¿Tengo ceguera nocturna?

La ceguera nocturna, o nictalopía, es cuando el ojo no puede adaptarse a condiciones de poca luz, como durante la noche. La ceguera nocturna en sí misma no es una condición, sino el resultado de un trastorno ocular existente.

Cuando la iluminación es tenue, el ojo debe adaptarse. Aunque la ceguera nocturna afecta negativamente la capacidad de una persona para ver con poca luz, no causa ceguera completa. Puede crear problemas para ver las señales de tráfico mientras conduce de noche. También es posible que el ojo tarde más de lo habitual en adaptarse al pasar de una configuración clara a una oscura.

La ceguera nocturna es un síntoma de algunas afecciones subyacentes, que pueden tener varias causas. Este artículo discutirá los síntomas, las posibles causas y los tratamientos de la ceguera nocturna.

¿Cuales son los sintomas?

Las enfermedades oculares pueden causar ceguera nocturna.

La ceguera nocturna es un síntoma de una afección ocular subyacente que da como resultado una discapacidad visual cuando hay poca luz.

Por ejemplo, la ceguera nocturna podría impedir que alguien pueda ver estrellas por la noche u obstáculos en una habitación oscura.

Para identificar la ceguera nocturna, la Academia Estadounidense de Oftalmología sugiere que las personas consideren las siguientes preguntas:

  • ¿Es un desafío moverse por la casa con poca luz?
  • ¿Conducir de noche es cada vez más difícil?
  • ¿Es complicado reconocer rostros con poca luz?
  • ¿Toma un tiempo anormalmente largo adaptarse a una habitación iluminada después de estar en la oscuridad?
  • ¿Se tarda mucho en ver en una habitación oscura después de estar a la luz?

También pueden presentarse otros síntomas con la ceguera nocturna. La naturaleza de estos síntomas dependerá de la causa subyacente, pero puede incluir:

  • dolores de cabeza
  • dolor de ojo
  • náusea
  • vomitando
  • visión borrosa o nublada
  • sensibilidad a la luz
  • dificultad para ver a lo lejos

Causas potenciales

La ceguera nocturna es el resultado de una de varias condiciones, muchas de las cuales son tratables. Las condiciones pueden incluir:

Glaucoma

El glaucoma se refiere a un grupo de afecciones oculares en las que el daño al nervio óptico, que conecta el ojo con el cerebro, causa presión en el ojo. Esto puede afectar la visión, que puede ser permanente.

Cataratas

Las cataratas ocurren cuando el cristalino del ojo se vuelve turbio. Esto sucede a menudo cuando las proteínas del cristalino se descomponen, generalmente debido al envejecimiento. La opacidad de la lente puede afectar la visión, incluso con poca luz.

Miopía

Las personas con miopía, que los médicos llaman miopía, no pueden ver con precisión los objetos distantes. Esto ocurre cuando el ojo crece demasiado y ya no enfoca la luz correctamente.

Deficiencia de vitamina A

La vitamina A, o retinol, es un nutriente esencial para la visión. Por ejemplo, forma una proteína que absorbe la luz en la retina y favorece el funcionamiento de los ojos. Las deficiencias de vitamina A pueden tener un impacto grave en la visión.

Retinitis pigmentosa

Este es un grupo de enfermedades raras de los ojos que dañan la retina. Es un trastorno genético que resulta en dificultad para ver con poca luz.

Tratamiento

Las frutas y verduras de color naranja y amarillo contienen vitamina A, que puede beneficiar la salud visual.

El tratamiento para la ceguera nocturna variará según la causa.

El tratamiento puede incluir el uso de tipos específicos de anteojos o lentes de contacto, que pueden ayudar a mantener una visión correcta.

El uso de gafas de sol también puede proteger el ojo de la luz ultravioleta, que puede causar más daño ocular.

Cuando la causa es la falta de vitamina A, el tratamiento implica agregar más vitamina A a la dieta. Buenas fuentes de vitamina A incluyen:

  • huevos
  • cereales fortificados
  • leche enriquecida
  • verduras y frutas naranjas y amarillas
  • aceite de hígado de bacalao
  • vegetales de hojas verdes oscuras

La cirugía ocular puede ser necesaria en casos más graves. Por ejemplo, LASIK es un tipo de cirugía que cambia la forma de la córnea para mejorar la visión. Otros tipos de cirugía pueden tener como objetivo eliminar una catarata del ojo o liberar la presión en el ojo para el tratamiento del glaucoma.

En algunos casos, la ceguera nocturna puede no ser tratable. Actualmente, la retinosis pigmentaria no tiene tratamientos efectivos, aunque ciertos dispositivos oculares y servicios de terapia pueden mejorar los síntomas y la calidad de vida.

Puede ser útil tomar precauciones para reducir algunos de los riesgos que puede causar la ceguera nocturna. Esto podría significar no conducir de noche o evitar tener que navegar o moverse en la oscuridad siempre que sea posible.

Outlook y comida para llevar

El pronóstico de la ceguera nocturna depende de la causa.

La causa tendrá una variedad de tratamientos sencillos en muchos casos. Esto puede ser tan simple como unas gafas o lentes de contacto nuevos o adaptarse a una dieta diferente. Los casos más graves pueden requerir cirugía.

Un tratamiento eficaz puede mejorar significativamente la visión nocturna, así como otros síntomas de la afección subyacente que la causa.

none:  tuberculosis herpes gestión de la práctica médica