¿Cómo puede afectar la diabetes a los pies?

Las personas con diabetes son propensas a tener problemas en los pies que se desarrollan debido a períodos prolongados de niveles altos de azúcar en sangre. La neuropatía diabética y la enfermedad vascular periférica son los dos problemas principales que ocurren en los pies y ambos pueden tener complicaciones graves.

La diabetes es una enfermedad que provoca una producción de insulina defectuosa o insuficiente o una baja sensibilidad a la insulina. La insulina es una hormona esencial que es responsable de ayudar a las células a absorber el azúcar de la sangre para usarla como energía.

Cuando este proceso no funciona correctamente, el azúcar permanece circulando en la sangre, provocando problemas de salud.

Los períodos prolongados de niveles altos de azúcar en la sangre pueden dañar muchas áreas del cuerpo, incluidos los pies.

La diabetes es responsable de más del 50 por ciento de todas las amputaciones de pie en los Estados Unidos.

En este artículo, analizamos los problemas en los pies que pueden ocurrir en personas con diabetes no controlada o mal controlada y cómo controlar estos efectos.

Problemas de los pies en la diabetes

Los dos principales problemas de los pies que se presentan en las personas con diabetes son:

Neuropatía diabética

La neuropatía diabética puede adormecer los pies, lo que reduce la conciencia de heridas, infecciones y zapatos apretados.

Con el tiempo, la diabetes puede causar daño a los nervios que provoca entumecimiento en los pies. Esto puede dificultar que las personas con diabetes sientan sensaciones en las extremidades.

La afección también dificulta que una persona con diabetes sienta irritación, dolor o infección en los pies. Es posible que no se den cuenta cuando sus zapatos se frotan. Esta falta de sensibilidad puede aumentar el riesgo de cortaduras, llagas y ampollas.

Si una persona no recibe tratamiento para una infección, se pueden desarrollar úlceras e incluso gangrena. Si una persona desarrolla gangrena, es posible que necesite una amputación. TO Si una persona desarrolla gangrena, un médico puede sugerir una amputación.

Enfermedad vascular periférica

La diabetes provoca cambios en los vasos sanguíneos, incluidas las arterias. En la enfermedad vascular periférica, los depósitos de grasa bloquean los vasos más allá del cerebro y el corazón.

Tiende a afectar los vasos sanguíneos que van hacia y desde las extremidades, como las manos y los pies, reduciendo el flujo sanguíneo a ambos.

La reducción del flujo sanguíneo puede provocar dolor, infección y heridas que cicatrizan lentamente. Si una persona desarrolla una infección grave, el médico puede recomendar la amputación.

Para descubrir más información y recursos basados ​​en evidencia para un envejecimiento saludable, visite nuestro centro dedicado.

Síntomas

Los síntomas de la diabetes en los pies varían de una persona a otra y pueden depender de los problemas específicos que una persona esté experimentando en ese momento.

Sin embargo, los síntomas pueden incluir:

  • una perdida de sentimiento
  • entumecimiento u hormigueo
  • ampollas u otras heridas sin dolor
  • decoloración de la piel y cambios de temperatura
  • rayas rojas
  • heridas con o sin drenaje
  • hormigueo doloroso
  • manchas en los calcetines

Si se desarrolla una infección, una persona también puede experimentar algunos de los siguientes:

  • fiebre
  • escalofríos
  • azúcar en sangre incontrolable
  • sacudida
  • choque
  • enrojecimiento

Cualquier persona con diabetes que experimente síntomas de una infección, especialmente en los pies, debe buscar tratamiento de emergencia.

Complicaciones

Si la gangrena se desarrolla debido a una herida inadvertida, un médico puede sugerir una amputación.

La neuropatía diabética y la enfermedad vascular periférica son afecciones graves que el médico debe vigilar de cerca.

Ambos causan complicaciones que pueden tener efectos graves y continuos. Estas complicaciones pueden incluir:

  • úlceras o heridas del pie que no cicatrizan
  • Infecciones, incluidas infecciones de la piel, infecciones óseas y abscesos.
  • gangrena, cuando una infección causa la muerte del tejido
  • deformidad del pie
  • Pie de Charcot, que altera la forma de los pies a medida que los huesos del pie y del dedo del pie se mueven o se rompen

A veces, los médicos pueden revertir las complicaciones, como las infecciones. Sin embargo, otros, incluida la gangrena, pueden provocar cambios físicos permanentes.

Un médico puede recomendar la amputación si una persona desarrolla gangrena.

Lea más sobre la gangrena aquí.

Cuando ver a un doctor

Las personas que tienen diabetes deben consultar a un médico con regularidad como parte de su atención.

Sin embargo, cualquier persona que observe alguno de los siguientes cambios debe buscar atención médica inmediata:

  • cambios en el color de la piel del pie
  • hinchazón en el pie o el tobillo
  • cambios de temperatura en los pies
  • llagas persistentes en los pies
  • dolor u hormigueo en los pies o tobillos
  • uñas encarnadas
  • pie de atleta u otras infecciones fúngicas de los pies
  • piel seca y agrietada en los talones
  • signos de infección

Tratamiento

El tratamiento para los problemas del pie diabético varía según la gravedad de la afección. Se encuentra disponible una variedad de opciones quirúrgicas y no quirúrgicas.

Tratamiento no quirúrgico

Un médico primero intentará tratar los problemas del pie diabético sin necesidad de cirugía. Algunos métodos incluyen:

  • mantener las heridas limpias y vendadas
  • usar dispositivos de inmovilización, como una bota de yeso o un yeso de contacto total
  • observar de cerca cualquier gangrena en los dedos de los pies hasta que se produzca la autoamputación, que es cuando los dedos se caen debido a la falta de flujo sanguíneo

Tratamiento quirúrgico

Cuando el tratamiento no quirúrgico no cura con éxito los problemas del pie diabético, el médico puede considerar la cirugía. Las opciones quirúrgicas incluyen:

  • la eliminación de tejido en descomposición o muerto
  • amputación, que va desde dedos individuales o secciones del pie hasta amputación de la pierna por debajo o incluso por encima de la rodilla
  • estabilización quirúrgica del pie de Charcot
  • un bypass arterial para la enfermedad vascular periférica, que ayuda al flujo sanguíneo al área
  • Cirugía endovascular con colocación de stents, que utiliza pequeños dispositivos para mantener abiertos los vasos sanguíneos.

Cuidado del pie diabético

Una persona debe intentar lavarse los pies todos los días.

La prevención de los problemas en los pies es fundamental para las personas que padecen diabetes. Mantener los pies sanos es fundamental y una persona debe estar atenta a la higiene de los pies. Pueden seguir los siguientes pasos:

  • Revise los pies todos los días: Examine los pies todos los días o pídale a alguien que verifique si hay cambios o lesiones.
  • Lávese los pies a diario: mantenga los pies limpios para prevenir infecciones.
  • Use zapatos y calcetines que le brinden apoyo: Protéjase los pies con calcetines y zapatos en todo momento. Un podólogo puede recomendar zapatos especiales para ayudar a prevenir deformidades. No aplique los calcetines tan apretados que restrinjan el flujo sanguíneo.
  • Promueva el flujo sanguíneo a los pies: levante los pies cuando esté sentado, mueva los dedos de los pies periódicamente y haga suficiente ejercicio. Estas acciones ayudan a promover un flujo sanguíneo saludable a los pies.
  • Córtese las uñas con cuidado: Córtese las uñas de los pies en línea recta y manténgalas cortas. Las uñas redondeadas pueden crecer hacia adentro y provocar una infección.
  • Cuidado de callos y juanetes: trate los callos y juanetes con cuidado. Nunca se afeite los callos, ya que esto aumenta el riesgo de infección.
  • Proteja los pies de las temperaturas extremas: la exposición al calor y al frío extremos puede dañar los pies de las personas con diabetes.
  • Reciba exámenes regulares de los pies: Los exámenes regulares realizados por un médico son clave para prevenir infecciones, amputaciones y deformidades graves.
  • Controle el azúcar en sangre: los niveles de azúcar en sangre no controlados aumentan el riesgo de complicaciones podiátricas de la diabetes.
  • Evite fumar: fumar afecta negativamente el flujo sanguíneo a los tejidos, lo que puede empeorar los problemas de los pies en las personas con diabetes.

Obtenga más información sobre si las personas con diabetes pueden remojar sus pies en sales aquí.

Prevención

La diabetes puede causar problemas graves en los pies que pueden provocar la pérdida, deformidad e infecciones de los pies o de las extremidades. Sin embargo, es posible que una persona prevenga o minimice muchos de estos problemas.

Si bien controlar el azúcar en la sangre siguiendo los planes de tratamiento recomendados para la diabetes es la mejor manera de prevenir estos problemas graves, el autocuidado y los chequeos médicos regulares también pueden ayudar a prevenir el desarrollo de problemas.

Resumen

Los problemas en los pies en la diabetes pueden ocurrir debido a un flujo sanguíneo restringido y cortes e infecciones inadvertidos que se desarrollan debido al entumecimiento en el área.

Una persona con diabetes necesita controles podiátricos periódicos para asegurarse de que los problemas en los pies no se conviertan en complicaciones.

Un médico intentará tratar los pies mediante esterilización, observación y, posiblemente, dispositivos de inmovilización, como una bota de yeso. Si estos no son efectivos, podrían recomendar una cirugía para extirpar el tejido infectado que tiene el potencial de diseminarse.

Esto puede requerir una amputación por encima o por debajo de la rodilla.

Las personas con diabetes deben mantener sus pies limpios, someterse a un control regular y ponerse calzado de apoyo para minimizar las complicaciones y los problemas de los pies.

Q:

¿Qué otras áreas del cuerpo afecta la diabetes?

A:

Cuando la diabetes no está bien controlada, se pueden desarrollar complicaciones a largo plazo que afecten a muchas áreas diferentes del cuerpo.

Los niveles de azúcar en sangre incontrolados pueden causar lesiones en los vasos sanguíneos que pueden provocar enfermedades cardiovasculares, daño renal, lesión nerviosa en las extremidades y problemas oculares. La diabetes también puede hacer que una persona sea más susceptible a las infecciones de la piel.

Elaine K. Luo, MD Las respuestas representan las opiniones de nuestros expertos médicos. Todo el contenido es estrictamente informativo y no debe considerarse un consejo médico.

none:  cáncer de mama sistema pulmonar alergia a la comida