¿Puede beber alcohol mientras toma metformina?

RETIRO DE LA LIBERACIÓN EXTENDIDA DE METFORMINA

En mayo de 2020, la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) recomendó que algunos fabricantes de metformina de liberación prolongada retiraran algunas de sus tabletas del mercado estadounidense. Esto se debe a que se encontró un nivel inaceptable de un carcinógeno probable (agente cancerígeno) en algunas tabletas de metformina de liberación prolongada. Si actualmente toma este medicamento, llame a su proveedor de atención médica. Ellos le indicarán si debe continuar tomando su medicamento o si necesita una nueva receta.

La metformina es un medicamento que ayuda a las personas a controlar la diabetes tipo 2 y, en ocasiones, la prediabetes. Por lo general, los médicos aconsejan que beber alcohol mientras se toma metformina no es compatible con el control de la diabetes y no es seguro.

Los efectos secundarios de la metformina pueden poner en peligro la vida cuando una persona la toma mientras bebe cantidades excesivas de alcohol.

La metformina y el alcohol ejercen presión sobre el hígado, intensificando los efectos nocivos de ambos y aumentando el riesgo de complicaciones hepáticas.

En este artículo, analizamos las posibles interacciones entre la metformina y el alcohol, así como las complicaciones que pueden ocurrir después de mezclarlos.

Alcohol y metformina

La mezcla regular de metformina con alcohol en exceso puede ser peligrosa.

Es importante que cualquier persona que tome metformina hable con su médico sobre el consumo de alcohol mientras toma el medicamento.

La metformina es un medicamento de control popular, eficaz y económico que los médicos recetan para el tratamiento de la diabetes tipo 2. En 2014, alrededor de 14,4 millones de personas en los Estados Unidos recibieron una receta de metformina.

Los médicos recetan metformina cada vez con más frecuencia a personas con prediabetes. El uso del medicamento en personas con diabetes tipo 1 que también tienen sobrepeso puede reducir la necesidad de insulina y aumentar el control metabólico.

El fármaco actúa mejorando la sensibilidad a la insulina, promoviendo la absorción de glucosa en los tejidos y reduciendo los niveles de azúcar en el torrente sanguíneo.

Al aumentar la eficacia de la glucosa que ya circula en el cuerpo, la metformina reduce la cantidad de glucosa que produce el hígado y que los intestinos absorben.

Cuando una persona bebe alcohol, también tiene efectos significativos sobre el azúcar en sangre.

El hígado elimina los venenos del cuerpo y sufre estrés cuando tiene que digerir el alcohol. Cuando el hígado tiene que procesar mucho alcohol, trabaja en exceso, se cansa y libera menos glucosa.

El consumo prolongado de alcohol también puede hacer que las células sean menos sensibles a la insulina. Esto significa que absorben menos glucosa de la sangre y aumentan los niveles en el torrente sanguíneo.

Con el tiempo, el consumo de alcohol daña el hígado, especialmente cuando una persona bebe en exceso. Reduce la capacidad del hígado para producir y regular glucosa.

Condiciones como la hepatitis alcohólica y la cirrosis hepática pueden ocurrir con el consumo crónico de alcohol, lo que disminuye en gran medida la salud del hígado y deteriora el control de la glucosa en sangre.

La mayoría de las bebidas alcohólicas también contienen muchos azúcares. Estos pueden contribuir a las condiciones que influyen en el control del azúcar en sangre, como el sobrepeso.

Aunque una bebida ocasional puede no ser dañina, es probable que los posibles efectos secundarios superen los beneficios.

Efectos secundarios

Mezclar alcohol y metformina puede empeorar el dolor abdominal.

Las complicaciones gastrointestinales son los efectos secundarios más comunes de la metformina.

Muchos efectos secundarios de la metformina son los mismos que los del alcohol, por lo que mezclarlos puede intensificar los síntomas.

El grado de influencia del alcohol sobre los efectos secundarios de la metformina depende de la cantidad de alcohol y de los factores de salud individuales.

Por lo general, cuanto más alcohol consume una persona y más rápido lo ingiere, mayor es el riesgo de interacciones.

Los efectos secundarios comunes de la metformina que empeora el consumo de alcohol incluyen los siguientes:

  • dolor o malestar estomacal o abdominal
  • calambres musculares
  • vomitando
  • náusea
  • pérdida de apetito
  • exceso de gas
  • estomago agrio
  • indigestión o acidez estomacal

Tomar metformina con alimentos y beber suficientes líquidos puede aliviar muchos de sus efectos secundarios menores. Una vez que el cuerpo se adapta al medicamento, muchos efectos secundarios tienden a desaparecer.

En raras ocasiones, las personas que toman metformina pueden experimentar enrojecimiento de la cara o enrojecimiento debido al aumento del flujo sanguíneo. El alcohol tiene un efecto secundario similar.

Complicaciones

Si bien los riesgos individuales varían y dependen de factores de salud adicionales, las personas con diabetes que consumen alcohol mientras toman metformina pueden experimentar complicaciones potencialmente mortales.

Acidosis láctica

La acidosis láctica es un efecto secundario raro pero peligroso de la metformina, que se presenta en aproximadamente 1 de cada 30.000 personas que toman el medicamento.

Esta condición es consecuencia de que los músculos producen principalmente su energía mediante procesos dependientes del oxígeno.

Durante una actividad intensa o prolongada, el cuerpo puede necesitar más oxígeno del disponible, por lo que las células cambian a procesos anaeróbicos o carentes de oxígeno.

La descomposición anaeróbica de la glucosa produce ácido láctico, que luego se descompone en lactato. Luego, el hígado procesa el lactato en glucosa.

Los niveles de lactato pueden aumentar durante el ejercicio prolongado o las actividades extenuantes, ya que el cuerpo necesita oxígeno para ayudar a eliminarlo. Cuando el lactato no se elimina del torrente sanguíneo lo suficientemente rápido, puede acumularse, aumentando la acidez de la sangre y los músculos.

Cuando los niveles de lactato son demasiado altos, se produce acidosis láctica. La metformina reduce la tasa de absorción de lactato por el hígado, al igual que el alcohol.

El riesgo de desarrollar acidosis láctica mientras se toma metformina sola es bastante raro. Sin embargo, cuando una persona toma metformina junto con alcohol, los riesgos aumentan significativamente.

La Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) emitió una advertencia de recuadro negro en los envases de metformina sobre la acidosis láctica. Han incluido el trastorno por consumo de alcohol como un factor de riesgo para desarrollar esta peligrosa complicación mientras toman metformina.

Los signos de acidosis láctica pueden ser sutiles e inespecíficos al principio, como dolor intestinal y somnolencia, y se confunden fácilmente con signos de consumo de alcohol.

Sin embargo, la acidosis láctica severa tiene síntomas intensos que aparecen rápidamente.

La acidosis láctica puede poner en peligro la vida. Si se presentan síntomas, las personas deben buscar atención médica de inmediato.

Las señales de advertencia de la acidosis láctica incluyen:

  • calambres o dolor, particularmente alrededor del intestino
  • Diarrea
  • respiración rápida o superficial
  • latido del corazón palpitante
  • malestar general
  • convulsiones musculares
  • cansancio
  • intensa debilidad
  • disminucion del apetito
  • presión arterial baja
  • alta frecuencia de pulso
  • náusea
  • vomitando

Hipoglucemia

La hipoglucemia puede provocar debilidad, dolores de cabeza y confusión.

La metformina ayuda a regular los niveles de azúcar en sangre, por lo que puede causar hipoglucemia o niveles bajos de azúcar en sangre.

Esto puede suceder si alguien toma una dosis demasiado grande, mantiene una dieta deficiente o consume demasiado alcohol.

El alcohol también provoca caídas en los niveles de azúcar en sangre, por lo que cuando se combina con metformina, el riesgo de hipoglucemia es mucho mayor.

Según la Asociación Estadounidense de Diabetes, los niveles de glucosa en sangre por debajo de 70 miligramos por decilitro son demasiado bajos para la mayoría de las personas.

Los síntomas en los casos de hipoglucemia leve, como dolores de cabeza, cansancio y hambre, suelen ser demasiado vagos para ser una señal de advertencia.

Los síntomas de un nivel bajo de azúcar en sangre también son fáciles de confundir con signos de consumo de alcohol, lo que significa que es posible que una persona no reconozca un nivel bajo de azúcar en sangre cuando está bebiendo.

En casos graves, estos síntomas son más agudos y pueden poner en peligro la vida. Si los síntomas son intensos o alarmantes, las personas deben buscar atención médica de inmediato.

Los signos de advertencia de un nivel bajo de azúcar en sangre incluyen:

  • latido del corazón acelerado
  • agotamiento no relacionado con la actividad o el sueño
  • debilidad
  • dolor de cabeza
  • hambre extrema
  • somnolencia
  • problemas para pensar o concentrarse
  • piel pálida que está fría al tacto
  • sudores frios
  • visión borrosa
  • Confusión
  • sueño sin descanso
  • pesadillas
  • nerviosismo o ansiedad
  • náusea
  • inestabilidad
  • mareo
  • habla arrastrada

Si se presentan síntomas de niveles bajos de azúcar en sangre, las personas con diabetes deben controlar sus niveles de glucosa en sangre. Los niveles bajos de azúcar en sangre a menudo se pueden corregir en casa con suplementos de glucosa o consumiendo 15 gramos de azúcares simples, como miel o jugo de frutas.

Si los niveles de azúcar en sangre no se restauran después de 15 minutos, las personas deben consumir más dosis hasta que regresen los niveles normales.

Beber alcohol antes de acostarse puede provocar que el azúcar en la sangre baje durante la noche. Las personas con diabetes deben comer un carbohidrato complejo junto o después de la ingesta de alcohol para evitar este problema.

Deficiencias de vitamina B-12

La vitamina B-12 es un nutriente esencial clave para la salud cardiovascular y neurológica, además de vital para la salud de los glóbulos rojos.

La metformina puede reducir la absorción de vitamina B-12 en algunas personas. El alcohol también puede interferir con la absorción de B-12 al causar inflamación en el estómago.

La deficiencia de vitamina B-12 es un efecto secundario poco común del uso de metformina. Sin embargo, algunas investigaciones sugieren que el riesgo puede ser mucho mayor, ya que entre el 10 y el 30 por ciento de las personas que toman metformina para la diabetes tipo 2 a largo plazo experimentan niveles reducidos de B-12 circulante.

Si bien los síntomas de la deficiencia pueden ser sutiles y de evolución lenta, una deficiencia significativa de B-12 puede presentar graves riesgos para la salud. Si una persona sospecha que puede tener una deficiencia de B-12, debe buscar consejo médico.

Las señales de advertencia y las complicaciones de las deficiencias de vitamina B-12 incluyen:

  • Confusión
  • entumecimiento u hormigueo en las manos y los pies
  • neuropatía
  • deterioro de la memoria
  • demencia
  • delirio
  • anemia
  • dolor de cabeza
  • incapacidad para concentrarse

Los suplementos o los cambios en la dieta pueden revertir la mayoría de las deficiencias de B-12 y reducir cualquier síntoma. La vitamina B-12 está presente en altos niveles en alimentos como carne de res, huevos, productos lácteos y mariscos.

Las personas con diabetes que usan metformina deben discutir las opciones de detección de B-12 con su médico.

Resumen

En ocasiones, es seguro beber una cantidad moderada de alcohol mientras se toma metformina. Sin embargo, beber cantidades excesivas con regularidad puede reducir la eficacia del medicamento y aumentar el riesgo de complicaciones graves.

Beber alcohol con demasiada frecuencia mientras toma metformina puede provocar acidosis láctica, una complicación potencialmente letal, así como hipoglucemia y deficiencia de vitamina B-12.

Hable con su médico sobre la cantidad de alcohol que sería seguro beber mientras toma metformina.

Q:

Estoy luchando por dejar de consumir alcohol a pesar de comenzar un tratamiento con metformina. ¿Qué puedo hacer?

A:

Establezca un objetivo de límite de consumo de alcohol y póngalo por escrito, luego lleve un diario de cuánto bebe. Debe elegir los días libres de alcohol y no tener alcohol en su hogar. Cuando beba, hágalo lentamente, lo que ayudará a reducir su consumo de alcohol.

Si es posible, manténgase físicamente activo y manténgase ocupado con actividades que no impliquen beber, y evite aquellas que puedan alentarlo a beber.

No tema pedir apoyo a familiares y amigos para evitar la tentación de consumir alcohol.

Alan Carter, farmacéutico Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  dolor de cabeza - migraña estatinas fibrosis quística