Cómo identificar y tratar las ampollas infectadas

Incluimos productos que creemos que son útiles para nuestros lectores. Si compra a través de los enlaces de esta página, es posible que ganemos una pequeña comisión. Este es nuestro proceso.

Las ampollas son irritaciones cutáneas dolorosas que se producen debido a la fricción. Si se revienta una ampolla, las bacterias pueden ingresar a la herida y causar una infección en la piel.

Ciertos tipos de ampollas se desarrollan cuando la piel se frota contra otras partes del cuerpo o la ropa. Parecen una pequeña bolsa de piel levantada que contiene un líquido transparente.

Las ampollas pueden desarrollarse en cualquier parte del cuerpo, pero pueden ser más comunes en los pies. Los zapatos ajustados o mal ajustados que rozan los talones o los dedos de los pies durante un período prolongado pueden causar ampollas.

En este artículo, explicamos cómo identificar y tratar las ampollas infectadas, discutimos sus posibles complicaciones y brindamos consejos para acelerar el proceso de curación.

Cómo saber si una ampolla está infectada

Una ampolla suele tardar entre 1 y 2 semanas en sanar.

La mayoría de las ampollas se curan solas. Por lo general, el líquido se drenará durante los primeros días. El "techo" de la ampolla protegerá el área mientras se forma una nueva capa de piel debajo. Con el tiempo, la piel con ampollas se desprenderá. Todo el proceso de curación suele tardar entre 1 y 2 semanas.

Cuando una ampolla se abre, los gérmenes pueden ingresar a la herida y causar una infección en la piel. Las ampollas pueden romperse si encuentran fricción continua o si alguien hace estallar o drena la ampolla.

Los síntomas que indican la infección de una ampolla incluyen:

  • empeoramiento del enrojecimiento alrededor de la ampolla, aunque esto puede no ser evidente en personas con piel más oscura
  • dolor que empeora en lugar de mejorar con el tiempo
  • hinchazón que empeora en lugar de mejorar con el tiempo
  • el líquido se vuelve turbio o se asemeja al pus
  • costras amarillentas en el área
  • ternura en el área

Tratamientos y primeros auxilios

Por lo general, las personas pueden tratar las ampollas en casa. Lo más importante es mantener la zona limpia y seca.

Para minimizar las molestias y evitar que la ampolla empeore, las personas pueden usar un apósito suave o una almohadilla para proteger las ampollas en las áreas que pueden rozar, como las plantas de los pies. Pueden cortar la almohadilla en un círculo con un agujero en el medio, asegurar esto alrededor de la ampolla y luego aplicar el vendaje en la parte superior.

Para prevenir infecciones, es mejor evitar reventar o drenar una ampolla cuando sea posible. Sin embargo, si una ampolla es muy grande o dolorosa, es posible que una persona deba drenarla.

Según la Academia Estadounidense de Dermatología, para drenar una ampolla correctamente, una persona debe seguir los pasos a continuación:

  1. Use alcohol isopropílico para esterilizar una aguja pequeña.
  2. Perfore suavemente un borde de la ampolla para permitir que se drene parte del líquido.
  3. Lave el área con agua y jabón, teniendo cuidado de no quitar la parte superior de la ampolla, ya que dejarla encendida protegerá la piel debajo.
  4. Cubra sin apretar con un vendaje, levantando un poco el apósito en el medio para que la ampolla tenga espacio para moverse.

Es importante tener en cuenta que esterilizar la aguja con alcohol isopropílico no garantiza que el área no se infecte. Las personas que son propensas a las infecciones, como las que pueden ocurrir en la diabetes, pueden desear visitar a un dermatólogo, quien puede drenar la ampolla con herramientas más estériles.

Si una ampolla se infecta, la persona deberá hablar con un médico. El médico generalmente prescribirá tabletas de antibióticos o una pomada o crema tópica para ayudar al cuerpo a combatir las bacterias que están causando la infección.

Las personas también pueden usar vendajes de ampollas para proteger la piel y potencialmente acelerar la curación. Hay muchas variedades y tamaños disponibles en farmacias, supermercados y en línea. Si una persona sospecha una infección de la piel, debe evitar el uso de ampollas a menos que un médico las recomiende.

Posibles complicaciones

La detección y el tratamiento temprano de la infección generalmente evitarán complicaciones. Sin tratamiento, la infección puede afectar potencialmente más áreas de la piel o ingresar al torrente sanguíneo.

Esta propagación puede provocar problemas de salud graves, como:

Celulitis

Una persona con celulitis puede desarrollar ampollas en la superficie del área infectada.
Crédito de la imagen: James Heilman, MD, 2010.

La celulitis es una infección cutánea común que puede ser grave.

Ocurre cuando los gérmenes penetran en las capas profundas de la piel y afectan el tejido que se encuentra debajo. Las personas también pueden desarrollar fiebre y ampollas en la superficie del área infectada.

La piel enrojecida o inflamada que se siente caliente o sensible es el primer signo de celulitis. Si una persona no recibe tratamiento, la infección puede extenderse al torrente sanguíneo.

Cualquiera que esté preocupado por tener celulitis debe hablar con un médico lo antes posible.

Bacteriemia

La bacteriemia se refiere a las bacterias en la sangre. Ocurre cuando una infección en una parte del cuerpo se propaga al torrente sanguíneo.

Septicemia

La sepsis ocurre cuando el cuerpo reacciona con demasiada fuerza a los gérmenes que se propagan a través de la sangre.

El cuerpo utiliza la inflamación como parte de su sistema de defensa natural. Como trabaja para combatir los gérmenes en la sangre, la inflamación y los cambios resultantes en el flujo sanguíneo causan disfunción orgánica potencialmente mortal.

A veces, la sepsis puede provocar un shock séptico. En esta situación, la persona necesita ciertos medicamentos para mantener su presión arterial en un nivel seguro.

Los signos y síntomas de que una infección se ha propagado a la sangre pueden incluir:

  • fiebre
  • temperatura corporal muy baja con escalofríos y temblores violentos
  • cambios en el estado mental, como confusión o disminución de la conciencia
  • un latido rápido
  • orinar muy poco
  • dificultad para respirar
  • debilidad
  • mareo

Cualquiera que experimente estos síntomas debe buscar atención médica de inmediato.

Diabetes y ampollas

Las personas con diabetes deben tener mucho cuidado con las ampollas en los pies porque algunas personas que han tenido la afección durante mucho tiempo no pueden sentir dolor en esta parte del cuerpo. Como resultado, una ampolla puede pasar desapercibida, aumentando las posibilidades de que se infecte o se convierta en una úlcera.

Las personas con diabetes insulinodependiente tienen un mayor riesgo de desarrollar una úlcera en el pie.

Las personas con enfermedades renales, oculares y cardíacas relacionadas con la diabetes, así como las que fuman o beben alcohol, también pueden tener más probabilidades de desarrollar una úlcera en el pie.

Consejos para curar ampollas

Una persona puede aplicar un vendaje en el área de una ampolla para mantenerla limpia.

Las personas deben mantener las ampollas limpias y secas durante todo el período de curación. Para mantener el área limpia, pueden usar agua y jabón y luego cubrirla con un vendaje suelto.

Si la ampolla se revienta, pueden poner vaselina en el área y cubrirla con una tirita todos los días hasta que sane. Al igual que con las ampollas no infectadas, las personas pueden usar almohadillas para proteger las llagas en las plantas de los pies.

Es mejor evitar ejercer presión sobre el área si es posible. Si los zapatos apretados causaron la ampolla, por ejemplo, una persona debe evitar usarlos hasta que haya terminado el proceso de curación.

Los antibióticos tópicos de venta libre, como Neosporin, no son adecuados ya que existe un pequeño riesgo de que causen una erupción llamada dermatitis alérgica de contacto en algunas personas.

Resumen

Las ampollas son comunes, especialmente en los pies. La presión o la fricción, posiblemente por usar zapatos ajustados o mal ajustados, a menudo pueden causarlos. Parecen pequeñas bolsas de piel llenas de líquido.

Por lo general, las ampollas sanarán solas en 1 a 2 semanas. Las ampollas pueden infectarse si la piel sobre la parte superior de la ampolla se rompe, permitiendo que entren los gérmenes. Si una persona drena la ampolla o estalla, esto puede hacer que la infección sea más probable.

Sin tratamiento, las infecciones pueden viajar por el cuerpo a través de la piel o en el torrente sanguíneo, lo que puede provocar afecciones de salud potencialmente peligrosas, como celulitis o sepsis.

Cualquiera que piense que puede tener una ampolla infectada debe hablar con un médico.

none:  mordeduras y picaduras dermatitis atópica - eccema artritis psoriásica