Enfermedad cardíaca: millones de personas que toman aspirina todos los días sin el consejo del médico

Una nueva investigación sugiere que muchos adultos en los Estados Unidos que toman aspirina en dosis bajas todos los días para prevenir enfermedades cardíacas podrían estar en riesgo de sufrir daños.

Una nueva investigación encuentra que más de 6 millones de adultos estadounidenses toman aspirina para prevenir enfermedades cardíacas sin una recomendación de su médico.

Los individuos potencialmente en riesgo incluyen adultos mayores y aquellos que tienen o han tenido úlceras pépticas.

Las úlceras pépticas son llagas abiertas que pueden ocurrir en el estómago y el intestino delgado. Estas dolorosas lesiones, propensas a sangrar, afectan aproximadamente al 10% de las personas.

El estudio reciente sugiere que cerca de 6.6 millones de adultos estadounidenses toman aspirina todos los días para protegerse contra las enfermedades cardíacas sin buscar consejo médico.

Investigadores del Beth Israel Deaconess Medical Center (BIDMC) y la Harvard Medical School, ambos en Boston, MA, informan estos hallazgos en un reciente Annals of Internal Medicine papel.

El autor principal es el Dr. Colin W. O’Brien, miembro de la Facultad de Medicina de Harvard y residente senior de medicina interna en BIDMC.

Él y sus colegas señalan que un mensaje clave de sus hallazgos es que las personas sin antecedentes de enfermedad cardiovascular que toman aspirina a diario para prevenir un ataque cardíaco o un derrame cerebral deben hablar con su médico sobre si es prudente que continúen.

Directrices revisadas

La aspirina actúa reduciendo la pegajosidad de las plaquetas sanguíneas y, por lo tanto, disminuyendo su capacidad de coagulación. Sin embargo, esta misma propiedad también aumenta el riesgo de hemorragia.

Hasta hace poco, la comunidad médica apoyaba el uso diario de aspirina en dosis bajas para la prevención de eventos cardiovasculares, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares, por parte de las personas con mayor riesgo.

La opinión era que, para esas personas, los beneficios superaban a los riesgos.

Sin embargo, la publicación de tres estudios importantes en 2018 reveló que para muchas personas, los peligros de hemorragia interna compensan los pocos beneficios del uso de aspirina.

Esos hallazgos llevaron a la Asociación Estadounidense del Corazón y al Colegio Estadounidense de Cardiología a revisar las pautas sobre el uso de aspirina para la prevención de enfermedades cardiovasculares.

Las nuevas pautas ahora recomiendan que los adultos de 70 años o más no deben usar aspirina en dosis bajas diarias para la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares. Definen una dosis baja diaria de 75 a 100 miligramos.

Además, las pautas recomiendan explícitamente que no se administren dosis bajas diarias de aspirina para la prevención primaria de enfermedades cardiovasculares en personas de cualquier edad que tengan un riesgo elevado de hemorragia.

Las recomendaciones no se aplican a las personas que ya han sufrido un ataque cardíaco o un accidente cerebrovascular ni a las que se han sometido a procedimientos como la inserción de un stent o una cirugía de bypass para prevenir eventos cardiovasculares.

En un mensaje que acompaña a las pautas revisadas, la Asociación Estadounidense del Corazón advierte que, a menos que un médico lo recete, las personas deben evitar tomar aspirina todos los días.

Los médicos deben preguntar sobre el uso de aspirina.

El Dr. O'Brien y sus colegas buscaron determinar el grado de uso regular de aspirina para la prevención de enfermedades cardiovasculares en los EE. UU.

Sus datos provienen de la Encuesta Nacional de Entrevistas de Salud de 2017 y cubrieron a adultos de 40 años o más.

Descubrieron que el 23,4% de los adultos de 40 años o más, lo que equivale a unos 29 millones de personas, que no tenían enfermedades cardiovasculares, informaron que tomaban aspirina a diario para prevenir enfermedades cardíacas.

De estas personas, unos 6,6 millones lo hacían sin la recomendación de un médico.

El equipo estaba igualmente preocupado al descubrir que casi el 50% de las personas de 70 años o más sin enfermedad cardiovascular previa o existente también tomaban aspirina para prevenir enfermedades cardíacas.

Los hallazgos tampoco revelaron un vínculo significativo entre un menor uso de aspirina y un historial de úlceras pépticas. Este resultado es sorprendente dado que los médicos desaconsejan el uso regular de aspirina si hay antecedentes de úlcera péptica.

“Nuestros hallazgos muestran una tremenda necesidad de que los profesionales de la salud pregunten a sus pacientes sobre el uso continuo de aspirina y les aconsejen sobre la importancia de equilibrar los beneficios y los daños, especialmente entre los adultos mayores y aquellos con úlcera péptica previa”.

Dr. Colin W. O’Brien

none:  epilepsia salud pública esclerosis múltiple