El sueño profundo puede ayudar a tratar la ansiedad

Los investigadores han sabido por un tiempo acerca de una conexión entre la falta de sueño y la ansiedad. Un nuevo estudio refuerza y ​​cuantifica esta relación causal y muestra que una noche de insomnio puede aumentar la ansiedad hasta en un 30%.

Una nueva investigación sugiere que dormir profundamente es una forma natural de aliviar la ansiedad.

Además, el nuevo estudio sugiere que la fase profunda del sueño es un analgésico natural para la ansiedad.

Estas son las principales conclusiones de un artículo que aparece en la revista. Comportamiento humano de la naturaleza.

Matthew Walker, profesor de neurociencia y psicología de la Universidad de California (UC), Berkeley, es el autor principal del nuevo estudio.

El profesor Walker y sus colegas se propusieron examinar los efectos de varias etapas del sueño sobre la ansiedad en 18 participantes.

Los científicos dividen habitualmente el sueño en dos categorías amplias: el sueño de movimientos oculares rápidos (REM) y el sueño no REM, y cuatro etapas.

Las dos primeras etapas del sueño no REM son períodos de sueño ligero en los que el cuerpo se adapta de la vigilia al descanso.

Según los Institutos Nacionales de Salud (NIH), la tercera etapa del sueño no REM es el sueño reparador y profundo que necesitamos para sentirnos recargados por la mañana. El sueño no REM suele ser seguido por el sueño REM, que es la etapa más ligera y llena de sueños antes de despertar.

Estas diferentes etapas del sueño se reflejan de manera diferente en la actividad del cerebro. Al medir la actividad cerebral, el profesor Walker y el equipo determinaron los efectos de varias etapas del sueño sobre la ansiedad.

El sueño profundo protege contra la ansiedad

Para medir los niveles de ansiedad, los investigadores pidieron a un grupo de 18 adultos jóvenes que vieran videos emocionalmente inquietantes después de una noche completa de sueño y después de una noche de insomnio.

Después de cada visualización, los participantes completaron un cuestionario estándar de ansiedad llamado inventario de ansiedad estado-rasgo.

Los científicos utilizaron resonancia magnética funcional y polisomnografía para escanear los cerebros de los participantes dormidos con el fin de identificar las etapas del sueño.

Los escáneres cerebrales mostraron que un área del cerebro llamada corteza prefrontal medial se desactivó después de una noche de insomnio. Estudios anteriores han sugerido que esta área del cerebro atenúa la ansiedad y el estrés.

Las exploraciones también revelaron una actividad cerebral excesiva en otras regiones asociadas con el procesamiento de emociones. Una noche de insomnio elevó los niveles de ansiedad hasta en un 30%, informan los autores.

"Sin dormir", explica el profesor Walker, "es casi como si el cerebro estuviera demasiado pesado en el pedal del acelerador emocional, sin suficiente freno".

Además, el estudio encontró que los niveles de ansiedad caían en picado después de una noche completa de sueño y que esta reducción era aún más significativa en las personas que pasaban más tiempo en la etapa del sueño profundo, de ondas lentas y no REM.

"El sueño profundo había restaurado el mecanismo prefrontal del cerebro que regula nuestras emociones, reduciendo la reactividad emocional y fisiológica y previniendo la escalada de ansiedad", informa Eti Ben Simon, becario postdoctoral en el Centro de Ciencias del Sueño Humano de la UC Berkeley y autor principal del estudio. .

Dormir como recomendación clínica

Los investigadores buscaron replicar sus hallazgos, por lo que llevaron a cabo otro conjunto de experimentos en una muestra más grande, de 30 participantes, así como una encuesta en línea, de 280 personas.

Los experimentos de laboratorio confirmaron que las personas que experimentaron un sueño más profundo por la noche tenían la menor ansiedad al día siguiente. La encuesta en línea confirmó que la cantidad y la calidad del sueño que las personas obtenían predijeron de manera confiable sus niveles de ansiedad al día siguiente.

El autor principal del estudio también sugiere que dormir bien debería ser una recomendación clínica para tratar la ansiedad.

"Las personas con trastornos de ansiedad informan de forma rutinaria que tienen trastornos del sueño, pero rara vez se considera la mejora del sueño como una recomendación clínica para reducir la ansiedad", dice.

“Nuestro estudio no solo establece una conexión causal entre el sueño y la ansiedad, sino que identifica el tipo de sueño profundo [no] REM que necesitamos para calmar el cerebro ansioso”.

Eti Ben Simon, Ph.D.

El autor principal del estudio también comenta los hallazgos, diciendo: "Hemos identificado una nueva función del sueño profundo, una que disminuye la ansiedad durante la noche al reorganizar las conexiones en el cerebro".

“El sueño profundo parece ser un ansiolítico natural (inhibidor de la ansiedad), siempre que lo tengamos todas y cada una de las noches”, concluye el profesor Walker.

none:  ensayos clínicos - ensayos de fármacos ojo seco pediatría - salud infantil