Tiroiditis de Hashimoto: lo que necesita saber

La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune en la que el sistema inmunológico ataca la glándula tiroides. Esto conduce a una tiroides hipoactiva o hipotiroidismo.

La tiroiditis de Hashimoto, o enfermedad de Hashimoto, es la causa más común de hipotiroidismo en los Estados Unidos y afecta aproximadamente al 5% de la población.

Es más común en mujeres adultas y tiende a desarrollarse entre las edades de 40 y 60 años. Afecta a las mujeres al menos 8 veces más a menudo que a los hombres. Dicho esto, la tiroiditis de Hashimoto puede desarrollarse en cualquier persona a cualquier edad.

A continuación, proporcionamos una descripción general de la afección, incluidos sus síntomas, causas y tratamientos.

¿Qué es la tiroiditis de Hashimoto?

Crédito de la imagen: Maskot / Getty Images

Este problema a veces se denomina enfermedad de Hashimoto, tiroiditis autoinmune o tiroiditis linfocítica crónica. La palabra "tiroiditis" significa inflamación de la glándula tiroides.

Hace que el sistema inmunológico ataque la glándula tiroides, una pequeña glándula con forma de mariposa ubicada en el cuello. La glándula produce hormonas llamadas T3 y T4 que regulan cómo el cuerpo usa la energía.

El ataque del sistema inmunológico evita que la glándula produzca suficientes hormonas. Un médico puede describir el problema como una tiroides hipoactiva o hipotiroidismo.

Las hormonas de la tiroides afectan a casi todos los órganos del cuerpo y el hipotiroidismo puede provocar problemas con la frecuencia cardíaca, la función cerebral y el metabolismo, el proceso de convertir los alimentos en energía.

La tiroiditis de Hashimoto a veces también puede afectar los niveles corporales de colesterol total, sodio sérico y prolactina sérica. Pueden aparecer indicios de ello en una prueba llamada hemograma completo.

Síntomas

Muchas personas con tiroiditis de Hashimoto no presentan síntomas al principio. La afección se desarrolla gradualmente durante varios años, causando daño progresivo y reduciendo el suministro de hormonas tiroideas al cuerpo.

Una persona puede desarrollar bocio, un agrandamiento no canceroso de la glándula tiroides que puede hacer que la parte frontal del cuello parezca hinchada.

Cuando la tiroides no puede producir suficientes hormonas, hace que la glándula pituitaria en el cerebro secrete más hormona estimulante de la tiroides (TSH). Esto hace que la tiroides crezca y provoque un bocio.

Cuando la tiroiditis de Hashimoto es responsable del hipotiroidismo, los síntomas son inicialmente leves y se vuelven más significativos con el tiempo.

Estos síntomas incluyen:

  • cansancio o fatiga
  • aumento de peso
  • sensibilidad al frio
  • dolor articular o muscular
  • estreñimiento
  • menstruación abundante o irregular
  • problemas para quedar embarazada
  • problemas de memoria
  • depresión
  • hinchazón o hinchazón de la cara
  • una voz ronca

Causas

Algunos tipos de tiroiditis o inflamación de la tiroides son el resultado de una infección. La tiroiditis de Hashimoto no lo es, es una enfermedad autoinmune.

El trabajo del sistema inmunológico es atacar y eliminar invasores dañinos como bacterias, virus y toxinas. La tiroiditis de Hashimoto implica que el sistema inmunológico ataca por error las células de la glándula tiroides como si fueran dañinas.

Las razones de esto no están claras, pero los factores genéticos parecen influir. Si una persona tiene un miembro de la familia con la afección, es más probable que también la desarrolle.

Sin embargo, incluso teniendo en cuenta la genética, es posible que una persona no desarrolle hipotiroidismo a menos que esté expuesta a un desencadenante, como:

  • estrés
  • el embarazo
  • infección

Además, las personas que consumen demasiado o muy poco yodo pueden ser más susceptibles a la tiroiditis.

Diagnóstico

La tiroiditis de Hashimoto puede manifestarse de muchas formas diferentes y los primeros síntomas pueden ser inespecíficos. Como resultado, una persona puede recibir un diagnóstico erróneo.

Las condiciones que pueden confundirse con las de Hashimoto incluyen:

  • síndrome de fatiga crónica
  • depresión
  • fibromialgia
  • síndrome premenstrual o síndrome premenstrual
  • un trastorno de ansiedad
  • ciclotimia, una forma de trastorno bipolar

Un médico puede realizar un examen físico para detectar bocio y otros síntomas característicos del hipotiroidismo.

También existen otras pruebas de diagnóstico. Generalmente, el primer paso es verificar los niveles séricos de TSH de la persona. Los niveles elevados de TSH en sangre indican hipotiroidismo.

La glándula pituitaria del cerebro produce TSH. Los niveles sanguíneos de TSH aumentan cuando la glándula tiroides no produce suficiente hormona T4, a veces llamada tiroxina.

Las pruebas de anticuerpos contra la tiroides pueden indicar tiroiditis de Hashimoto. Algunas personas con hipotiroidismo no tienen estos anticuerpos.

Tratamiento

Si un médico diagnostica tiroiditis de Hashimoto pero los niveles de hormona tiroidea de la persona son normales y no hay bocio, la recomendación habitual es la espera vigilante.

Los médicos tratan el hipotiroidismo reemplazando la hormona tiroidea faltante.

El tratamiento implica tomar un medicamento llamado levotiroxina, una versión sintética de la hormona. Esto puede controlar completamente la tiroiditis de Hashimoto.

Una persona suele tomar una pastilla de levotiroxina todos los días. La dosis necesaria dependerá de la persona:

  • edad
  • peso
  • la gravedad de la condición
  • cualquier otro problema de salud
  • cualquier otro medicamento

Las personas suelen tomar el comprimido por la mañana, antes de comer. Pueden pasar algunas semanas hasta que los síntomas mejoren.

Los adultos mayores y las personas con enfermedades cardíacas primero toman una dosis baja, que el médico aumenta gradualmente según sea necesario.

Los profesionales de la salud analizarán la sangre de la persona periódicamente para ver si es necesario ajustar la dosis. El cuerpo es muy sensible incluso a pequeños cambios en los niveles de hormona tiroidea.

Algunos medicamentos y suplementos pueden interferir con la absorción de levotiroxina. Algunos alimentos también pueden tener este efecto, incluidos los productos de soya y los alimentos con un alto contenido de fibra.

Los medicamentos y suplementos que pueden afectar la absorción de levotiroxina incluyen:

  • antiácidos que contienen hidróxido de aluminio
  • suplementos de calcio
  • suplementos de hierro y muchas multivitaminas que contienen hierro
  • algunos medicamentos para reducir el colesterol, como colestiramina (Questran)
  • poliestireno sulfonato de sodio, que se usa para tratar los niveles altos de potasio en la sangre

Complicaciones

Sin tratamiento, la tiroiditis de Hashimoto puede provocar una serie de complicaciones. Éstos incluyen:

  • colesterol alto
  • esterilidad
  • pérdida del embarazo
  • anomalías presentes al nacer

Además, sin tratamiento, la tiroiditis de Hashimoto grave puede provocar insuficiencia cardíaca, convulsiones o coma, y ​​puede ser mortal.

El problema puede tener vínculos con la encefalitis de Hashimoto, inflamación del cerebro que causa confusión, convulsiones y espasmos musculares. Sin embargo, no está claro si existe un vínculo directo o cómo los dos pueden estar relacionados.

Dieta

La investigación no sugiere que los cambios en la dieta puedan curar o prevenir la tiroiditis de Hashimoto.

Sin embargo, una enfermedad autoinmune a menudo ocurre junto con otra. Según algunas fuentes, la tiroiditis tiene vínculos con la enfermedad celíaca. Otras investigaciones vinculan la tiroiditis con la intolerancia a la lactosa.

Si una persona con tiroiditis tiene una de estas otras afecciones autoinmunes, evitar el gluten o los lácteos también puede ayudar a sus síntomas relacionados con la tiroides.

Cuando sea posible, hable con un médico sobre cualquier cambio en la dieta o cualquier suplemento nuevo.

Resumen

La tiroiditis de Hashimoto es una enfermedad autoinmune que conduce al hipotiroidismo. Es más común en mujeres adultas, pero cualquiera puede desarrollarlo.

El tratamiento consiste en tomar un medicamento diario para reemplazar la hormona tiroidea que le falta al cuerpo.

none:  cáncer de pulmón audición - sordera cirugía