Remedios caseros para los callos

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Los callos son áreas de piel duras y gruesas que a menudo son incómodas. Rara vez son graves y varios remedios caseros simples pueden ayudar a reducir su apariencia.

La presión o el roce excesivos pueden hacer que se desarrollen callosidades en casi cualquier área de la piel. Las ubicaciones comunes de los callos incluyen los pies, las yemas de los dedos y las palmas de las manos.

Una persona generalmente puede deshacerse de los callos no deseados en casa. Si bien puede llevar tiempo y paciencia, la exfoliación y la hidratación regulares pueden ayudar.

Abstenerse de utilizar objetos afilados para eliminar o reducir un callo. Hacer esto puede dañar la piel y provocar sangrado e incluso infección.

En este artículo, discutimos siete remedios caseros para los callos. También ofrecemos algunos consejos para la prevención y describimos cuándo consultar a un médico.

1. Sales de Epsom

Agregar sales de Epsom a un baño de agua tibia puede ayudar a tratar los callos.

Las sales de Epsom pueden ayudar a suavizar los callos en preparación para otros tratamientos, como la exfoliación manual con una piedra pómez o una lima para pies.

Intente agregar un puñado de sales de Epsom a un baño o un recipiente con agua tibia, luego remoje la piel afectada durante 10 minutos.

Una persona puede comprar sales de Epsom en la mayoría de las farmacias. También están disponibles para comprar en línea.

2. Piedras pómez

Las piedras pómez son piedras ligeras y porosas que muchas personas usan para exfoliar la piel muerta y los callos.

Estas piedras funcionan mejor después de que una persona haya suavizado la piel. Una manera fácil de hacer esto es remojar el área callosa en agua tibia durante 5 a 10 minutos antes de usar la piedra. Agregar sales de Epsom al agua puede mejorar los resultados.

Una vez que la piel se haya suavizado, utilice suaves movimientos circulares o de lado a lado con la piedra pómez para eliminar las células muertas de la piel. Es posible que una persona necesite exfoliarse durante varios días seguidos para obtener los resultados que desea.

Las piedras pómez están disponibles en la mayoría de las farmacias. Una persona también puede comprarlos en línea.

3. Lima para pies

Una lima para pies es otra herramienta para la exfoliación. Una lima generalmente tiene una rejilla de metal y un mango de goma o plástico.

Al igual que con la piedra pómez, es mejor suavizar la piel callosa en agua tibia antes de usar una lima. Mucha gente usa limas para pies mientras se baña o se ducha.

Después de limar el callo, el uso de un humectante puede ayudar a mantener la piel suave.

La mayoría de las farmacias almacenan limas para pies y muchas están disponibles para comprar en línea.

4. Cremas exfoliantes

Las cremas exfoliantes pueden eliminar las células muertas de la piel.

En lugar de exfoliar manualmente la piel, una persona puede optar por eliminar las células muertas de la piel con cremas o lociones exfoliantes.

Los productos que actúan sobre los callos generalmente contienen ingredientes como ácido salicílico, urea o lactato de amonio.

Es posible que una persona deba aplicarlos a diario para estimular la exfoliación de las células cutáneas acumuladas. Con el tiempo, la piel se suavizará y los callos pueden volverse menos notorios.

Muchas cremas exfoliantes comercializadas como tratamientos para los callos están disponibles para comprar en las farmacias, así como en línea.

Sin embargo, es importante revisar primero las etiquetas, ya que estos productos pueden contener ingredientes agresivos que pueden tener un efecto de quemazón en la piel. Un médico, farmacéutico o podólogo puede recomendarle una crema o loción adecuada.

5. Pasta de bicarbonato de sodio

Una pasta de bicarbonato de sodio es una alternativa a las cremas exfoliantes comerciales.

Para preparar uno, mezcle 2 cucharadas de agua con suficiente bicarbonato de sodio para formar una pasta, luego agregue unas gotas de jugo de limón.

Aplique la pasta en las áreas callosas y cúbralas con calcetines, guantes o un vendaje de gasa. Repita esta aplicación todas las noches hasta que desaparezca el callo.

El bicarbonato de sodio también está disponible para comprar en línea.

6. Cremas suavizantes de la piel

Intente aplicar cremas humectantes pesadas o vaselina, como vaselina, en las áreas callosas y déjelas actuar durante la noche. Esto puede ayudar a suavizar los callos y evitar que la piel se seque.

Usar guantes o calcetines de algodón después de la hidratación también puede ayudar a proteger el área y retener la humedad mientras duerme.

Hay una variedad de productos de vaselina disponibles para comprar en línea.

7. Cojines protectores

Reducir la fricción o la presión responsable del callo puede hacer que el área sane de forma natural.

Las almohadillas para callos son un tipo de vendaje acolchado que puede proteger o prevenir los callos. Vienen en una variedad de tamaños y formas, y muchos han sido diseñados para los pies.

Si el área callosa está en las manos de una persona, usar guantes protectores o acolchados también puede ayudar a proteger los callos y permitir que sanen con el tiempo.

Una persona puede comprar almohadillas para callos en la mayoría de las farmacias, así como en línea.

Cuando ver a un doctor

Las personas con diabetes, particularmente aquellas con neuropatía periférica o enfermedad arterial periférica, deben evitar tratar sus propios callos y consultar a un médico o podólogo calificado. Esto se debe a que estas personas tienen un mayor riesgo de lesiones en la piel y los nervios.

Puede ser una buena idea que cualquier persona con callos severos o persistentes considere hablar con un médico o un podólogo.

Prevención

Lavarse los pies todos los días y secarlos bien puede prevenir los callos.

Los callos son el resultado de una presión o fricción excesiva sobre la piel. Tomar medidas para abordar la causa subyacente puede ayudar a reducir las posibilidades de que vuelvan los callos.

Las formas de prevenir los callos incluyen:

  • lavar los pies con agua y jabón todos los días, luego secarlos bien y aplicar una crema hidratante
  • usar zapatos que le queden bien, ya que los zapatos demasiado apretados o de tacones muy altos pueden aumentar la fricción
  • usar almohadillas de gel o inserciones de espuma en los zapatos para evitar el exceso de presión sobre la piel
  • usar guantes protectores al realizar actividades que pueden provocar callos, como la jardinería, el uso de herramientas, levantar objetos pesados ​​o andar en bicicleta

Evite los zapatos con puntera apretada o que rocen los pies de manera incómoda.

Resumen

Los callos son el resultado de una fricción o presión excesivas en ciertas áreas de la piel. Pueden ser incómodos e inconvenientes, pero rara vez son motivo de preocupación.

Varios remedios caseros simples pueden ayudar a eliminar los callos, incluidos los tratamientos que suavizan o exfolian la piel. Las medidas preventivas, como usar zapatos cómodos y guantes protectores, pueden ayudar a reducir las posibilidades de desarrollar callos.

Las personas con diabetes deben evitar tratar sus propios callos. Cualquier persona con callosidades graves o persistentes puede consultar a un médico o podólogo.

none:  sangre - hematología enfermedad de Parkinson dispositivos médicos - diagnóstico