transmiten los impulsos nerviosos de movimiento, sensación, presión, temperatura, dolor y más.

Posibles lesiones

La médula espinal es una parte delicada del cuerpo. Por tanto, es susceptible de sufrir lesiones. Los accidentes automovilísticos, las heridas de bala y los daños durante la práctica de deportes son causas potenciales de lesiones en la médula espinal.

Debido al papel que desempeña al proporcionar movimiento y sensación, sufrir daños en cualquier parte de la médula espinal podría provocar cambios permanentes en el funcionamiento de una persona.

Es posible que los proveedores de atención médica no siempre sepan de inmediato cuánta función perderá una persona después de una lesión.

Hay dos tipos principales de lesión de la médula espinal: completa e incompleta.

Una lesión completa de la médula espinal provoca una pérdida completa de la sensibilidad y la función motora por debajo del nivel de la lesión.

Según la Academia Estadounidense de Cirujanos Neurológicos (AANS), casi la mitad de todas las lesiones de la médula espinal son completas. No es necesario cortar físicamente la médula espinal para que se produzca una lesión completa, pero el daño puede ser tan significativo que la sangre no pueda fluir al tejido nervioso, provocando su muerte.

Una lesión incompleta de la médula espinal ocurre cuando la persona todavía tiene alguna función en el punto de la lesión o por debajo de él. Todavía pueden mover un lado del cuerpo o tener alguna función o sensación.

Según la AANS, alrededor de 250.000 a 450.000 personas en los Estados Unidos viven con una lesión en la columna.

A veces, los procedimientos quirúrgicos y el paso del tiempo pueden reducir algunos de los efectos de una lesión de la médula espinal. Los médicos suelen utilizar exploraciones por imágenes y estudios de función nerviosa repetidos para determinar qué tan importante puede ser el daño de la médula espinal de una persona.

Resumen

La médula espinal es una organización compleja de células nerviosas responsables del movimiento y la sensación. Transporta señales entre el cerebro y el resto del cuerpo.

Conocer la ubicación y la estructura de las cubiertas protectoras de la médula espinal puede ayudar a los profesionales de la salud a aliviar el dolor en determinados procedimientos.

Las lesiones de la médula espinal pueden variar desde pérdida sensorial hasta parálisis completa o incompleta. Una persona siempre debe usar equipo de protección cuando practique deportes o durante otras actividades para reducir el riesgo de lesiones.

Sin embargo, no siempre será posible prevenir tal lesión.

none:  cáncer de mama control de la natalidad - anticoncepción dislexia