¿Pueden las personas morir de artritis reumatoide?

La artritis reumatoide es una afección crónica que puede aumentar el riesgo de una persona de padecer enfermedades cardíacas y pulmonares. En etapas avanzadas, las personas pueden morir a causa de estas complicaciones.

La artritis reumatoide (AR) puede hacer que una persona sea más propensa a desarrollar complicaciones de salud que afecten al corazón y los pulmones. El riesgo de complicaciones depende de una variedad de factores, que incluyen la edad, la progresión de la enfermedad y el estilo de vida de una persona.

Actualmente no existe cura, pero un tratamiento eficaz puede ralentizar o detener la progresión de la enfermedad y prevenir complicaciones. Los tratamientos funcionan mejor cuando una persona comienza a tomarlos al principio de la progresión de la enfermedad.

En este artículo, analizamos cómo la AR puede afectar la vida útil de una persona.

Visión general

Una persona no puede morir de AR, pero la inflamación asociada puede provocar complicaciones potencialmente mortales.

La AR es una afección médica crónica que implica un aumento de los niveles de inflamación en los tejidos de todo el cuerpo.

Una persona no puede morir de AR. Sin embargo, la inflamación generalizada que caracteriza a la afección puede provocar complicaciones potencialmente mortales.

Según la Red de apoyo para la artritis reumatoide, una persona con AR puede tener una esperanza de vida de aproximadamente 10, o como mucho 15, años más corta que el promedio.

Sin embargo, en muchos casos, las personas con AR tienen la misma esperanza de vida que las personas que no la padecen, especialmente cuando los síntomas están bien controlados.

¿Qué factores afectan la vida útil?

La AR causa inflamación en todo el cuerpo que, con el tiempo, puede dañar los tejidos de los órganos.Tener complicaciones relacionadas con la AR puede afectar la vida útil de una persona.

Los hallazgos de un estudio de 2017 indican que es más probable que los siguientes casos causen la muerte en personas con AR que en la población general:

  • enfermedad cardiovascular
  • enfermedad respiratoria
  • infecciones, como neumonía
  • condiciones musculoesqueléticas

Las personas con AR pueden tener más probabilidades de desarrollar infecciones debido al debilitamiento de la función del sistema inmunológico. Algunos medicamentos que las personas usan para tratar la AR también pueden aumentar el riesgo de infección.

Es difícil predecir cómo las complicaciones de la AR afectarán la vida útil de una persona porque su riesgo y gravedad dependen de una amplia gama de factores.

Estos factores incluyen:

  • cuánto ha progresado la AR
  • sexo, siendo las mujeres más propensas a desarrollar AR grave, aunque los hombres con y sin AR tienen un mayor riesgo de enfermedad cardiovascular
  • edad en el momento del diagnóstico, con un diagnóstico temprano que mejora la perspectiva de una persona
  • factores de riesgo individuales, como antecedentes familiares de enfermedad cardíaca, particularmente debido a marcadores genéticos específicos
  • factores de estilo de vida, como fumar y beber alcohol

Los autores de un estudio de 2018 informan que las tasas de mortalidad general entre las personas con AR han disminuido en los últimos años. Esto puede deberse, al menos en parte, a métodos de tratamiento mejorados.

Los medicamentos, como los antirreumáticos y biológicos modificadores de la enfermedad, pueden reducir el riesgo de complicaciones relacionadas con la AR.

La AR afecta a cada persona de manera diferente y no hay forma de predecir con precisión la esperanza de vida de una persona con la afección.

Los tratamientos han mejorado significativamente en los últimos años y el control de la inflamación juega un papel en la reducción del riesgo de mortalidad.

Complicaciones de la AR

A medida que avanza la AR, la inflamación prolongada o que ocurre con frecuencia en las articulaciones puede provocar un daño articular permanente. Esto puede afectar las articulaciones de la columna cervical en el cuello y puede causar la formación de nódulos debajo de la piel.

La AR también puede aumentar el riesgo de ciertas afecciones de salud. En las siguientes secciones se analizan tres de las principales complicaciones: enfermedades cardíacas, problemas respiratorios e infecciones.

Enfermedad del corazón

La AR puede dañar los tejidos que rodean el corazón.

La AR puede causar inflamación y daño a las arterias, los músculos del corazón o los tejidos que lo rodean.

La pericarditis, que es la inflamación del pericardio, la bolsa que rodea el corazón y la acumulación de líquido en esta bolsa, pueden ser factores especialmente importantes. La pericarditis puede afectar a alrededor de un tercio de las personas con AR.

Si bien la pericarditis rara vez es una complicación grave, cualquier síntoma que afecte al pericardio puede poner en peligro la vida.

Las personas con AR también son mucho más propensas a desarrollar aterosclerosis, que es una acumulación de placa en las arterias. En una persona con AR, es más probable que esta placa sea frágil y se desprenda, lo que aumenta el riesgo de sufrir un ataque cardíaco y un derrame cerebral.

La Arthritis Foundation señala que la AR aumenta el riesgo de otras complicaciones relacionadas con el corazón. Informan que una persona con AR puede tener:

  • un riesgo casi duplicado de accidente cerebrovascular isquémico
  • un riesgo triplicado de trombosis venosa profunda, que se refiere a coágulos de sangre en las piernas
  • un riesgo más del cuádruple de una embolia pulmonar potencialmente mortal

Enfermedad respiratoria

Según la Arthritis Foundation, más allá de las complicaciones que afectan las articulaciones, las personas con AR tienen más probabilidades de experimentar complicaciones que afecten a los pulmones.

La AR aumenta el riesgo de problemas respiratorios como:

  • nódulos en los pulmones
  • acumulación de líquido en el tejido pulmonar, generalmente en el espacio entre el pulmón y el revestimiento de la pared torácica, que se denomina derrame pleural
  • bronquiectasias
  • enfermedad pulmonar intersticial

La enfermedad pulmonar intersticial afecta a 1 de cada 10 personas con AR. Ocurre cuando la inflamación excesiva de un sistema inmunológico hiperactivo causa cicatrices en el tejido pulmonar. Esto puede dificultar o imposibilitar la respiración y, eventualmente, una persona podría necesitar un trasplante de pulmón.

Las personas con AR también pueden tener un mayor riesgo de desarrollar bloqueos en las pequeñas vías respiratorias de los pulmones.

Infecciones

Las personas con afecciones autoinmunes, como la AR, tienden a ser más susceptibles a infecciones potencialmente graves o fatales.

En las personas con AR, aún no está claro si esta susceptibilidad es el resultado de la afección o un efecto secundario de los medicamentos para la AR, incluidos los biológicos y los esteroides.

Las vacunas, como la vacuna antigripal y neumocócica, pueden prevenir algunas infecciones asociadas con la AR.

Otras complicaciones

Otras complicaciones de la AR incluyen:

  • inflamación en el ojo
  • osteoporosis
  • anemia
  • diabetes tipo 2
  • vasculitis reumatoide, que es una inflamación de los vasos sanguíneos

Obtenga más información sobre los efectos de la AR en el cuerpo aquí.

Cómo prevenir complicaciones

Un médico puede recomendar ejercicios de bajo impacto para ayudar a prevenir las complicaciones de la AR.

No existe una causa única conocida de AR y no existe un tratamiento o cura únicos. Los tratamientos tienen como objetivo retrasar la progresión de la afección y controlar los síntomas, como la inflamación y el dolor.

Un plan de tratamiento eficaz puede ayudar a prevenir las complicaciones de la AR. Algunos remedios caseros también pueden ayudar a controlar los síntomas de la AR y proteger contra las complicaciones.

Los médicos pueden recomendar que las personas con AR realicen cambios en su dieta y estilo de vida, como:

  • dejar de fumar
  • hacer ejercicios regulares de bajo impacto, como natación y entrenamiento muscular ligero
  • Consumir una dieta equilibrada rica en alimentos integrales y naturales y evitar los alimentos procesados.
  • ir a terapia o participar en un grupo de apoyo
  • tomarse mucho tiempo para descansar durante el día

Seguir una dieta antiinflamatoria para la AR también puede ayudar.

Las terapias complementarias, como el masaje, la meditación y la acupuntura, también pueden beneficiar a las personas con la afección. Los resultados pueden variar, por lo que puede ser útil probar algunas técnicas diferentes.

Aprenda sobre 11 remedios caseros para la AR aquí.

Cualquier persona con AR debe trabajar directamente con su médico para crear y adaptar su plan de tratamiento.

Las citas regulares con un reumatólogo también pueden ayudar. El especialista puede controlar la progresión de la enfermedad y recomendar los cambios de tratamiento necesarios.

Resumen

La AR es una enfermedad crónica sin cura conocida. Las personas no mueren a causa de ella, pero la AR puede provocar complicaciones que pueden poner en peligro la vida.

Una persona con AR puede tener una expectativa de vida significativamente reducida, pero la afección afecta a cada persona de manera diferente y es difícil predecir el pronóstico.

Recibir tratamiento y realizar los cambios de estilo de vida recomendados desde el principio puede ayudar a controlar los síntomas y mejorar el pronóstico.

Una persona con AR debe trabajar directamente con su médico habitual y un reumatólogo para establecer y modificar tratamientos, que pueden controlar los síntomas y retrasar la progresión de la enfermedad.

none:  bipolar nutrición - dieta menopausia