Hepatoesplenomegalia: todo lo que necesita saber

La hepatoesplenomegalia es una afección que causa hinchazón y agrandamiento del hígado y el bazo.

Las condiciones médicas relacionadas con el hígado a menudo comienzan con el prefijo "hepat-" (como hepatitis) y "bazo" se refiere al bazo. El término "megalia" indica que algo es anormalmente grande.

Debido a que tanto el bazo como el hígado juegan un papel esencial en el cuerpo, es crucial identificar y corregir cualquier causa subyacente de hepatoesplenomegalia.

Causas

Las condiciones que afectan al hígado pueden causar hepatoesplenomegalia.

Varias condiciones pueden causar hepatoesplenomegalia. Ejemplos incluyen:

  • Infección, como hepatitis C, sífilis o sepsis por una infección bacteriana significativa.
  • enfermedad hepática crónica con hipertensión portal
  • cánceres, como amiloidosis o sarcoidosis
  • VIH
  • leucemia
  • linfoma
  • anemia perniciosa
  • acromegalia
  • anemia falciforme
  • lupus eritematoso sistémico
  • talasemia
  • tirotoxicosis
  • trauma, como un accidente automovilístico que afectó el bazo y el hígado

El agrandamiento del hígado también puede causar agrandamiento del bazo porque los dos órganos están cerca el uno del otro.

Cuando el hígado aumenta de tamaño, ejerce una presión adicional sobre el bazo. Esta presión afecta el flujo sanguíneo al bazo, lo que puede hacer que se hinche y aumente de tamaño.

Además, el bazo es responsable de filtrar bacterias y virus. Cuando estos causan problemas con el hígado, también pueden afectar el bazo.

Factores de riesgo

Los médicos pueden diagnosticar la hepatoesplenomegalia más fácilmente si una persona tiene algunos de los siguientes factores de riesgo:

  • diabetes
  • colesterol alto
  • consumo de alcohol o adicción
  • historia de compartir agujas
  • tener sobrepeso

Una persona con estos factores de riesgo debe hablar con su médico sobre cómo puede mejorar la salud de su hígado y reducir el riesgo de desarrollar hepatoesplenomegalia.

Síntomas

La ictericia se caracteriza por piel u ojos amarillentos.

La hepatoesplenomegalia ocurre cuando el hígado y el bazo son mucho más grandes que su tamaño típico. Por lo general, una persona no puede sentir los bordes del hígado o el bazo en el estómago. Pero si tienen hepatoesplenomegalia, normalmente pueden sentir estos órganos.

El bazo adulto promedio pesa alrededor de 100 a 250 gramos (g). De arriba a abajo, el bazo mide unos 11 centímetros (cm) de longitud.

Sin embargo, cuando una persona tiene un bazo agrandado, puede pesar más de 400 gy medir más de 13 cm de longitud. Si una persona tiene esplenomegalia extremadamente pronunciada, el bazo puede pesar entre 500 y 1000 g.

Un hígado sano pesa entre 1,4 y 1,5 kg en un hombre y entre 1,2 y 1,4 kg en una mujer. El hígado generalmente mide 16 cm o menos de longitud, pero un hígado agrandado puede ser significativamente más grande que esto.

Cuando el hígado y el bazo están agrandados, no pueden funcionar tan bien como de costumbre. Esto puede causar síntomas que pueden incluir:

  • orina marrón
  • deposiciones de color arcilla
  • un abdomen agrandado o hinchado
  • fiebre
  • Comezón
  • ictericia o coloración amarillenta de los ojos y la piel
  • náusea
  • dolor, especialmente en la parte superior derecha del estómago
  • fatiga inexplicable
  • vomitando

Los síntomas pueden variar de leves a graves según la causa subyacente.

Hepatoesplenomegalia en niños

Los niños también pueden experimentar hepatoesplenomegalia. Algunas de las posibles causas de hepatoesplenomegalia en niños incluyen:

  • Enfermedades por almacenamiento lisosómico, que son disfunciones de las enzimas hepáticas, como la incapacidad para procesar glucocerebrósido.
  • malaria
  • sepsis o infección bacteriana grave
  • talasemia

Diagnóstico

Un análisis de sangre puede ayudar a diagnosticar la hepatoesplenomegalia.

Un médico comenzará a diagnosticar hepatoesplenomegalia evaluando el historial médico de una persona y los síntomas actuales.

Un médico realizará un examen físico, prestando especial atención al abdomen en busca de signos de agrandamiento de órganos. Pueden palpar el abdomen en busca de áreas inflamadas y para ver si pueden palpar fácilmente el hígado y el bazo.

Es probable que un médico ordene muchas pruebas de diagnóstico para determinar la causa más probable de hepatoesplenomegalia. Estas pruebas incluyen:

  • Análisis de sangre: los análisis de sangre para la hepatoesplenomegalia incluyen una prueba de función hepática, un hemograma completo y pruebas de factores de coagulación.
  • Exploraciones por imágenes: una tomografía computarizada (TC) o una ecografía pueden ayudar al médico a determinar si un tumor o un absceso está causando la hinchazón. Las pruebas de imagen también pueden mostrar qué tan grandes son el hígado y el bazo.
  • Biopsia: un médico puede extirpar quirúrgicamente una pequeña porción de tejido hepático para determinar si hay células cancerosas presentes.

Tratamiento

Los tratamientos para la hepatoesplenomegalia varían ampliamente según la causa del agrandamiento del órgano. El tratamiento de la causa subyacente generalmente ayudará a reducir el tamaño de los órganos.

Se pueden usar medicamentos específicos para tratar muchas de las causas de la hepatoesplenomegalia, incluida la anemia, el VIH, la enfermedad hepática y las infecciones. Una persona también puede necesitar hacer ajustes en su dieta.

Si una persona tiene un tumor canceroso que afecta el hígado o el bazo, un médico puede recomendar la extirpación del tumor y el uso de quimioterapia o radioterapia para evitar que el cáncer regrese.

En casos raros, un médico puede recomendar la extirpación quirúrgica del bazo y una parte del hígado.

Si bien una persona puede vivir sin su bazo, no puede vivir sin su hígado. Las personas con afecciones graves y potencialmente mortales relacionadas con la hepatoesplenomegalia pueden requerir un trasplante de hígado.

panorama

La hepatoesplenomegalia puede ser el resultado de muchas afecciones relacionadas con el hígado y el bazo.

Los médicos evaluarán los síntomas de una persona y utilizarán pruebas de diagnóstico para determinar el mejor curso de tratamiento. En raras ocasiones, puede ser necesaria una intervención quirúrgica y un trasplante.

none:  artritis psoriásica medicina-complementaria - medicina-alternativa drogas