Diseccionar el terror: ¿cómo funciona el miedo?

En esta función de Spotlight, explicaremos la biología del miedo: por qué ha evolucionado, qué sucede en nuestros cuerpos cuando tenemos miedo y por qué a veces se sale de control. Desplácese hacia abajo ... si se atreve.

¿Qué es el miedo y cómo puede sentirse bien y mal?

Todos pueden asustarse; el miedo es una faceta inevitable de la experiencia humana.

La gente generalmente considera el miedo como una emoción desagradable, pero algunos se esfuerzan por desencadenarlo, como saltando de los aviones o viendo películas de terror.

El miedo es justificable; por ejemplo, escuchar pasos dentro de su casa cuando sabe que usted es el único hogar es una razón válida para estar aterrorizado.

El miedo también puede ser inapropiado; por ejemplo, podemos experimentar una oleada de terror mientras vemos una película de terror, aunque sepamos que el monstruo es un actor maquillado y que la sangre no es real.

Muchas personas consideran las fobias como la manifestación más inapropiada del miedo. Pueden adherirse a casi cualquier cosa, como arañas, payasos, papel o alfombras, y tener un impacto significativo en la vida de las personas.

¿Por qué nos asustamos?

En lo que respecta a la evolución, el miedo es antiguo y, hasta cierto punto, podemos agradecer al miedo nuestro éxito como especie. Es probable que cualquier criatura que no corra y se esconda de animales más grandes o situaciones peligrosas sea eliminada del acervo genético antes de que se le dé la oportunidad de procrear.

El papel esencial del miedo en la supervivencia ayuda a explicar por qué a veces parece un poco desencadenante.

En otras palabras, tiene sentido estar un poco nervioso si eres un animal en un ambiente hostil. Es mejor correr y esconderse cuando tu propia sombra te pilla por sorpresa que suponer que una sombra está a salvo, solo para ser devorada por un oso 5 segundos después.

¿Qué pasa en el cuerpo?

Las personas a menudo se refieren a los cambios fisiológicos que ocurren cuando experimentan miedo como la respuesta de lucha o huida. En general, como sugiere el nombre, los cambios preparan al animal para luchar o correr.

La frecuencia respiratoria aumenta, la frecuencia cardíaca sigue su ejemplo, los vasos sanguíneos periféricos (en la piel, por ejemplo) se contraen, los vasos sanguíneos centrales alrededor de los órganos vitales se dilatan para inundarlos con oxígeno y nutrientes, y los músculos son bombeados con sangre, listos para reaccionar.

Los músculos, incluidos los de la base de cada cabello, también se vuelven más tensos, lo que provoca una piloerección, que coloquialmente se denomina piel de gallina. Cuando el cabello de un humano se eriza, no hace mucha diferencia en su apariencia, pero para los animales más hirsutos, los hace parecer más grandes y más formidables.

Metabólicamente, los niveles de glucosa en la sangre se disparan, proporcionando una reserva de energía lista si surge la necesidad de actuar. Del mismo modo, los niveles de calcio y glóbulos blancos en el torrente sanguíneo aumentan.

Activando la respuesta

La respuesta de lucha o huida comienza en la amígdala, que es un haz de neuronas en forma de almendra que forma parte del sistema límbico. Desempeña un papel importante en el procesamiento de las emociones, incluido el miedo.

Cuando tenemos miedo, desencadena una respuesta sofisticada y coordinada en nuestros cerebros y cuerpos.

La amígdala puede desencadenar actividad en el hipotálamo, que activa la glándula pituitaria, que es donde el sistema nervioso se encuentra con el sistema endocrino (hormonal).

La glándula pituitaria secreta hormona adrenocorticotrópica (ACTH) en la sangre.

En este momento, el sistema nervioso simpático, una división del sistema nervioso responsable de la respuesta de lucha o huida, le da un empujón a la glándula suprarrenal, animándola a rociar una dosis de epinefrina en el torrente sanguíneo.

El cuerpo también libera cortisol en respuesta a la ACTH, que provoca el aumento de la presión arterial, el azúcar en la sangre y los glóbulos blancos. El cortisol circulante convierte los ácidos grasos en energía, lista para que los músculos la utilicen, en caso de que surja la necesidad.

Las hormonas catecolaminas, incluidas la epinefrina y la noradrenalina, preparan los músculos para una acción violenta.

Estas hormonas también pueden: estimular la actividad en el corazón y los pulmones; reducir la actividad en el estómago y los intestinos, lo que explica la sensación de "mariposas" en el estómago; inhibir la producción de lágrimas y salivación, explicando la sequedad de boca que acompaña al susto; dilatar las pupilas; y producen visión de túnel y reducen la audición.

El hipocampo, que es una región del cerebro dedicada al almacenamiento de la memoria, ayuda a controlar la respuesta al miedo. Junto con la corteza prefrontal, que es parte del cerebro involucrada en la toma de decisiones de alto nivel, estos centros evalúan la amenaza.

Nos ayudan a comprender si nuestra respuesta al miedo es real y está justificada, o si podríamos haber reaccionado de forma exagerada.

Si el hipocampo y la corteza prefrontal deciden que la respuesta al miedo es exagerada, pueden reducirla y amortiguar la actividad de la amígdala. Esto explica en parte por qué la gente disfruta viendo películas de terror; su sensible "cerebro pensante" puede dominar las partes primarias de la respuesta automática al miedo del cerebro.

Entonces, podemos experimentar la oleada de miedo antes de que nuestros centros cerebrales más razonables lo apaguen.

¿Por qué nos congelamos cuando tenemos miedo?

La idea de que nuestros cuerpos se preparen para luchar o volar tiene sentido desde el punto de vista de la supervivencia, pero ¿de qué sirve la congelación? Un animal que simplemente se para enraizado en el lugar sería un bocadillo fácil para un depredador, podría pensar.

Cuando están asustados, la mayoría de los animales se congelan por unos momentos antes de decidir qué hacer a continuación. A veces, permanecer inmóvil es el mejor plan; por ejemplo, si usted es un pequeño mamífero o si está bien camuflado, quedarse quieto podría salvarle la vida.

Un estudio de 2014 identificó la raíz neurológica de la respuesta de congelación. Se genera por interferencia entre el gris periacueductal (PAG) y el cerebelo. El PAG recibe varios tipos de información sensorial sobre amenazas, incluidas las fibras del dolor. El cerebelo también recibe información sensorial, que utiliza para ayudar a coordinar el movimiento.

Los investigadores encontraron un haz de fibras que conectan una región del cerebelo, llamada piramis, directamente al PAG. Los mensajes que recorren estos caminos hacen que un animal se congele de miedo.

Los autores del estudio esperan que sus hallazgos algún día ayuden a diseñar formas de tratar a las personas con trastornos de ansiedad y fobias que pueden paralizarse por el miedo.

La cuestión de las fobias

Los profesionales médicos clasifican las fobias como un trastorno de ansiedad. Como se mencionó anteriormente, a menudo son un miedo irracional e hiperactivo a algo que, en la mayoría de los casos, no puede causar daño. Pueden adherirse a casi cualquier cosa y afectar significativamente la vida de las personas.

El miedo al número 13 se llama triskaidekaphobia.

No existe una razón sólida y rápida por la que se desarrolle una fobia; tanto los genes como el medio ambiente pueden estar involucrados.

A veces, el origen puede ser relativamente fácil de entender: alguien que es testigo de que alguien se cae de un puente puede desarrollar posteriormente una fobia a los puentes.

Sin embargo, en general, los orígenes de una fobia son difíciles de desentrañar; después de todo, la mayoría de las personas que ven a alguien caer de un puente no desarrollan fobia a los puentes, por lo que hay más que una simple experiencia.

Si bien todavía quedan muchas preguntas sin respuesta, los científicos han descubierto algunos de los eventos neuronales que sustentan las fobias.

Dada nuestra comprensión de la participación de la amígdala en la respuesta al miedo, no es sorprendente que las fobias estén vinculadas a una mayor actividad en esta región.

Un estudio también descubrió que había una desconexión entre la amígdala y la corteza prefrontal, lo que normalmente ayuda a un individuo a anular o minimizar la respuesta al miedo.

Aparte del miedo que se siente cuando alguien con una fobia se encuentra con su némesis, estos individuos también se encuentran en un estado elevado de excitación; siempre esperan ver su detonante, incluso en situaciones en las que no es particularmente probable que aparezca.

Algunos investigadores argumentan que esta expectativa vívida y temerosa juega un papel importante en el impulso de la respuesta al miedo cuando se encuentran con su objeto fóbico.

Otro estudio exploró este fenómeno en personas con aracnofobia. Descubrió que si los científicos les decían a estas personas que podría Al encontrar una araña, la actividad en sus cerebros difería de la de los participantes de control sin fobia.

La actividad en la corteza prefrontal lateral, precuneus y corteza visual fue comparativamente más baja.

Los autores dicen que estas regiones del cerebro son clave para la regulación de las emociones; nos ayudan a mantener la sensatez. Una reducción en su actividad sugiere una capacidad reducida para controlar las emociones de miedo.

A menudo, una persona con fobia será muy consciente de que su respuesta al objeto que teme es irracional. La actividad más débil en estas áreas del cerebro ayuda a explicar por qué podría ser así; las partes del cerebro responsables de mantener la cabeza fría y evaluar la situación se silencian, lo que permite que más regiones emocionales jueguen su mano.

La comida para llevar

La respuesta del miedo nos ha mantenido vivos. Es primordial y debemos respetarlo. Al mismo tiempo, puede ser desagradable e interferir con el funcionamiento diario de las personas. Sin embargo, paradójicamente, el miedo también es la fuente de un subidón de adrenalina muy agradable.

El miedo inspira a cineastas, diseñadores de montañas rusas, psicólogos, neurocientíficos y todos los demás. Es una emoción humana fascinante y multifacética.

none:  paternidad cáncer de cabeza y cuello respiratorio