Cuidar a un niño con TDAH: 21 consejos

Criar a un niño con trastorno por déficit de atención con hiperactividad o TDAH conlleva sus propios desafíos. No existen reglas estrictas y rápidas, ya que el TDAH puede tener diferentes grados de gravedad y síntomas. Sin embargo, los niños pueden beneficiarse de enfoques personalizados o centrados en la persona.

El TDAH puede hacer que un niño tenga un control deficiente de los impulsos, lo que puede llevar a comportamientos desafiantes o inapropiados. Pero un paso importante para los padres es aceptar que el TDAH simplemente representa una diferencia funcional en el cerebro. No significa que su hijo no pueda aprender el bien del mal, pero es posible que necesite encontrar otras formas de ayudar a su hijo a desarrollar un comportamiento positivo.

Los padres y cuidadores deberán adaptar sus propias formas de interactuar con el niño. Esto incluye el habla, los gestos, el lenguaje emocional y el entorno físico.

Para un niño con TDAH, la coherencia es vital. Al utilizar un enfoque estructurado y de apoyo, los comportamientos desafiantes pueden limitarse y el niño puede prosperar.

Veintiún consejos para padres para el TDAH

Los siguientes consejos se han recopilado para ayudar a los padres a reducir los comportamientos perturbadores y hacer frente a los desafíos relacionados con el TDAH.

1. Mantenlo interesante

Fomentar el ejercicio y elogiar son consejos para padres recomendados.

Cuando un niño con TDAH está realizando una tarea compleja, es menos probable que se distraiga. Los niños con TDAH a menudo se distraen si una tarea no es lo suficientemente desafiante. A esto se le llama distracción.

Lo opuesto a la distracción es el hiperconcentrado, que es cuando un niño se concentra hasta el punto de no ser consciente de su entorno. Hyperfocus también puede ser un desafío, pero puede permitir que un niño realice tareas importantes.

Muchos pasatiempos y trabajos requieren un alto grado de concentración, por lo que si un niño disfruta de las actividades desafiantes y puede concentrarse mientras las realiza, vale la pena alentarlo a que continúe.

2. Dar alabanza y aliento

El buen comportamiento debe reforzarse con elogios. Es tan importante que los niños con TDAH aprendan qué comportamientos son aceptables al recibir elogios, como lo es que aprendan qué es inaceptable.

3. Proporcionar estructura

Proporcionar estructura con un horario diario puede limitar las distracciones repentinas. Saber qué esperar puede ser tranquilizador para los niños con TDAH. También puede ser una buena forma de introducir la responsabilidad en la vida de un niño.

4. Fomente el ejercicio

Quemar el exceso de energía a través del ejercicio puede ayudar al:

  • reducir el riesgo de depresión y ansiedad
  • promover la concentración y el enfoque
  • mejorar los patrones de sueño
  • estimulando el cerebro

Los padres pueden fomentar la actividad física proporcionándoles juguetes activos, como pelotas y cuerdas para saltar, enseñando a sus hijos a andar en bicicleta o inscribiéndolos en un deporte de equipo.

Los niños también tienen más probabilidades de desarrollar hábitos físicamente activos si sus padres son buenos modelos a seguir en esta área. Hacer caminatas familiares o jugar juntos al aire libre puede ayudar a un niño con TDAH a gastar el exceso de energía y desarrollar hábitos saludables para el futuro.

Para ayudar a apoyar su bienestar mental y el de sus seres queridos durante este momento difícil, visite nuestro centro dedicado para descubrir más información respaldada por investigaciones.

5. Practique una buena higiene del sueño

Las investigaciones han demostrado que el sueño de baja calidad puede tener un impacto negativo en los síntomas del TDAH. Un sueño de buena calidad puede ayudar a regular los niveles de energía al día siguiente. También puede mejorar el estrés y el estado de ánimo.

Con este fin, es posible que los padres quieran intentar incluir horas regulares de acostarse en la estructura del día.

6. Divida las tareas

Para alguien con TDAH, algunas tareas pueden parecer demasiado complejas y desagradables. Siempre que sea posible, divida las tareas en objetivos alcanzables. Además de simplificar la imagen, esto puede regular las emociones asociadas con el éxito o el fracaso.

Si a un niño se le ha pedido que limpie su habitación, por ejemplo, puede ser útil dividir esto en tareas más pequeñas, como hacer la cama, guardar los juguetes en el piso o doblar su ropa.

7. Piensa en voz alta

Los niños con TDAH a menudo carecen de control de sus impulsos. Esto significa que pueden decir o hacer algo sin pensarlo bien. Hacer que hagan una pausa y digan en voz alta lo que están pensando puede tener varios beneficios.

Puede permitir que los padres aprendan los patrones de pensamiento de sus hijos. También puede darle tiempo al niño para considerar su pensamiento y si actuar o no en consecuencia.

8. Mantenga las distracciones al mínimo

Si un niño se distrae fácilmente, vale la pena mantener despejado su entorno. Dependiendo de las preferencias del niño, las radios o televisores pueden apagarse o apagarse.

Hacer que trabajen en tareas lejos del atractivo de la televisión o los juegos es importante, y los juguetes deben guardarse cuando estén haciendo algo en su dormitorio.

9. Explica en lugar de mandar

Es útil explicar las razones para realizar las tareas en un lenguaje claro y positivo.

Un padre o cuidador puede dar razones de lo que están preguntando, si es apropiado para la edad del niño. Manténgalo simple, pero espere que se le pida más detalles.

Explicar las razones para realizar una tarea puede aliviar la preocupación y la confusión en un niño con TDAH. Al explicar las cosas, una persona debe usar un lenguaje claro y positivo.

Explicar las razones para pedirle al niño que haga una tarea también es respetuoso, y el respeto a sí mismo es crucial si el niño siente que puede ser diferente a los demás.

10. Introduzca el tiempo de espera

La idea detrás del tiempo de espera es similar a pensar en voz alta. Si un niño espera unos segundos antes de hablar o actuar cuando tiene un pensamiento, tiene tiempo para considerar si es apropiado.

Esto requerirá mucha práctica, pero puede valer la pena y puede darles una ventaja real en su vida social.

11. No te abrumes

Cuando un padre está demasiado estresado, no solo se ve afectado su bienestar, sino que también puede ser menos efectivo para apoyar a su hijo.

Si la carga de trabajo y las obligaciones de una persona se vuelven abrumadoras, puede ser beneficioso pedir ayuda. Los amigos, la familia o los grupos locales de TDAH son posibles fuentes de ayuda. Incluso eliminar una cosa del horario semanal de una persona puede reducir el estrés.

12. Evite el uso de lenguaje negativo

La retroalimentación positiva puede ayudar a desarrollar la confianza de un niño.

Un niño con TDAH puede sentir que no le agradan o que siempre hace las cosas mal. Reforzar esto con un lenguaje negativo puede ser hiriente y empeorar los comportamientos perturbadores.

Es imposible ser positivo todo el tiempo, por lo que es esencial que los padres encuentren una salida para expresar sus inquietudes o preocupaciones. Puede ser un amigo, un compañero o un terapeuta.

También hay grupos en línea donde los padres de niños con TDAH pueden discutir sus desafíos con personas en situaciones similares.

13. No permita que el TDAH tenga el control

Si bien se pueden hacer algunas concesiones, el TDAH no es una excusa para el mal comportamiento. Tanto los niños como los padres necesitan límites, y es esencial que los niños aprendan que siempre hay consecuencias cuando se portan mal.

Estas consecuencias deben ser apropiadas y consistentes. Si un niño ve que un padre no siempre cumple con las consecuencias, esto puede alentar el comportamiento rebelde.

14. Elige tus batallas

Vivir con un niño que puede demostrar un comportamiento hiperactivo e impulsivo puede ser un desafío constante. Si un padre abordara todos los problemas, todos los días serían estresantes y desagradables para todos.

Aprender a dejar ir las cosas pequeñas puede aliviar el estrés a largo plazo y ayudar a los padres a concentrarse en frenar los comportamientos más importantes.

15. No veas a otros adultos como enemigos.

Es natural que los padres se sientan protectores, pero cuando un niño tiene TDAH, puede parecer que otros cuidadores no lo comprenden o no les importa lo suficiente. Una buena comunicación puede ayudar a resolver este problema.

Puede ser útil hablar con cualquier persona con la que su hijo tenga contacto sobre el TDAH, explicar sus preferencias y describir las intervenciones más efectivas para el comportamiento desafiante.

16. Siga trabajando para modificar el comportamiento

Si las mejoras en el comportamiento se estancan o parecen haber llegado a su límite, siga intentándolo. Los niños con TDAH tienen un potencial enorme.

Tal vez sea necesario modificar una estrategia, o incluso simplemente hacer una pausa por un tiempo. Los niños atraviesan muchos saltos en el desarrollo y, a veces, se estancan.

Es fundamental tener paciencia y seguir intentando realizar cambios positivos, incluso si llevan tiempo.

17. Busque asistencia especializada

Un terapeuta de TDAH puede ayudar con el estrés de los padres además de los comportamientos del niño. Además de la ayuda profesional, también hay muchos grupos de apoyo locales y nacionales. Los comentarios de otros padres en una situación similar pueden ser invaluables.

18. Toma descansos

Pasar todo el día concentrándose en cualquier niño puede resultar agotador. Tómese descansos siempre que sea posible, ya sea organizando una niñera o intercambiando responsabilidades con una pareja. Cuanta más energía tenga un padre, mejor podrá sobrellevar el estrés.

19. Mantén la calma

Mantener la calma permite que el cerebro resuelva problemas y se comunique mejor. Hay muchas formas en que un padre puede mantener la calma en situaciones desafiantes. Estas estrategias incluyen:

  • meditando regularmente
  • practicando yoga
  • apegarse a una rutina para eliminar el estrés de "¿qué sigue?"
  • caminar en la naturaleza u otro espacio al aire libre relajante
  • reducir el consumo de cafeína y alcohol

20. Recuerde que todos los niños se portan mal

Puede ser fácil pensar que todas las conductas desafiantes son causadas por el TDAH, pero a veces todos los niños se portan mal. Aprenda qué comportamientos necesitan ser manejados y cuáles son parte normal del crecimiento.

21. Sea amable con usted mismo

Puede ser tentador imaginar que todos los demás se las arreglan mejor, pero si una persona habla con otros padres de niños con TDAH, es probable que se sientan de la misma manera.

Los padres de niños con TDAH deben tratar de apreciar los desafíos que han superado y enorgullecerse de lo que han logrado.

Qué decirles a los niños sobre el TDAH

A medida que un niño se desarrolla, también pueden desarrollarse conversaciones sobre el TDAH.

El tiempo promedio de diagnóstico de TDAH es de 7 años. Puede parecer una conversación difícil, pero hablar con un niño sobre el TDAH puede ser beneficioso tanto para el niño como para los padres.

Un padre debe usar un lenguaje apropiado para su edad y evitar dar demasiados detalles innecesarios al principio.

Las conversaciones sobre el TDAH pueden seguir ocurriendo a medida que el niño se desarrolla, y un niño puede sentir curiosidad por aprender más sobre su condición.

Las siguientes declaraciones son buenos lugares para comenzar a hablar sobre el TDAH con un niño:

El TDAH no es un defecto

El TDAH no es una debilidad, un defecto o una señal de que el niño es "malo". Los hace diferentes de otros niños, pero esas diferencias deben celebrarse.

De manera similar a muchas afecciones, con el apoyo adecuado, el TDAH no tiene por qué afectar negativamente la vida de una persona.

El TDAH no afecta la inteligencia

Tener TDAH no significa que un niño no sea tan inteligente como sus compañeros de clase o hermanos. Al hablar con niños mayores, puede ser útil recordarles que algunos de los más grandes pensadores de la historia moderna tenían TDAH, incluidos Albert Einstein y Thomas Edison.

Las personas con TDAH pueden tener éxito en la vida

Puede ayudar a proporcionar a los niños modelos positivos de personas con TDAH que han tenido éxito. Esto puede variar desde un vecindario, amigo o familiar que trabaja en un trabajo que aman, hasta una celebridad, como Will Smith o Solange Knowles.

No estan solos

Más de 1 de cada 10 niños tiene TDAH en los Estados Unidos. Otras fuentes sugieren que esto puede ser tan alto como 1 de cada 5 o 20 por ciento.

Tener TDAH puede resultar aislado para un niño, por lo que puede ser útil llegar a grupos que trabajan con otros niños con las mismas condiciones o similares.

En muchas regiones se encuentran disponibles campamentos de verano y programas extracurriculares diseñados para niños con TDAH. Estos entornos de apoyo pueden ayudar al niño a desarrollar sus habilidades sociales y combatir los sentimientos de aislamiento.

Quitar

La investigación sobre el TDAH está en curso. Ya sea médico, psicológico o sociológico, constantemente se están probando nuevas formas de vivir con la enfermedad.

Hay más aceptación social del TDAH que nunca y el apoyo para los padres y otros cuidadores está aumentando.

La vida puede necesitar más planificación y reflexión con un niño que tiene TDAH. Sin embargo, puede ser igualmente placentero y satisfactorio.

none:  linfoma ojo seco salud pública