¿Cómo sé que me siento deprimido?

La depresión es una enfermedad mental grave que puede interferir con la vida de una persona. Puede causar sentimientos severos y duraderos de tristeza, desesperanza y pérdida de interés en las actividades.

También puede causar síntomas físicos de dolor, cambios en el apetito y problemas para dormir.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) encontraron que casi el 10 por ciento de los adultos de 40 a 59 años tuvieron depresión entre 2009 y 2012. Sin embargo, a pesar de su prevalencia, la depresión no siempre es fácil de identificar.

Los síntomas y las causas de la depresión pueden variar mucho de una persona a otra. El género también puede desempeñar un papel importante en la razón por la que una persona se ve afectada por la depresión y lo que siente.

Como se siente la depresión


Puede ser difícil explicar cómo se siente la depresión a alguien que no la ha experimentado.

Uno de los malentendidos más comunes sobre la depresión es que es similar a sentirse triste o deprimido.

Aunque muchas personas con depresión sienten tristeza, se siente mucho más grave que las emociones que aparecen y desaparecen en respuesta a los acontecimientos de la vida.

Los síntomas de la depresión pueden durar meses o años y pueden dificultar o imposibilitar la realización de la vida diaria.

Puede interrumpir carreras, relaciones y tareas diarias como el cuidado personal y las tareas del hogar.

Los médicos generalmente buscarán síntomas que hayan durado al menos 2 semanas como posibles signos de depresión.

La depresión puede sentirse como:

  • No hay placer ni alegría en la vida. Es posible que una persona con depresión no disfrute de las cosas que antes amaba y que sienta que nada puede hacerla feliz.
  • La concentración o el enfoque se vuelven más difíciles. Tomar cualquier tipo de decisión, leer o mirar televisión puede parecer agotador con la depresión porque la gente no puede pensar con claridad ni seguir lo que está sucediendo.
  • Todo se siente desesperado y no hay forma de sentirse mejor. La depresión puede hacer que una persona sienta que no hay forma de volver a sentirse bien.
  • La autoestima suele estar ausente. Las personas con depresión pueden sentir que no valen nada o que fracasan en todo. Pueden insistir en eventos y experiencias negativas y ser incapaces de ver cualidades positivas en sí mismos.
  • Dormir puede resultar problemático. Quedarse dormido por la noche o permanecer dormido toda la noche puede parecer casi imposible para algunas personas con depresión. Una persona puede despertarse temprano y no volver a dormirse. Otros pueden dormir excesivamente, pero aun así se despiertan cansados ​​o no descansados, a pesar de las horas extra de sueño.
  • Los niveles de energía son bajos o inexistentes. Algunas personas sienten que no pueden levantarse de la cama o se sienten agotadas todo el tiempo, incluso cuando duermen lo suficiente. Es posible que sientan que están demasiado cansados ​​para realizar tareas cotidianas sencillas.
  • La comida puede no parecer apetitosa. Algunas personas con depresión sienten que no quieren comer nada y tienen que obligarse a comer. Esto puede resultar en una pérdida de peso.
  • La comida se puede usar como una herramienta de alivio o de supervivencia. Aunque algunas personas con depresión no quieren comer, otras pueden comer en exceso y desear alimentos poco saludables o reconfortantes. Esto puede provocar un aumento de peso.
  • Puede haber dolores y molestias. Algunas personas experimentan dolores de cabeza, náuseas, dolores corporales y otros dolores con depresión.

Muchas personas creen erróneamente que estar deprimido es una elección o que necesitan tener una actitud positiva. Los amigos y seres queridos a menudo se frustran o no entienden por qué una persona no puede "salir de la situación". Incluso pueden decir que la persona no tiene nada de qué deprimirse.

La depresión es una verdadera enfermedad mental. Aquellos que tienen depresión no pueden simplemente decidir dejar de sentirse deprimidos. A diferencia de la tristeza o la preocupación típicas, la depresión se siente abrumadora y desesperada.

Causas comunes y factores de riesgo

La depresión puede deberse a varios factores. Aunque no siempre se puede encontrar una sola causa, los expertos reconocen las siguientes como posibles causas:

  • Genética: la depresión y otros trastornos del estado de ánimo pueden ser hereditarios, aunque los antecedentes familiares por sí solos no significan que una persona tendrá depresión.
  • Eventos de la vida: los cambios importantes en la vida y los eventos estresantes pueden desencadenar la depresión. Estos eventos incluyen divorcio, muerte de un ser querido, pérdida del trabajo o problemas económicos.
  • Cambios hormonales: la depresión y el bajo estado de ánimo a menudo se asocian con la menopausia, el embarazo y los trastornos premenstruales.
  • Ciertas enfermedades: la ansiedad, el dolor prolongado, la diabetes y las enfermedades cardíacas pueden hacer que una persona sea más propensa a desarrollar depresión. La depresión es un síntoma del trastorno bipolar.
  • Abuso de drogas y alcohol: en algunos casos, el abuso de drogas y alcohol puede causar depresión. Otras veces, la depresión puede hacer que una persona comience a abusar de las drogas o el alcohol.
  • Algunos medicamentos: Ciertos medicamentos recetados pueden aumentar el riesgo de depresión. Estos incluyen algunos medicamentos para la presión arterial alta, esteroides y algunos medicamentos contra el cáncer.

Depresión y mujeres


Los problemas de pareja son una causa común de depresión en las mujeres.

Las investigaciones sugieren que las causas de la depresión pueden ser diferentes para las mujeres que para los hombres.

Los científicos sugieren que esto se debe a:

  • factores biológicos
  • expectativas culturales
  • diferencias en la experiencia

Un estudio de hermanos y hermanas gemelos publicado en La Revista Estadounidense de Psiquiatría encontró que la personalidad y las relaciones con los demás tenían más probabilidades de desempeñar un papel en la aparición de la depresión.

En particular, el estudio indicó que los problemas matrimoniales, la relación con los padres y la falta de apoyo social tenían más probabilidades de causar depresión en las mujeres que en los hombres.

El neuroticismo, o estar en un estado emocional negativo, también fue una causa principal de depresión en las mujeres estudiadas.

Un estudio en el Revista de trastornos afectivos También encontró que los síntomas de depresión de las mujeres eran diferentes. Las mujeres estudiadas tenían más probabilidades de tener trastornos de pánico y ansiedad además de depresión.

Otros estudios han indicado que las mujeres pueden tener más probabilidades de aumentar de peso y tener una somnolencia excesiva que los hombres.

Los cambios hormonales de las mujeres también pueden influir en cómo y cuándo les afecta la depresión.

La investigación sobre este vínculo hormonal ha encontrado:

  • Las niñas que tienen antecedentes familiares de depresión pueden tener más probabilidades de experimentar el inicio de la depresión en la pubertad.
  • Las mujeres con depresión tienen síntomas más graves durante la fase premenstrual de su ciclo, incluso si ya están tomando antidepresivos.
  • La depresión posparto ocurre después del parto y afecta a 1 de cada 7 mujeres.
  • Durante la transición a la menopausia, aumenta el riesgo de depresión de una mujer.
  • Las mujeres tienen un riesgo de dos a tres veces mayor de sufrir depresión durante este tiempo, incluso si nunca han tenido depresión en el pasado.

Depresión y hombres


Perder un trabajo y no poder mantener a la familia es un desencadenante común de la depresión en los hombres.

Un estudio en La Revista Estadounidense de Psiquiatría encontró que los hombres eran más propensos que las mujeres a tener depresión debido a lo siguiente:

  • abuso de drogas
  • abuso sexual infantil
  • historia previa de depresión
  • eventos de la vida estresantes importantes

El estudio también sugirió que los hombres pueden ser más propensos a deprimirse como resultado de no lograr sus metas en la vida y una baja autoestima. Se descubrió que los problemas financieros y legales y los problemas profesionales causan depresión con más frecuencia en los hombres que en las mujeres.

El estudio menciona eventos como perder un trabajo y preocuparse por fallar como proveedor familiar como posibles ejemplos de lo que puede desencadenar la depresión específicamente en los hombres.

Los síntomas de la depresión en los hombres también pueden ser diferentes. Un análisis en Psiquiatría JAMA encontró que los hombres eran más propensos que las mujeres a experimentar ataques de ira, agresión y conductas de riesgo como síntomas de depresión.

Aunque comúnmente se piensa que las mujeres sufren de depresión con más frecuencia que los hombres, el estudio sugiere que tanto hombres como mujeres pueden sufrir de depresión por igual.

Las diferencias en los síntomas y lo que los hombres informan a sus médicos pueden hacer que la depresión sea más difícil de diagnosticar en los hombres.

Los síntomas tradicionales de la depresión, como la tristeza y el llanto, pueden estar ocultos con mayor frecuencia o no ser reportados por los hombres. Algunos pueden sentir que estos síntomas van en contra de la idea que tiene la sociedad de ser un hombre.

Cuando ver a un doctor

Aquellos que experimentan síntomas de depresión deben buscar asistencia médica. La depresión puede empeorar sin tratamiento y afectar la calidad de vida de una persona.

Un médico de familia o un profesional de la salud mental analizará las opciones de tratamiento para ayudar a la persona a controlar su depresión y continuar con su vida diaria.

En casos graves, la depresión puede provocar pensamientos suicidas o hacerse daño físico a uno mismo.

Cualquier pensamiento o afirmación suicida sobre “no querer vivir” debe tomarse en serio. En tiempos de crisis, una persona debe buscar ayuda en el departamento de emergencias de un hospital.

También hay ayuda disponible en la Línea Nacional de Ayuda para la Prevención del Suicidio llamando al 1-800-273-TALK (1-800-273-8255) o visitando el sitio web de la Línea de Ayuda.

Lea el artículo en español.

none:  esquizofrenia cáncer de ovarios monitoreo personal - tecnología portátil