Depresión: un cambio breve en la dieta puede aliviar los síntomas

En el primer estudio de este tipo, los investigadores concluyen que incluso un cambio breve en los hábitos alimentarios puede aliviar los síntomas de la depresión en los adultos jóvenes. Los hallazgos ofrecen esperanza, pero se necesita más trabajo.

¿Existe un vínculo entre una alimentación saludable y una buena salud mental?

La ciencia ahora ha establecido claramente el impacto de una mala alimentación en la salud física en general.

El consumo de grandes cantidades de alimentos procesados ​​y azucarados aumenta el riesgo de obesidad, enfermedades cardíacas y diabetes.

Más recientemente, los investigadores han comenzado a centrarse en el impacto de una alimentación saludable o no saludable en la salud mental.

De hecho, como explican los autores del último estudio, la dieta ahora se considera un "factor de riesgo modificable para la depresión".

Aunque la evidencia está aumentando, la mayor parte es de observación. En otras palabras, en la actualidad, es difícil determinar si una dieta saludable evita la depresión o si experimentar depresión genera hábitos alimentarios poco saludables.

Llenar un vacío

Según los autores, hasta la fecha, solo un ensayo de control aleatorio ha investigado una intervención dietética en adultos con un diagnóstico clínico de depresión.

El estudio de 12 semanas concluyó que "la mejora de la dieta puede proporcionar una estrategia de tratamiento eficaz y accesible para el manejo de la [depresión mayor]".

El último estudio, que aparece ahora en MÁS UNO, agrega más carne a los huesos.

En este estudio, los científicos querían descubrir si los adultos jóvenes que viven con depresión podrían beneficiarse de una intervención dietética de 3 semanas. Al mismo tiempo, estaban ansiosos por saber si los jóvenes con depresión podrían ceñirse a una intervención dietética.

Los investigadores optaron por estudiar a los adultos jóvenes porque, como explican, “la adolescencia y la adultez temprana son un período en el que existe un mayor riesgo de depresión, y estos también son períodos críticos para establecer patrones de salud, como la dieta, que se trasladarán a la edad adulta . "

Para investigar, los investigadores de la Universidad Macquarie en Australia reclutaron a 76 participantes entre 17 y 35 años de edad. Todos los participantes experimentaban síntomas de depresión de moderados a altos y su dieta estándar incluía niveles altos de azúcar, grasas saturadas y alimentos procesados.

Las intervenciones dietéticas

Los científicos dividieron a los participantes en dos grupos; el grupo de "cambio de dieta" y el grupo de "dieta regular".

Los científicos le dieron al grupo de cambio de dieta consejos nutricionales en forma de un video de 13 minutos, que publicaron en línea para que el estudiante hiciera referencia durante el estudio.

Los miembros de este grupo recibieron una pequeña cesta de comida saludable y la promesa de una tarjeta de regalo de $ 60 si entregaban sus recibos de compra al final del estudio.

El grupo de cambio de dieta también recibió dos llamadas de control durante el estudio, los días 7 y 14. Sin embargo, el grupo de "dieta regular" no recibió instrucciones dietéticas, comida gratis ni tarjetas de regalo; el equipo de investigación simplemente les pidió que regresaran después de 3 semanas.

Al comienzo y al final del estudio de 3 semanas, todos los participantes pasaron por una batería de pruebas. Los científicos evaluaron los niveles de depresión, estado de ánimo y ansiedad, y también evaluaron las habilidades de aprendizaje y razonamiento.

Como se esperaba, los participantes del grupo experimental se adhirieron a los cambios dietéticos. En este grupo de cambio de dieta, las puntuaciones de depresión mejoraron significativamente. Las puntuaciones de ansiedad y estrés también mejoraron.

Por el contrario, el grupo de dieta regular no experimentó cambios significativos en la puntuación de depresión.

Después de 3 meses, los investigadores hablaron con 33 de los participantes por teléfono. Aunque solo siete de estas personas mantenían el plan de alimentación saludable, las mejoras en el estado de ánimo aún fueron significativas en este pequeño grupo.

En general, los autores concluyen:

“Modificar la dieta para reducir la ingesta de alimentos procesados ​​y aumentar el consumo de frutas, verduras, pescado y aceite de oliva mejoró los síntomas de depresión en los adultos jóvenes. Estos hallazgos se suman a una literatura cada vez mayor que muestra que un cambio modesto en la dieta es una terapia complementaria útil para reducir los síntomas de la depresión ".

Limitaciones y desafíos

Aunque los hallazgos actuales se suman a la evidencia de que la comida juega un papel en la salud mental, el estudio tiene limitaciones significativas.

En primer lugar, el estudio solo reclutó a un pequeño número de participantes; y estos eran exclusivamente adultos jóvenes que asistían a la universidad, por lo que los hallazgos podrían no aplicarse a otros datos demográficos.

Es importante destacar que los individuos del grupo de dieta regular no recibieron orientación, ni comida gratis ni incentivos en efectivo; este es un problema considerable. Es posible que los estudios futuros quieran intentar igualar las dos condiciones más estrechamente. Por ejemplo, ambos grupos podrían recibir la misma recompensa financiera y llamadas de registro.

En cuanto al seguimiento de 3 meses, el equipo de investigación lo realizó por teléfono con solo 33 participantes, por lo que es difícil extrapolar más los hallazgos.

Debido a que la relación entre la nutrición y la salud mental es un tema candente, es probable que otros investigadores publiquen estudios similares de manera exhaustiva y rápida. Tanto la nutrición como la salud mental son difíciles de investigar solas, por lo que examinar la interacción entre las dos es aún más difícil.

Desarrollar una imagen clara del papel de la dieta en el bienestar psicológico es realmente complejo. Dicho esto, los vínculos entre una buena alimentación y la salud mental ya se están fortaleciendo.

none:  obesidad - adelgazamiento - fitness menopausia golpe